Enrique Vera

La última vez que los esposos Rosario Aybar y Carlos Rodríguez escucharon la voz de su hija Solsiret fue el 22 de agosto del 2016. En una llamada telefónica, la joven les dijo que no podría almorzar con ellos porque sus clases en la Universidad Federico Villarreal se habían reiniciado luego de varios días de protestas estudiantiles. La víctima cursaba el sexto ciclo de la carrera de Sociología y era entusiasta activista del colectivo Ni Una Menos.