Redacción EC

En lo que fue calificado como un episodio “inusual”, ordenó que su portaaviones de propulsión nuclear USS Ronald Reagan se desplace a las aguas del mar de Japón como muestra de apoyo a ante la nueva escalada de tensión en la región provocada por el lanzamiento de un misil balístico desde .

MIRA: Corea del Sur realiza simulacro de bombardeo de precisión en respuesta al misil disparado desde Corea del Norte

Dicha acción “muestra la determinación de la alianza entre la República de Corea y EE.UU. a la hora de responder con determinación a amenazas”, señaló el Comando Conjunto surcoreano a través de un comunicado donde informada sobre el redespliegue.

Entre el 26 y el 29 de septiembre, el USS Ronald Reagan había participado de los ejercicios navales conjuntos realizados entre Seúl y Washington para luego sumarse a otras maniobras antisubmarinos en aguas internacionales donde también participaron las fuerzas japonesas.

Su redespliegue estaría enmarcado en la denominada “disuasión ampliada”, un compromiso suscrito por Estados Unidos y Corea del Sur en mayo donde acordaron desplegar activos estratégicos de “manera coordinada y cuando sea necesario” ante las amenazas norcoreanas.

EL GIGANTE DEL INDOPACÍFICO

La flota de despliegue avanzado más grande de la Marina estadounidense se encuentra en la región del Indopacífico. El USS Ronald Reagan forma parte de este grupo, denominado la Séptima Flota.

La construcción del CVN-76, bautizado en honor al expresidente estadounidense, inició en 1996 y culminó dos años más tarde. Entró en operaciones en el 2001 y su primera comisión fue encargada el 12 de julio del 2003.

Es uno de los 10 portaaviones de clase Nimitz que posee la Marina estadounidense.

Este tipo de naves fueron diseñadas para responder a amenazas submarinas, realizar bloqueos aéreos y marítimos, plantar minas y realizar ataques con misiles a blancos terrestres, aéreos y marinos.

REAGAN NO VA SOLO

Pero el USS Ronald Reagan no se desplaza solo, el grupo de ataque del portaaviones está compuesto por el crucero lanzamisiles USS Chancellorsville y el destructor USS Barry.

El primero es una nave de guerra de tipo Ticonderoga que mide 173 metros de largo y alcanza velocidades de hasta 60 kilómetros por hora gracias a sus 4 motores a gas.

En él pueden viajar más de 300 tripulantes, posee media docena de radares y está equipado con una serie de lanzacohetes y torretas, entre los que destacan los dos sistemas MK-41, sus ocho lanzadores de munición contra naves RGM84, sus torretas Mark45 calibre 62 y sus dos torpederas MK32.

El USS Chancellorsville, además, puede trasladar dos helicópteros de combate Sikorsky SH-60B.

El USS Chancellorsville forma parte del grupo de ataque que acompaña al portaaviones USS Ronald Reagan.
El USS Chancellorsville forma parte del grupo de ataque que acompaña al portaaviones USS Ronald Reagan.
/ ALEXANDER TIDD / NVNS / AFP

En cuanto al USS Barry, es un destructor de clase Arleigh Burke que posee misiles guiados y es ligeramente más pequeño que el Chancellorsville, con 154 metros de eslora.

Está equipado con ametralladoras de 12,7 mm, lanzatorpedos MK-32, misileras MK-41, un cañón Mark45 y posee un avanzado sistema de defensa ante ataques electrónicos, contra torpedos y contra misiles.

Al igual que el Chancellorsville está propulsado por 4 turbinas de gas, alcanzando una velocidad máxima de 56 kilómetros por hora. Puede trasladar a casi 280 tripulantes además de un helicóptero Sea Hawk SH-60.

El USS Barry completa la triada desplegada por Estados Unidos en el mar de Japón ante el nuevo ensayo norcoreano.
El USS Barry completa la triada desplegada por Estados Unidos en el mar de Japón ante el nuevo ensayo norcoreano.
/ SEIRON BAROIAN / AFP

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más