El abogado de derechos humanos Wang Quanzhang fue liberado en China. Foto: GREG BAKER / AFP
El abogado de derechos humanos Wang Quanzhang fue liberado en China. Foto: GREG BAKER / AFP
Redacción EC

Beijing. [AFP]. Luchará para reunirse con su familia pese al miedo a hablar. Después de cinco años de cárcel, el abogado, condenado por “subversión”, acusa al régimen comunista de utilizar el como pretexto para obstaculizar sus derechos.

Detenido en 2015 durante una redada contra unos 200 defensores de derechos humanos, el abogado de 44 años es el último en ser liberado. Salió de la cárcel a principios de abril pero todavía no ha podido reunirse con su esposa y con su hijo.

Ahora utilizan la epidemia como pretexto para limitar mi libertad de movimiento”, explica Wang, que fue sometido a cuarentena al salir de la cárcel.

Pese a que los 14 días de cuarentena han concluido, las autoridades siguen sin autorizarle a salir de su ciudad natal de Jinan para regresar a su domicilio en Beijing, a 400 kilómetros al norte. Incluso, cinco test dieron negativos al coronavirus.

Sin duda que voy a luchar. No puedo aceptarlo. Está excluido que no me reúna con mi familia”, declaró en una entrevista realizada a distancia.

Esta fotografía de archivo tomada en febrero de 2015 muestra al abogado Wang Quanzhang (izquierda) y a su esposa Li Wenzu en Wulian, en la provincia oriental china de Shandong. (Cortesía de Li Wenzu / AFP).
Esta fotografía de archivo tomada en febrero de 2015 muestra al abogado Wang Quanzhang (izquierda) y a su esposa Li Wenzu en Wulian, en la provincia oriental china de Shandong. (Cortesía de Li Wenzu / AFP).

“Tengo miedo”

Envejecido y cansado, con fuerte tos durante la entrevista, el abogado no quiere hablar de sus condiciones de detención ni sobre las acusaciones de tortura que han proferido algunos de sus apoyos en el extranjero.

“Mi libertad de expresión tiene límites”, resume. “Mucha gente me lo pregunta pero no quiero responder. Tengo miedo porque me han reprochado filtraciones en el pasado”.

El abogado, que dice padecer hipertensión, explica que le cuesta recuperarse del tiempo que pasó entre rejas.

Tengo dificultades para respirar después de un corto paseo. Pensé que mi cuerpo se recuperaría rápidamente de la cárcel pero ahora me estoy dando cuenta de que no es así. No tengo mucha energía”, confiesa.

Wang Quanzhang, quien había defendido a militantes políticos y agricultores a los que les habían arrebatado sus tierras, fue condenado a principios de 2019 a cuatro años y medio de cárcel por subversión, al término de un proceso a puertas cerradas.

Abogado de Derechos Humanos de China promete luchar para reunirse con su familia. (AFP).

Apoyo del extranjero

Durante su detención, su esposa, Li Wenzu, hizo todo lo posible para llamar la atención internacional sobre la suerte de su esposo, llegando incluso a raparse el cabello. En 2018, fue recibida por Angela Merkel durante una visita de la canciller alemana a Beijing.

Wang Quanzhang dice que está “muy agradecido” y “sumamente emocionado” por el apoyo que ha recibido en el extranjero.

Esto le dio a mi esposa y a mi familia mucho consuelo y estímulos durante estos años largos y difíciles”, asegura.

Este apoyo probablemente me ha permitido estar en más seguridad y mejor salud”, supone.

Wang pudo recibir el lunes su primera visita, la de su abogado Xie Yang y, al día siguiente, la de su hermana. Y ha podido recuperar su teléfono móvil.

El departamento de Estado estadounidense pidió el lunes a China que devuelva al abogado su “libertad de movimiento” para que pueda, entre otras cosas, reencontrarse con su esposa y con su hijo.

Beijing respondió rechazando lo que considera una injerencia en sus asuntos internos.

Su esposa no quiere arriesgarse a visitar Jinan ya que teme que pueda ser sometida a arresto domiciliario con su marido.

Según ella, las autoridades bloquean el retorno de Wang Quanzhang porque temen que los “malos tratos infligidos durante su detención salgan a la luz”.

La policía local no estaba disponible para comentar estas informaciones.

_____________________

¿Qué es el coronavirus?

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), los coronavirus son una amplia familia de virus que pueden causar diferentes afecciones, desde el resfriado común hasta enfermedades más graves, como el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV) y el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS-CoV).

El coronavirus descubierto recientemente causa la enfermedad infecciosa por coronavirus COVID-19. Ambos fueron detectados luego del brote que se dio en Wuhan (China) en diciembre de 2019.

El cansancio, la fiebre y la tos seca son los síntomas más comunes de la COVID-19; sin embargo, algunos pacientes pueden presentar congestión nasal, dolores, rinorrea, dolor de garganta o diarrea.

Aunque la mayoría de los pacientes (alrededor del 80%) se recupera de la enfermedad sin necesidad de realizar ningún tratamiento especial, alrededor de una de cada seis personas que contraen la COVID-19 desarrolla una afección grave y presenta dificultad para respirar.

Para protegerse y evitar la propagación de la enfermedad, la OMS recomienda lavarse las manos con agua y jabón o utilizando un desinfectante a base de alcohol que mata los virus que pueden haber en las manos. Además, se debe mantener una distancia mínima de un metro frente a cualquier persona que estornude o tose, pues si se está demasiado cerca, se puede respirar las gotículas que albergan el virus de la COVID-19.

¿Cuánto tiempo sobrevive el coronavirus en una superficie?

Aún no se sabe con exactitud cuánto tiempo sobrevive este nuevo virus en una superficie, pero parece comportarse como otros coronavirus.

Estudios indican que pueden subsistir desde unas pocas horas hasta varios días. El tiempo puede variar en función de las condiciones (tipo de superficie, la temperatura o la humedad del ambiente).

__________________________

El Comercio mantendrá con acceso libre todo su contenido informativo sobre el coronavirus.

__________________________

VIDEO RECOMENDADO

Coronavirus: Wuhan recupera la alegría pero no baja la guardia. (AFP).

TE PUEDE INTERESAR