En varias calles del Damero de Pizarro se ensancharon las veredas para beneficiar a los peatones. Provisionalmente, han sido delimitadas con pinturas, macetas y conos (Foto: Atoq Ramón)
En varias calles del Damero de Pizarro se ensancharon las veredas para beneficiar a los peatones. Provisionalmente, han sido delimitadas con pinturas, macetas y conos (Foto: Atoq Ramón)
Redacción EC

Cinco jirones del Centro Histórico de Lima han visto sus pistas reducidas a un carril: Callao, Camaná, Áncash, Carabaya y Lampa. Esto forma parte del plan de la de peatonalizar el Damero de Pizarro. "El equipo de la municipalidad ha trabajado desde enero en este proyecto, que forma parte del plan maestro de Lima con miras al 2040", dice el ingeniero Miguel Sidia, gerente de Transporte Urbano.

El objetivo, dice, es que el centro se vuelva más amigable para los ciudadanos y turistas. "Queremos que la gente venga a caminar sin miedo de usar la calzadas. Además, con el control del límite máximo de velocidad (que ahora es de 30 km/h) se van a reducir los accidentes. Le pedimos a los conductores, que son el 20% de los que vienen al centro, que tengan paciencia", dice el gerente de Transporte Urbano.

A partir de la fecha, quienes quieran ir a la Plaza de Armas podrán hacerlo, en carro, solo por el jirón Junín. Las cuadras más cercanas a la plaza de los jirones Huallaga y Carabaya se han peatonalizado.

La municipalidad explica que esta medida obedece también a un tema de salubridad. "En el centro a veces llegamos a duplicar los límites permitidos de contaminación aérea. Eso nos enferma. Además, El smog deteriora las fachadas de las casonas que son patrimonio", dice.

Lea también...