Con 1,77 de estatura y una herencia de belleza costeña –le viene de su madre, piurana de pura cepa– que se deja notar, especialmente, en sus gigantes ojos café, debutó en la pasarela con 17 años. De eso ha pasado una década. Hoy es periodista, bloguera y no se dedica más al modelaje.

Desde 2010 Seminario maneja el portal The Androgyny, una andanza digital que inició con la moda como tema central y evolucionó hasta convertirse en una página de contenidos vinculados a estilo de vida y coyuntura. Adriana está acostumbrada a leer todo y leer de todo. No olvida, sin embargo, la primera vez que recibió un comentario racista por parte de un seguidor en Facebook. El usuario opinaba sobre una foto publicitaria en la cual había participado. “Tu piel negra con tu cara típica andina, no creo que sea acertado combinarlas con [tonos de ropa] negros”, decía, refiriéndose al atuendo. “Solo tienes que ver al chico que te acompaña [un modelo rubio]. Qué luz tiene con el negro, y mira cómo apareces totalmente oscurecida”. Quizá habría sido mejor borrarlo; evitar verse expuesta. Evitar sentirse ‘oscurecida’.  Adriana no lo hizo.

Aquel comentario fue el punto de partida que encontraría su gran catarsis en el libro Modelos peruanas (que se ven peruanas), el primero que publica la bloguera. Seminario reúne, entre otras, las historias de las modelos nacionales más representativas de un físico que se ve, efectivamente, local. Una redundancia que bordea lo absurdo en una tierra donde ni rubios ni ojiverdes son mayoría, pero sí son una aspiración. “En el Perú, es común que se emplee el término ‘exótico’ para denominar algo que es, más bien, propio. Eso ya nos dice mucho de lo que somos como nación”, sostiene. Para la mujer, cuya valoración –a veces propia, muchas veces ajena– se vincula al físico, el impacto es doblemente riesgoso. Pero nos hemos acostumbrado a convivir con ello.

El libro

CHOLO POWER
“El racismo es la manera como el Perú funciona cotidianamente: en las escuelas, las empresas, en un mercado. Es solapado, salvo temas que conmocionan”, indica el escritor Marco Avilés. Su libro De dónde venimos los cholos fue una de las publicaciones más importantes de 2016 según The New York Times.

El pasado 20 de abril un video difundido en redes daba cuenta de una escena espeluznante. Dos mujeres se encuentran en una agencia bancaria de Miraflores. Una de ellas hace referencia a Huaycoloro y a La Parada para despreciar y atacar a la otra. El agresivo diálogo, colmado de aseveraciones racistas, se compartió cientos de miles de veces; así hasta que llegó a la televisión. Días después, el Ministerio de Cultura emitía un comunicado para recordarle a la población una verdad que muchos parecen haber olvidado: la discriminación en el Perú es un delito.

“Está bien que haya escándalos, porque la gente comienza a reclamar. El reclamo revive los demonios. Te recuerda que todavía no eres una sociedad ‘normal’”, finaliza Avilés. Abrir un proceso de discusión en este contexto es saludable, tal y como lo hace el libro de Adriana Seminario. Es un camino a esa ansiada normalidad.

Lea la nota completa este sábado en Somos. 

Mariana de Althaus vuelve al teatro testimonial con una obra sobre dos de las mayores tragedias aeronáuticas del país. Conoce más mañana. — Revista Somos (@SomosElComercio)

MIRA TAMBIÉN...

SEMANA DE LA MODA...

LEE MÁS EN...