Jake Gyllenhaal: “Temí verme ridículo peleando en un ring”
Jake Gyllenhaal: “Temí verme ridículo peleando en un ring”

La transformación de en el boxeador Billy Hope tal vez no habría sido posible de la mano de otro director que no fuera Antoine Fuqua (“Día de entrenamiento”).

En la ficción, el personaje de Gyllenhaal pasa por una serie de desgracias que derrumban su carrera: la muerte de su esposa y la pérdida de la custodia de su hija. Sin embargo, el camino a la redención será su carta final y esto lo intentará de la mano de su entrenador Tick (Forest Whitaker).

¿Cuán intensa fue tu transformación?

Fui entrenado por expertos. Gente que realmente quiere que seas bueno y no se dejan llevar por el hecho de que están ahí para enseñarte, sino porque su reputación está en juego en la película. Ellos querían que me viera como un boxeador real y eso me emocionó.

¿Los esfuerzos fueron más allá de tus expectativas?

Temí verme ridículo peleando en un ring. No sabía boxear cuando empecé a grabar. Tenía cinco meses para aprender. Decidí entrenar dos veces al día, así que fui ganando el tiempo.

¿Definiste el estilo de tu personaje en la película inspirado en algún boxeador real?

Sí y no. Estilísticamente hay un número de peleas a las que nos remitimos para rodar la película, especialmente las últimas escenas. Soy un gran fanático de Miguel Cotto y su historia. Una de las razones por las que Billy aparece en una de sus peleas sin música es porque fui a una pelea entre Sergio Martínez y Cotto, y él salió sin música. Estuve ahí con Antoine [Fuqua] y fue impresionante. También a la pelea en la que [Chris] Algieri fue noqueado en el primer round. Cuando se levantó, con el ojo hinchado y morado, saqué mi celular al instante para tomar la foto y usar ese tipo de maquillaje en la película.

Además de tu transformación corporal, tu interpretación de padre ha sido bien recibida. ¿Fue complicado, dado que no eres padre en la vida real?

Me sentí como en cualquier relación, con sus cosas malas y buenas. Haría lo que sea por un niño; cuando ellos son amados y protegidos, son libres para expresarse. Así que creo que no hay mayor diferencia con otro tipo de relaciones.

En primera instancia se pensó en el rapero Eminem para hacer de Billy. ¿Qué tipo de música te permitió entrar en la mente del personaje?

Sin duda la música de Eminem me motivó mucho durante el rodaje. Escuché canciones de muchos artistas para entrar en ritmo antes de grabar una escena de pelea: 50 Cent, Jay Z, entre otros. Descubrí que es una técnica válida. Por ejemplo, Miguel Cotto siempre escucha salsa y merengue cuando está entrenando. No es todo acerca de hip hop, sino de tener ritmo.