“Bota por mí”: la obra ideal para ver antes de las elecciones
José Miguel Silva

Sería genial tener la posibilidad de elegir un presidente distinto todos los días. “¡Y poder lincharlo después de la medianoche!’, bromea Pablo Saldarriaga, uno de los tres actores principales de “Bota por mí”, la obra de humor político que se presenta de jueves a lunes en el teatro Peruano Japonés.

En un solo acto que dura 90 minutos, Saldarriaga se une a Carlos Carlín y Christian Ysla para darle vida a Pablo Pueblo, Charly Cuña y Chris La Plata Rivasplata, respectivamente. ¿Cómo así estos tres egresados del ilustre colegio ‘Thomas Jefferson Farfán’ terminan disputándose la presidencia del Perú?

“La historia empieza de una manera muy divertida. Eliminamos a todos los candidatos reales y entonces se debe dar una nueva elección donde estos tres compañeros de colegio salen sorteados. Lo que se ve durante la obra es toda la campaña hasta el día de las elecciones”, explica Ysla a El Comercio.

La puesta en escena puede verse como una segunda versión de la que en octubre del año pasado inauguró el teatro Plaza Norte. Estos mismos actores –con la experiencia que da venir trabajando juntos hace 15 años—se dirigen a sí mismos, y lo hacen con solvencia.

“La idea es que la gente vaya a practicar al teatro cómo es que debe sufragar el 10 de abril. Y pueden venir las veces que quieran porque existen tres finales distintos para la historia”, comenta Saldarriaga al ser consultado sobre cuál es el objetivo de la obra.

UN DIVERTIDO SIMULACRO DE VOTACIÓN
De los tres personajes principales, el interpretado por Carlos Carlín es el que ha cambiado más entre la primera entrega de “Bota por mí” y esta. Pasó de ser Charly Burga, un candidato sumamente tímido, a Charly Cuña, un hombre dispuesto a ser “coautor” de todo lo que llegue a sus manos.

“Mi personaje ha cambiado porque el de Plaza Norte era mucho más cándido y hoy, ante plagios y coautorías, es inevitable no tomar esos argumentos de humor y ponérselos al personaje”, comenta el perspicaz Carlín.

No obstante, hay algo que sí se mantiene de la época en Independencia, y es la interacción con los asistentes a la sala. En lo que puede considerarse el momento cumbre de la obra, el público debe votar, mano alzada, por el izquierdista que deja el color rojo por el fucsia, por el plagiador que promete educación para todos, o por el candidato sin escrúpulos que reparte billetes a discreción.  

“Esa fue una de las premisas para iniciar el proyecto: que el público sea parte del espectáculo, que esté integrado. Era divertido solucionar la forma en que se iba a votar”, agrega el hombre que da vida a Pablo Pueblo.

Algunos podrían pensar que “Bota por mí” es un espectáculo basado únicamente en la imaginación de Los Hermanos JA JA, pero están completamente equivocados.  Algo de ciencia política e historia hay detrás de tanta ironía y sarcasmo. Asesorados por el politólogo y sociólogo Carlos Meléndez, los actores aterrizaron sus percepciones y comprendieron que las cosas no son tan simples en la política local.

“Creo que él nos ayudó a ubicarnos. Nosotros podríamos partir de una premisa que posee cualquier mortal, la de que ‘los políticos son malos y son corruptos’. Pero la realidad es otra. Es un tema mucho más complejo”, refiere el conductor de “Wantán Night”.

ROSTROS PRESENTES Y OTROS AUSENTES
La efervescencia de la campaña (real) hizo que “Bota por mí” sume casi obligatoriamente nuevas bromas y ocurrencias. Desde el ‘castigo’ permanente a Susana Villarán y sus cambios de chalina, hasta la chance de reírse al ver una Lourdes Flores en una faceta distinta e inimaginable. Pese a esto, en la obra de Los Hermanos JA JA también hay ausencias.

“No está (en la obra) la inconsistencia de Nano Guerra García y creo que tenemos que incorporarla. Tampoco está (Daniel) Urresti o (Alfredo) Barnechea, porque aparecieron después. Pero sí habría que mencionar a Nano porque primero dijo una cosa y luego absolutamente otra”, indica Carlín.

Christian Ysla remarca que “Bota por mí” no tiene director y, efectivamente, el detalle no es menor. Probablemente sin la experiencia suya y de sus compañeros –más el gran esfuerzo de la banda en vivo—las cosas se habrían complicado algo más.

“El gran reto de esta obra es que no hay director. Nos hemos dirigido entre nosotros. Ha sido una nueva experiencia, y ha sido muy feliz. Probablemente la única deficiencia de trabajar así es que a veces no nos exigíamos tanto, pero al final el público nos motiva a sacar lo mejor de nosotros”, refiere el ex ‘Patacomix’ a este Diario.

Si tuviéramos que hacer un resumen de la puesta en escena del Peruano Japonés podríamos decir que hay mucha promesa política incumplida, encuestas para todos los gustos y políticos dispuestos a todo por ganarse un voto. Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia.

AL DETALLE
Obra: "Bota por mí"
Actores: Pablo Saldarriaga, Christian Ysla, Carlos Carlín.
Banda: (La Roja) Gabriel Iglesias, Dennis Yamazato, José Terry.
Horarios: De miércoles a domingo.
Lugar: Teatro Peruano Japonés, Jesús María.
Fechas: del 21 de febrero al 27 de marzo.