María del Carmen Yrigoyen

Anoche Ricardo Dulanto Rivera, de 35 años, manejaba su camioneta por la avenida Paseo de la República, en Miraflores. En ese tramo sostuvo una discusión con otro conductor identificado como Juan Luis Raffo Gargurevich, de 59 años.

Al llegar a la cuadra 56, Dulanto bajó de su vehículo y reventó el parabrisas del otro auto. Luego, sacó su navaja y la hundió en el cuerpo de Raffo Gargurevich mientras el pasajero de este veía la escena en shock.

Los vecinos llamaron a gritos a la policía. Los agentes detuvieron al homicida y le preguntaron por qué había actuado de esa forma. Dulanto respondió: “me echó gas pimienta”.

La víctima fue llevada al Hospital de Emergencias José Casimiro Ulloa, pero no sobrevivió. En el hospital solo pudieron certificar su muerte.

Sus familiares pidieron la máxima pena para el sujeto. “A mi tío lo han acuchillado y estoy pidiendo justicia”, dijo un sobrino de Raffo. “Ese psicópata tiene que estar en la cárcel”, añadió otro pariente. “Es un criminal. Lo ha matado a sangre fría”, insistió un tercer familiar.

Día sangriento

La madrugada del 31 de octubre, un hombre murió tras ser atropellado por el conductor de un bus de transporte público del que acababa de descender. El vehículo cubría la ruta San Martín de Porres-Chorrillos y circulaba por la cuadra 10 de la avenida Tomás Valle, en el distrito de , cuando el pasajero y el cobrador de la unidad se enfrascaron en una discusión. Ambos bajaron del bus y se fueron a los golpes.

El cobrador, identificado como Jorge Fuenmayor Castilla, empujó al pasajero y el chofer, Carlos Martínez Martínez, apretó el acelerador y lo atropelló. Ambos fueron trasladados a la comisaría Sol de Oro.

Miraflores: discusión entre dos conductores termina con la muerte de uno de ellos

Enfrentamientos con la autoridad

La tarde del miércoles 30 de octubre se desató un enfrentamiento entre mototaxistas informales, serenos y fiscalizadores de la en las dos primeras cuadras de la Av. Tolomeo. Todo se debió a que la comuna, en coordinación con la MML, había cambiado los sentidos de ocho vías con miras a un reordenamiento.

Los conductores quemaron llantas y lanzaron piedras. Tres agentes municipales resultaron heridos. "Uno de los serenos quiso sacar una llanta que se estaba quemando en la vía y recibió el impacto de una piedra en la cabeza”, detalló Renzo Vallejo.

El martes 19 de octubre, en , tres inspectores de tránsito fueron retenidos y por el chofer y el cobrador de una cúster que no contaba con ningún permiso para ofrecer el servicio de transporte público. Cuando los ediles se disponían a llevar el vehículo al depósito de la comuna distrital, el conductor se ofreció a hacerlo voluntariamente, pero ya en marcha cambió el rumbo hacia Villa El Salvador y el cobrador sacó un desarmador para amenazar a los inspectores. Estos fueron rescatados por una patrulla policial.

Lea también...