Renzo Gómez Vega

El Perú sabe de sobra quién es, aunque siga diciendo “esa soy yo”.

Tres años después de su primer disco, , el torbellino musical que hoy puede estar en París, mañana en el Norte Chico y pasado mañana en alguna discoteca de La Victoria; pone a disposición del público “Empezando otra vez”, su segundo álbum.

MIRA: Anuel AA, real hasta la muerte, cantó en Lima. Así se gozó el show | CRÓNICA

Nueve temas en los que una constelación de estrellas ha aportado lo suyo, en favor de sus inquietudes. ‘Trascender’ es la palabra que Darcourt se repite más a sí misma desde que emprendió este viaje. Uno que pareciera correr contra el tiempo, como si no hubiese mañana, a sus 26 años.

Son los primeros días de mayo, faltan todavía tres semanas para el lanzamiento, y Darcourt ha reunido a un puñado de periodistas en un hotel sanisidrino para que escuchen su disco en primicia y luego puedan hacerle unas cuantas preguntas.

El disco ya está disponible en todas sus plataformas digitales.
El disco ya está disponible en todas sus plataformas digitales.

En medio de la sala, la gigantografía de la portada con su rostro empedrado y su espalda descubierta. Dos de sus veinte tatuajes asoman: el pentagrama que se tatuó con La India hace cuatro años luego de que la amadrinara —lo tienen en el mismo lugar— y la inscripción incondicional que la ata a sus hermanas: juntas pase lo que pase.

Y, entonces, irrumpe la salsera de apellido francés que creció en El Porvenir. Lo hace en zapatos de charol y un vestido negro de tiritas, con cadenas doradas que se entrelazan sobre su humanidad. Han pasado tres años y medio desde la última vez que conversamos. Ya había ganado un par de realities, pero aún no llegaba al millón de seguidores en Instagram. Su orquesta propia recién tenía medio año y su vida comenzaba a ser una búsqueda fallida de momentos para dormir.

Meses después colapsaría, y su carrera correría peligro por unos pólipos que le encontraron en las cuerdas vocales. Se quedó sin voz. Cambió de manager. Se convirtió en su propia jefa. Aprendió del negocio, pero sobre todo de los cuchillazos de la industria.

“Hay muchas cosas que uno debe saber para que no jueguen contigo. Salir de ese hoyo me fue muy difícil. Este álbum es el compendio de todos estos años donde me ha costado mucho volver a pararme para estar más firme”, dice Darcourt cruzada de piernas.

Su primer disco, Esa soy yo (2019) fue producido por el puertorriqueño Master Chris. FOTO: Giuseppe Falla.
Su primer disco, Esa soy yo (2019) fue producido por el puertorriqueño Master Chris. FOTO: Giuseppe Falla.

De allí proviene el nombrecito de “Empezando otra vez”. Cocinado en medio de sus presentaciones se trata de un álbum de salsa con unos guiños experimentales, donde las influencias de otros géneros afloran, con la sana pretensión de tejer una sonoridad única. Y donde el gran tema es el amor en todos sus estados, desde el romance hasta el adiós.

Cuenta con las composiciones del cubano Jorge Luis Piloto, la mente maestra detrás de los éxitos de Gilberto Santa Rosa; la panameña Grettel Garibaldi, el peruano Johnny Lau, exponente del R&B en español, y la propia Daniela Darcourt, quien hace su debut como letrista en “La duda”.

Entre los productores que le han dado un vuelo internacional al disco figuran dos ganadores de los Latin Grammy: y estuvo a cargo de cinco temas, y nuestro genio . También Gino Picart Jr., con su sonido neoyorquino; el boricua Ramón Sánchez, el director y arreglista de Jerry Rivera, y Jesús ‘El Viejo’ Rodríguez, el talento tras bambalinas de “La voz Perú”.

“Aquí, personalmente, en el Perú todo suena igual. Mis compañeros piensan erróneamente que esa es la clave del éxito y la verdad no es así. Este disco ha sido un espacio de descubrimiento”, cuenta. Cómo no podría serlo si en “Porque es muy duro estar sola” hasta rapea. Acaso una advertencia para los salseros más fundamentalistas.

En “Empezando otra vez”, la voz de Daniela Darcourt brilla con los ‘feats’ de varios pesos pesados: Rey Ruiz en “Oportunidad perdida”, Alain Pérez en “Cuando el amor se acaba” y, desde luego, con .

“Si bien es cierto, yo amo a mi país, no pienso quedarme aquí. Y lo digo porque quiero llevar mi música afuera. Que se pregunten: si Daniela viene del Perú, ¿Cuántos otros talentos habrá allá? Siempre me propuse que mi nombre y mi trabajo le abriera oportunidades a la gente que se lo merezca”, dice, como autoproclamándose la lideresa de un movimiento. Uno gobernado por voces femeninas de un tiempo a esta parte.

Los estrenos no son comunes en nuestra escena salsera, menos uno con tanto prestigio reunido. Saber rodearse también es un talento. Si marcará un antes y un después de la salsa en el Perú, se sabrá pronto. Lo cierto es que desde hoy el disco deja de ser de ella para pertenecerle al mundo. Apriétense los cinturones. ¡Bomba!

Sobre el disco
"Empezando otra vez"

El nuevo disco de Daniela Darcourt ya está en Spotify y las principales plataformas de streaming.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más