Redacción EC

Nueva York [AFP]. Una compacta multitud deliró al caer la bola luminosa de Times Square en Nueva York al inicio del mientras que en ciudades como Santiago y París los escenarios de protestas sociales acogieron celebraciones que dejaron atrás un año de desventuras.

Miles de millones salieron a las calles para dar la bienvenida al nuevo año luego de uno marcado por revueltas políticas y sociales y acciones por el cambio climático.

“No estoy particularmente optimista por el futuro”, dijo a la AFP Natalie Reinhart, de 29 años, en la plaza Times Square de Nueva York.

Miles de chilenos reciben el Año Nuevo 2020 protestando en la Plaza Italia

“Creo que nadie piensa que el mundo está bien y pienso que eso es uno de las cosas que definen a la década”, dijo. “Hay una especie de notorio pesimismo. Hasta las canciones pop son tristes”, añadió.

En Chile, aún sacudido por un inesperado estallido social en 2019, millares de manifestantes convergieron en la Plaza Italia de Santiago, epicentro de las protestas, para celebrar “un año nuevo con dignidad”.

“Este año no podía no pasarlo aquí. Todo esto que nos ha pasado hay que celebrarlo”, dijo a la AFP Rafael Vergara, de 45 años.

En Río de Janeiro una compacta multitud acogió el 2020 con la multitudinaria fiesta en la playa de Copacabana

En París, decenas de miles de personas se congregaron en clima de fiesta en la avenida de los Campos Elíseos, escenario en 2019 de enfrentamientos entre la policía y los “chalecos amarillos”, que protestan contra la política social del gobierno y a los que se les prohibió manifestarse este martes por la noche.

En Hong Kong la policía disparó los gases lacrimógenos contra manifestantes prodemocracia que habían formado largas cadenas humanas la víspera y convocaron una gran manifestación para el día de Año Nuevo.

En Pyongyang, una muchedumbre se congregó para un concierto en el centro de la capital norcoreana a la medianoche, acompañado de fuegos artificiales sobre un escenario iluminado con luces de neón, donde se representaba un espectáculo de danza. En Corea del Sur, los habitantes celebraron rituales durante las cuales se hace sonar campanas.

En Londres, después de haber permanecido en silencio debido a obras de restauración, la campana del Big Ben sonó a medianoche. Y hubo fuegos artificiales en las orillas del Támesis.

Sídney da la bienvenida al 2020 envuelta en humo pero con fuegos artificiales

- Fuego en Australia -

En Moscú, el presidente Vladimir Putin pidió en su mensaje de felicitaciones "unidad" para continuar el "desarrollo" del país, en el vigésimo aniversario de su llegada al poder en 1999.

Rusia celebró el año nuevo en las distintas zonas horarias del territorio. Los moscovitas se reunieron alrededor del Kremlin para disfrutar de los fuegos artificiales.

Sídney, la ciudad más grande de Australia, entró en la nueva década en medio de una polémica sobre la conveniencia de un espectáculo pirotécnico mientras los incendios devoran el país.

Durante semanas, los habitantes de Sídney han vivido en una atmósfera contaminada por una nube de humo tóxico provocada por incendios devastadores que causan estragos en los alrededores de la ciudad. Una petición, que recabó más de 280.000 firmas, solicitó la cancelación de este evento por respeto por las víctimas.

Las autoridades de la ciudad se negaron y los bomberos autorizaron el espectáculo, considerando que, como tenía lugar sobre el agua, no representaba peligro alguno.

Fuegos artificiales en Singapur

- “Gloria a Hong Kong” -

Unas festividades deslucidas, sin embargo, en muchas regiones del mundo por disturbios y agitaciones políticas.

En Hong Kong, después de más de seis meses de manifestaciones casi diarias, miles de manifestantes se congregaron en toda la ciudad.

Contaron el paso a 2020: “¡Diez! ¡Nueve! ¡Liberen a Hong Kong, la revolución ahora!” Y encendieron las antorchas en sus teléfonos, creando un océano de luces.

Pequeños grupos se reunieron en el distrito de Mong Kok, donde prendieron fuego a las barricadas. La policía usó gases lacrimógenos por primera vez en 2020. Los grandes fuegos artificiales tradicionales habían sido cancelados por razones de seguridad.

Queda por ver si 2020 será tan tumultuoso como el anterior, marcado por un resurgimiento de manifestaciones para exigir nuevos sistemas políticos y medidas contra el cambio climático.

En Hong Kong, las protestas derivadas de un proyecto de ley sobre las extradiciones a China, finalmente abandonado, se han convertido en una revuelta contra el dominio de Pekín y los manifestantes parecen decididos a continuar con el movimiento contra un gobierno pro-Pekín inflexible.

En 2019, las protestas antigubernamentales también se extendieron por América Latina, el norte de África y Oriente Medio, lo que condujo a la caída de los líderes de Líbano, Argelia, Sudán y Bolivia.

Asia recibió así el Año Nuevo 2020

A lo largo del año, los problemas relacionados con el cambio climático dieron lugar a manifestaciones en todo el planeta, en respuesta sobre todo a los llamados de la joven activista sueca Greta Thunberg. Con el paso de los meses las temperaturas han batido récords, Islandia ha perdido su primer glaciar y Venecia ha sufrido inundaciones históricas.

Tradiciones en Rusia

A diferencia de muchas ciudades europeas, las luces en Moscú no se encienden hasta mediados de diciembre, pero una vez que lo hacen, el ambiente festivo se propaga rápidamente por toda la ciudad.

Y es que en este país la fiesta más querida por los ciudadanos es precisamente el Año Nuevo, lo que ha hecho que el Ayuntamiento haya gastado más de 1.500 millones de rublos (unos 25 millones de dólares) en la decoración de la ciudad.

Esta cifra, que las autoridades han considerado “proporcional” con el aumento de los ingresos de Moscú, incluye tanto las instalaciones luminosas, como numerosas pistas de patinaje y otros elementos de adorno por toda la capital.

Además, en la Alcaldía han subrayado que los festivales navideños, como uno que acoge la capital estos días, se han convertido en una importante fuente de ganancias para la capital, al atraer a cada vez mayor cantidad de turistas en los últimos años.

A pesar de que las principales luces suelen instalarse tradicionalmente en el centro de la capital y sus calles adyacentes, muchos barrios de extrarradio también han optado por no quedarse atrás y se han vestido con sus mejores galas para recibir el Año Nuevo y la Navidad ortodoxa, que se celebra el 7 de enero.

Espectáculos cancelados

Por otro lado, los espectáculos de fuegos artificiales por Año Nuevo en Canberra y otras ciudades de Australia fueron canceladas debido a los incendios forestales que arden en medio del intenso calor del verano, pero Sydney realizará su icónica demostración el martes por la noche tras recibir una exención de la prohibición total.

Habían aumentado las presiones para que el espectáculo en Sydney fuese cancelado, antes de que el Servicio Rural de Bomberos de Nueva Gales del Sur aprobase el evento el lunes. Se espera que las populares celebraciones atraigan a 1 millón de personas a la Bahía de Sydney y generen 130 millones de dólares australianos (91 millones de dólares) para la economía del estado. El año pasado, un estimado de 1.000 millones de personas en todo el mundo vieron el espectáculo por televisión.

El estado más populoso de Australia ha sufrido el grueso de los incendios forestales que han matado a nueve personas y destruido más de 1.000 viviendas en todo el país en los últimos meses. De los 97 incendios que ardían en Nueva Gales del Sur el lunes, 43 no estaban contenidos aún. Una prohibición total de fuego estaba en vigor en Sydney, Canberra y otros sitios para prevenir nuevos incendios.

Mientras tanto, en el Reino Unido la campana del Big Ben del histórico reloj del Parlamento británico volverá a sonar en el primer minuto del 1 de enero, marcando el comienzo de año por primera vez desde que se sacaron los andamios y se reveló su nueva cara en medio de los trabajos de restauración.

La Torre Elizabeth, de 96 metros de alto y uno de los edificios más fotografiados de Gran Bretaña, ha estado rodeada de andamios durante los últimos dos años, ya que las cuatro caras fueron esmaltadas, se volvieron a pintar los herrajes y se limpió y reparó el intrincado trabajo en piedra.

Desde que comenzaron los trabajos de restauración en 2017, el Big Ben ha quedado mayormente en silencio, haciendo sonar su campana sólo para eventos importantes. La última vez fue el Día del Recuerdo el 11 de noviembre.

La campana será probada varias veces antes de la víspera de Año Nuevo, dijo el Parlamento en un comunicado.

En nuestro continente, miles de personas intentan hacerse un espacio en las icónicas playas de Ipanema y Copacabana, atiborradas de gente a tan solo un día del tradicional Reveillón, como se conoce a la fiesta de Año Nuevo en Brasil, uno de los espectáculos más turísticos de Río de Janeiro.

Bajo un cielo libre de nubes y con una temperatura que supera los 30 grados, turistas de todo Brasil y de diferentes partes del mundo abarrotaron las playas de la “Cidade Maravilhosa”, donde caminar resultaba casi una misión imposible.

A un día para despedir el 2019, la capacidad hotelera se encuentra copada en más de un 90 % y la expectativa es que cerca de tres millones de personas, entre ellos unos 1,8 millones de turistas, asistan al espectáculo de música y color que se ofrecerá en las playas de Río.

De acuerdo con los organizadores, los juegos pirotécnicos de este año van a destacar por su colorido y por los efectos en tres dimensiones que dibujarán formas y diseños durante 14 minutos.

En total serán 16,9 toneladas de pólvora distribuidas en 10 balsas, que estarán situadas a 450 metros de la playa de Copacabana.

La contraparte la encontramos al sur, en Chile, que este año fue testigo del mayor estallido social desde la recuperación de su democracia en 1990. Por ello, solo seis municipios chilenos llevarán a cabo su habitual espectáculo pirotécnico y la capital carecerá de fuegos artificiales en la que será la festividad de fin de año más austera de las últimas décadas en el país.

La habitual postal navideña de Chile, marcada por el inicio de la temporada de verano, el turismo de playa y las festividades, se sustituye este año por una que recibirá a 2020 con menos artificio.

Este año son 40 municipios los que dejarán de realizar un espectáculo pirotécnico como consecuencia del estallido social, que según explicó a Efe la socióloga de la Universidad de Chile Sofía Knaudt ha mermado el ambiente festivo.

“No hay ánimo para celebración, hay una conciencia nacional de que estamos atravesando una crisis política y hay incertidumbre de cómo se viene el nuevo año”, explicó la académica, y agregó que en marzo se pronostica una vuelta masiva de las movilizaciones, que desde hace un par de semanas han disminuido en frecuencia e intensidad.

El primer municipio en quedarse sin fuegos artificiales fue el de Santiago, que desde hace más de 25 años celebra un exhibición pirotécnica desde lo alto de la torre Entel, uno de los edificios más emblemáticos de la capital chilena.