Gabriela Delgado

presentó el pasado 21 de julio “Anastasia”, su tercer álbum llamado así en homenaje a su segundo nombre de pila. Cargado de temas bastante personales, aflorados durante la pandemia, la cantautora chilena conversó con El Comercio, vía Zoom. Serena al hablar, un estado que quizás te da el haber terminado un proyecto que tomó más de dos años en tener forma para salir al mercado, la intérprete nos relata parte de este intenso proceso del que ahora disfruta la entrega del público y el cual siente que le ha dado una madurez musical, nunca antes vivida.

—Ahora, con el disco completo ya disponible en el mercado, ¿Cómo viene siendo para ti esta parte de un proceso que comenzó sola, en pandemia?

Me dejó agotada lanzar un disco de dos años y medio de producción. Te baja la adrenalina y es súper ‘heavy’ (pesado); hay varios cierres de ciclo, cuestionamientos personales y, en todo ese vaivén, seguir trabajando. Pensar en estrategias de venta, en lo visual y estético, que es muy entretenido también. Entregar disco es súper difícil porque yo soy súper exigente conmigo misma y siempre siento que puede estar mejor, entonces me cuesta avanzar. Pero son instancias de mucho crecimiento y lugares donde he podido llegar como a una madurez musical que siento que no tenía antes. Hoy me siento mucho más madura, mucho más centrada con lo que quiero a nivel musical y más responsable, también.

en marzo de este año, recuerdo que te dije que el tema “Querida Rosa” me pegó fuerte por una cuestión personal, y ahora que escuché el disco completo “Anastasia”, no solo fue una canción sino varias las que tocaron muchas fibras. Y es que es palpable la experiencia íntima en varios de los temas, es como que dejas todo en cada uno de ellos, a nivel de letra, por lo menos.

Sí, es súper mágico porque ahora no sé lo que pasó, no me esperaba que la gente se tatuara tantas frases del disco. Nunca me pasó algo así con nada de lo que lancé y ver que la lírica que yo escribí desde un lugar súper personal, y pensando que yo era la única que sufría, abrir un poco ese espacio y ver que en todos existe un poco de esa lucha interna y esa guerra que a veces hay que verbalizar para que sane.

—¿Y esto es lo que tú buscas al final después de escribir cada tema? Quiero entender un poco el proceso. Por ejemplo escribes, sacas de alguna manera lo que tienes dentro. ¿Lo haces para cerrar o curar algo personal? ¿Necesitas que haya una respuesta de la gente también?

Es que no siento que sean dos procesos que vayan al mismo tiempo. Mi proceso creativo no tiene nada que ver con que si estoy sana o no estoy sana. De las que escribí, hay historias que sané y otras que no. Todo es muy relativo y hay que recordar que la escritura no es tan lineal. O sea, yo puedo tener canciones porque necesito escucharlas, no es solamente que yo le canto a eso porque estoy ya sana. Es a veces al contrario, necesito escuchar esto y, por lo tanto, escribo para recordármelo.

—Y además son 17 canciones, es un montón, es como una súper terapia.

¡Sí! Y se divide por por bloques entonces así uno va como de a poquito entrando y saliendo de los distintos mundos.

—¿Cómo va esa convivencia con la industria musical? Recuerdo que hablamos de la presión que existe alrededor.

Yo estoy feliz. Siento que existe esa presión en la industria, pero yo no me siento presionada a nada. No sé, como que me identifica lo que hago y, si giro para allá o giro para el otro lado, o voy para otra galaxia.

—¿Cómo encaras la presión que hay en cuanto a “esto tiene que funcionar o vender tanto”?

Pero, ¿qué es funcionar bien? ¿que llegue al Top 50 y después al número uno? ¿Y luego sacar otro tema para que no te lo comparen con ese que funcionó? Siempre va a haber otro tipo de éxito, es como que la gente siempre va poniéndote una vara inalcanzable; y si uno sigue presionándose a seguir esa vara inalcanzable de gente que no conecta desde el amor con lo que uno hace, nunca vas a recibir esa recompensa de sentirte cómodo en tu viaje musical. No sé, a mí eso me pasó con este disco, como que confirmé que esa era la manera. Quería hacer música y no sentirme presionada por nadie ni nada, sino usar el estudio como un lugar de laboratorio donde pueda transformar lo que vivo en canciones.

—A estas alturas, ¿te has planteado nuevos temas para un nuevo disco?

Sí, estuve escribiendo hace un par de semanas y nada, en breve vamos a sacar el disco ‘deluxe’, porque hubo varias canciones que quedaron fuera y este nuevo álbum quizá cuente con un par de colaboraciones.

—Hablemos brevemente sobre tu paso por “La Voz Chile”, ¿te gustó tu papel de coach, volverías a hacerlo?

Sí, creo que lo disfruté, creo que logré lo que quería que era conectar con mi equipo y aprender un poco más de cómo funciona la industria. A ver, hay mucha gente que ha estado durante mucho tiempo participando del programa para lograr algo en sus carreras. En lo personal, a mí me tocó solamente participar de una temporada y de a poquito mi carrera fue tomando vuelo, pero no es la norma. Me di cuenta que hay muchos vacíos en la industria y, específicamente, en la industria de los cantantes. Me gustaría empezar a incentivar un poco más ese espacio, dejar que se mueva un poco más. Creo que está muy cerrado todavía y con pocas oportunidades.

Cami en "La Voz Chile 2022"
Cami en "La Voz Chile 2022"

—Finalmente, ¿Cuándo vienes al Perú?

Estamos coordinando para ir, por fin, este año a Perú porque ya hace mucho que estamos moviendo la fecha así que se supone que para este año estarían incluidos en la gira.

DATOS

El disco "Anastasia", disponible en plataformas musicales desde el 21 de julio, está compuesto por 17 temas


1. ANASTASIA

2. MIA

3. VENGANZA

4. LUNA

5. POCA FE

6. REY

7. NIÑOS DORADOS

8. UN LUGAR

9. CARNE Y ORO

10. DE PENITA Y RABIA

11. DIA DEL AMOR

12. BIG BANG

13. LENTO

14. PERREO PA LAS NENAS

15. EL PEOR

16. TRIP

17. ALTURAS


Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

TAGS