Mary Dauda (izquierda) y Hauwa Joseph tenían a bebés en sus regazos al ser presentadas por los militares.
Mary Dauda (izquierda) y Hauwa Joseph tenían a bebés en sus regazos al ser presentadas por los militares. / AUDU MARTE / AFP
Agencia AFP

Las tropas encontraron a dos antiguas alumnas secuestradas por los yihadistas de hace ocho años en el rapto masivo en la escuela (noreste), indicaron los militares el martes.

MIRA: Nigeria confirma 21 casos de viruela del mono desde principios de año

Las dos mujeres tenían a bebés en sus regazos al ser presentadas por los militares, tras liberarlas de los yihadistas que secuestraron en abril de 2014 a 276 estudiantes de un colegio femenino en Chibok que provocó indignación internacional.

El general mayor Christopher Musa, comandante militar en la región, dijo a los reporteros que las chicas fueron encontradas el 12 y el 14 de junio en dos lugares separados.

“Somos muy afortunados de haber podido recuperar a dos chicas de Chibok”, dijo.

De las 276 alumnas secuestradas, 57 consiguieron escapar saltando de las furgonetas poco después del rapto y otras 80 fueron liberadas en un intercambio por comandantes presos de Boko Haram tras negociaciones con el gobierno.

Las dos últimas rescatadas son Hauwa Joseph, encontrada junto a otros civiles el 12 de junio tras el desmantelamiento de un campo de Boko Haram, y Mary Dauda, hallada en una aldea cerca de la frontera con Camerún.

“Tenía nueve años cuando me secuestraron de nuestra escuela en Chibok, me casaron hace no mucho tiempo y tuve este niño”, dijo Joseph a la prensa en los cuarteles militares.

Su marido y su suegro murieron en una operación militar y ella se quedó sola con el bebé de 14 meses.

“Fuimos abandonados, nadie nos cuidaba. No nos alimentaban”, explicó.

Miles de combatientes de Boko Haram y sus familias se han rendido en el último año, huyendo de los bombardeos del gobierno y los combates con el grupo yihadista rival, Estado Islámico de la Provincia de África Occidental (ISWAP).

El conflicto ha matado a más de 40.000 personas y ha dejado 2,2 millones de desplazados desde 2009.

Dauda, que tenía 18 años al ser secuestrada, fue enlazada varias veces con distintos guerrilleros de Boko Haram. “No te daban de comer y te pegaban si no rezabas”, explicó.

Decidió escapar y le dijo a su marido que iba a visitar otra chica de Chibok en una aldea cercana. Con ayuda de un anciano que vivía en esa aldea, Dauda caminó toda la noche hasta entregarse a las tropas gubernamentales por la mañana.

“Todas las otras chicas de Chibok están casadas con niños. He dejado más de 20 atrás”, dijo.

Tras el secuestro de Chibok, los ataques en escuelas por parte de grupos yihadistas se prodigaron en el noreste de Nigeria.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más