Jakob Cedergren (izq.) protagonizó "The Guilty" original. Jake Gyllenhaal hace lo propio en el 'remake' de la película que estrenará Netflix.
Jakob Cedergren (izq.) protagonizó "The Guilty" original. Jake Gyllenhaal hace lo propio en el 'remake' de la película que estrenará Netflix.
Juan Carlos Fangacio Arakaki

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

La danesa “The Guilty” (“El culpable”) es uno de esos ejercicios formales y narrativos que de vez en cuando refrescan el cine. ‘Thriller’ de suspenso que cuenta la historia de un secuestro, pero que durante todo su metraje permanece encerrado en una estación de policía. En ese ambiente claustrofóbico y frío, un agente que atiende llamadas de emergencia trata de resolver el crimen haciendo las preguntas justas, descifrando silencios, buscando ubicaciones en GPS. Descrito así, quizá parezca poco. Sin embargo, el director Gustav Möller y el actor protagonista Jakob Cedergren consiguen transformar un aburrido trabajo de escritorio en un episodio con altísimas cuotas de tensión.

La notable cinta , aunque lamentablemente pasó algo desapercibida. Han pasado apenas dos años y Netflix ya tiene listo su ‘remake’. Se llama igual, “El culpable”, y llega este viernes 1 de octubre a la plataforma de ‘streaming’. Por el tráiler ya difundido, se pueden notar ligeras diferencias: un montaje más acelerado, una estética menos gélida, y hasta unas dosis de humor clásico ‘hollywoodense’. Por lo demás, la premisa es la misma: la mujer secuestrada y el policía que debe auxiliarla a través del teléfono.

Antes de analizar cuán imperioso era tener un ‘remake’ como este, habría que decir algunas cosas a su favor: tiene como protagonista a un actor de innegable talento como Jake Gyllenhaal (él mismo adquirió los derechos de la original); su guion ha sido escrito por Nic Pizzolatto, el mismo de la espléndida serie “True Detective”; y la dirección corre a cargo de Antoine Fuqua, quien aunque exhibe una carrera irregular, ha demostrado su pericia en una cinta como “Día de entrenamiento” (2001), con Denzel Washington.

La cuestión es si vale la pena la urgencia de estrenar una nueva versión de “El culpable” tan poco tiempo después de su aparición. Si bien los voraces productores de Hollywood andan siempre detrás de ideas atractivas fuera de sus fronteras, que puedan reciclar bajo su impronta propia, últimamente la ansiedad parece ganarles la cabeza.

La exitosísima , por ejemplo, está lista para convertirse en una serie de HBO. Y hace solo unos meses, cuando la danesa “Another Round” de Thomas Vinterberg aún estaba en carrera por el Óscar (que eventualmente ganó), ya se había anunciado que tendría un ‘remake’ protagonizado por Leonardo DiCaprio. Huelga la pregunta entonces: ¿es realmente necesario hacer algo que nadie pidió?

DE EUROPA A HOLLYWOOD

Para tratar de ceñir un poco la discusión, revisaremos algunos ‘remakes’ recientes de películas europeas hechas por Hollywood. Decimos recientes porque solo incluiremos los hechos en este siglo XXI, y porque no abarcaremos producciones de otras partes del mundo que no sean Europa (Asia es otro mercado bastante solicitado: desde “El aro” hasta “Los infiltrados” de Scorsese).

“Vanilla Sky” (2001)

Después de ver la española , de 1997, Tom Cruise no quiso esperar demasiado y adquirió los derechos de la película para hacer una versión que él mismo protagonizaría. Curiosamente, Penélope Cruz repite el mismo papel en ambas cintas. Pero los méritos artísticos de la cinta son limitados, en un vano intento por tratar de sofisticar las ideas de la original.

“Taxi” (2004)

Otra adaptación apurada, esta vez de la comedia de acción (un especialista en grandes espectáculos y pirotecnia visual). El resultado, dirigido por Tim Story y protagonizado por Queen Latifah y Jimmy Fallon es descrito por el sitio especializado Yardbarker como “terriblemente sin gracia” y lo incluye en su lista de los peores ‘remakes’ hechos por Hollywood.

“Funny Games” (2007)

Aquí un caso especial: el respetado cineasta austriaco Michael Haneke se encargó de hacer un ‘remake’ de 7. Para el público estadounidense, puso como personajes principales a Naomi Watts y Tim Roth. Un filme cruel, violento y perturbador, aunque se trate de una versión casi cuadro por cuadro de la original.

“Let Me In” (2010)

La cinta de terror y romance sueca , dirigida por Tomas Alfredson, fue un éxito mundial por su maestría narrativa y visual, que sigue la historia de un niño y una niña con oscuros secretos. Su adaptación estadounidense, a cargo de Matt Reeves, tiene algunos puntos a destacar, pero termina palideciendo frente a su obra inspiradora.

“Millenium” (2011)

No es un ‘remake’ propiamente dicho, pero David Fincher emprendió la adaptación del ‘best seller’ sueco, de Stieg Larsson. Es una puesta en escena interesante, aunque vale decir que recogía mejor la crudeza de los libros originales. Además, esta entrega sueca sí completo la trilogía completa.

“The Upside” (2017)

El éxito de la cinta francesa motivó a que Neil Burger volviera contar la historia de un multimillonario paralizado (Bryan Cranston) que desarrolla una inesperada amistad exconvicto (Kevin Hart). Un relato de manipulaciones emocionales que Hollywood no podía desaprovechar.

TE PUEDE INTERESAR