Los peruanos Mateo prochazka (epidemiólogo / londres), Alejandra Ruiz León (bioquímica / Atlanta) y José Incio (politólogo / Pittsburgh) son fuentes confiables en medio de la pandemia de coronavirus.
Los peruanos Mateo prochazka (epidemiólogo / londres), Alejandra Ruiz León (bioquímica / Atlanta) y José Incio (politólogo / Pittsburgh) son fuentes confiables en medio de la pandemia de coronavirus.

Aunque se fueron del Perú para poder forjar sus carreras, no dejan de pensar en el país y en su futuro.

En estos tiempos de pandemia, investigadores como Mateo Prochazka, Alejandra Ruiz León y José Incio se dan un tiempo cada día para informar con rigurosidad sobre el coronavirus y compartir sus conocimientos científicos para empujar el carro que nos ayude a combatir el COVID-19.

“Comunicar es una gran responsabilidad”

Mateo Prochazka, epidemiólogo de la Universidad Peruana Cayetano Heredia y científico senior en la Sanidad Pública de Inglaterra.

(Twitter)
(Twitter)

"Yo trabajo para el Gobierno Británico y, cuando comenzó lo del coronavirus en China, empecé a trabajar sobre la respuesta en el Reino Unido. Entonces, tuve que leer un montón e informarme. Cuando llegaron los primeros casos al Perú, había muchas preguntas que no eran difíciles de contestar y, por eso, reactivé mi Twitter. Decidí involucrarme porque soy epidemiólogo. La respuesta de la gente fue brutal porque pasé de tener 3 mil seguidores a 10 mil, luego 20 mil, 30 mil, etc.

Es agradable sentir que contribuyo, pero, al mismo tiempo, es una gran responsabilidad comunicar las cosas de manera precisa y clara, y no fomentar la desinformación. De mi parte ha habido mucho aprendizaje.

En el Perú, tenemos una desconfianza crónica en nuestras instituciones, y esta desconfianza está justificada por la historia de nuestro país en los últimos 30 años. Entonces, las voces independientes, de personas con formación técnica y que no tienen afiliaciones políticas resuenan bastante y calan bien en el país.

Creo que los científicos y profesionales estamos salvaguardando la verdad desde nuestro rol como personas con formación técnica y con educación. Lo que estamos haciendo es asegurarnos de que la información que sea de acceso público sea entendida por la población, pues hay una brecha entre lo que se comunica y lo que la población entiende, y lo que nosotros hacemos es esa interpretación y ese esfuerzo de comunicación.

Tanto la salud pública como la ciencia y la tecnología están de nuevo en el centro del tablero. Este tipo de crisis y pandemias nos recuerdan que no es solo un tema de escuchar a los científicos cuando hay una pandemia, sino escucharlos a lo largo de las crisis y fuera de ellas. El tema de la fuga de talentos es clave. Pero lo más bonito es que la conectividad que tenemos con las redes sociales nos están permitiendo ahora tender un puente. Si bien hay fuga de talentos, lo valioso que se ha encontrado en esta crisis que pese a estar lejos del Perú también estamos muy cerca.

La gran lección de esta pandemia es recordar que somos mucho más vulnerables de lo que pensamos".

“Los científicos en redes sociales han ganado presencia "

Alejandra Ruiz León, Bioquímica dela Universidad de Navarra, realiza un doctorado en Historia y Sociología de la Ciencia y Tecnología en Georgia Tech, Atlanta.

(Archivo personal)
(Archivo personal)

"Yo estudié Historia de la Ciencia y mi tema de tesis de doctorado es por qué el Perú no tiene un museo de ciencias y cuál es el lugar de la ciencia en la sociedad peruana. Llevaba un año haciendo contenido para Instagram (), y cuando apareció lo del coronavirus empecé a explicar cosas básicas, como qué es un virus. De los 10 mil seguidores que tenía pasé a 16 mil, que para una cuenta de ciencias es un montón.

Los científicos que estamos fuera somos claves para entender estudios y contextualizarlos a la realidad peruana.

¿Si habrá más interés en la ciencia o en los científicos en el Perú? Siendo realistas, creo que no. La gente, más allá de entender o no la ciencia, no entiende cómo funciona. Por ejemplo, este coronavirus es una enfermedad nueva y en estos tres meses hemos tenido mucha información que en otros casos hubiera demorado años. Pese a ello, muchas personas critican hasta al mismo doctor Elmer Huerta: “El doctor Huerta no sabe nada; en enero dijo una cosa y ahora dice otra”.

Probablemente haya una reflexión, pero por ejemplo nadie está diciendo que ahora es un buen momento para tener un programa de ciencias en televisión o que haya más periodistas científicos. Algunos incluso dicen que cuando pase la pandemia, lo último que va a querer la gente es hablar del tema y que lo que necesitamos es distraernos, volver a viajar y comprar ropa.

Lo que se viene va a ser superdifícil. Probablemente la ciencia tenga un mejor lugar, y creo que vamos a tener un punto clave al cual volver. Recordaremos cómo eran las cosas antes de la pandemia, pero no creo que haya una gran inversión en la ciencia, sea porque el enemigo ya pasó y no habrá plata para invertir o porque la gente va a preferir distraerse.

Algo bueno es que los científicos y doctores que tienen canales en redes sociales han ganado presencia. Ahora, el reto es que esa presencia se mantenga".

“Hay gente afuera del país que quiere ser útil”

José Incio, politólogo de la PUCP, realiza un doctorado en Ciencias Políticas en la Universidad de Pittsburgh, Estados Unidos.

(Archivo personal)
(Archivo personal)

"Hay muchos peruanos y científicos que quieren apoyar, pero que no tienen el insumo principal que es la información. Dada esa situación, junto con otros colegas en el Perú, decidimos armar un repositorio () en el que vamos ordenando la información que saca el Minsa y la Dirección General de Epidemiología, de una manera que permita el análisis, para que así los especialistas puedan trabajar algunos modelos y empezar a ver tendencias y dar un poco más de apoyo al Gobierno.

Hay una comunidad muy importante de profesionales en el extranjero que quiere ser útil y quiere apoyar de forma voluntaria en las cosas que pasan en nuestro país. Por eso me animé, porque creo que desde cualquier ángulo es bueno que todos empujemos el carro.

En esta pandemia, si bien los epidemiólogos son los que entienden mejor el tema del virus y la transmisión, todos podemos aportar desde diferentes ángulos. Por ejemplo, desde la ciencia política, que es mi campo, podemos analizar mejor las políticas públicas que se están tomando y si estas tienen una racionalidad.

(Captura de pantalla)
(Captura de pantalla)

Desde las ciencias sociales se pueden hacer muchísimas cosas. Por ejemplo, se pudieron haber hecho mejor las cosas si desde un principio se hubiese escuchado a personas que trabajan en las ciencias del comportamiento para entender por qué la gente sale a incumplir la cuarentena de manera irracional. Entendiendo los trasfondos socioeconómicos, podemos comprender mejor ciertas actitudes y ver cómo podemos remediarlas.

Con esta pandemia creo que estamos pagando las desigualdades y nuestro egoísmo. En 200 años de independencia hemos visto como la desigualdad ha ido creciendo, y los que han tenido una posición privilegiada lo han visto como algo lejano y pensaban que no los iba a afectar. El problema de la falta de atención en las regiones, en los hospitales, en la precariedad laboral, que la gente no tenga seguros, que trabajen por horas, como ocurre acá en Estados Unidos. Esta pandemia es algo muy aleccionador, porque tu seguridad depende de la seguridad de los demás. Si entendemos que el bienestar tuyo depende del bienestar de los demás, podríamos cambiar a una sociedad más receptiva, empática y que entienda que nuestra posición de comodidad es frágil si es que no estamos todos cómodos. Todas nuestras fallas estructurales se han develado de golpe".

_____________________

¿Qué es el coronavirus?

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), los coronavirus son una amplia familia de virus que pueden causar diferentes afecciones, desde el resfriado común hasta enfermedades más graves, como el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV) y el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS-CoV).

El coronavirus descubierto recientemente causa la enfermedad infecciosa por coronavirus COVID-19. Ambos fueron detectados luego del brote que se dio en Wuhan (China) en diciembre de 2019.

El cansancio, la fiebre y la tos seca son los síntomas más comunes de la COVID-19; sin embargo, algunos pacientes pueden presentar congestión nasal, dolores, rinorrea, dolor de garganta o diarrea.

Aunque la mayoría de los pacientes (alrededor del 80%) se recupera de la enfermedad sin necesidad de realizar ningún tratamiento especial, alrededor de una de cada seis personas que contraen la COVID-19 desarrolla una afección grave y presenta dificultad para respirar.

Para protegerse y evitar la propagación de la enfermedad, la OMS recomienda lavarse las manos con agua y jabón o utilizando un desinfectante a base de alcohol que mata los virus que pueden haber en las manos. Además, se debe mantener una distancia mínima de un metro frente a cualquier persona que estornude o tose, pues si se está demasiado cerca, se puede respirar las gotículas que albergan el virus de la COVID-19.

¿Cuánto tiempo sobrevive el coronavirus en una superficie?

Aún no se sabe con exactitud cuánto tiempo sobrevive este nuevo virus en una superficie, pero parece comportarse como otros coronavirus.

Estudios indican que pueden subsistir desde unas pocas horas hasta varios días. El tiempo puede variar en función de las condiciones (tipo de superficie, la temperatura o la humedad del ambiente).

__________________________

El Comercio mantendrá con acceso libre todo su contenido informativo sobre el coronavirus.

__________________________

VIDEO RECOMENDADO

Brasil vuelve a quedarse sin ministro de Salud en plena pandemia de coronavirus. (AFP).

TE PUEDE INTERESAR