El presidente chino, Xi Jinping, saluda a las personas que dan la bienvenida a su llegada a la estación de tren de West Kowloon, antes del 25.º aniversario de la entrega de la antigua colonia británica al gobierno chino, en Hong Kong, China.
El presidente chino, Xi Jinping, saluda a las personas que dan la bienvenida a su llegada a la estación de tren de West Kowloon, antes del 25.º aniversario de la entrega de la antigua colonia británica al gobierno chino, en Hong Kong, China. / Departamento de Servicios de Información de Hong Kong/Folleto vía REUTERS
Agencia AP

El presidente de , Xi Jinping, llegó el jueves a Hong Kong para el 25 aniversario de la devolución británica del territorio, y tras dos años de cambios que han colocado a la ciudad bajo un control más estrecho del Partido Comunista.

En un evento coreografiado que la TV china trasmitió en vivo, estudiantes y otras personas se formaron en el andén de una estación ferroviaria decorada con alfombra roja para recibir al mandatario chino en su primer viaje al exterior del territorio continental en casi dos años y medio. Agitando pequeñas banderas de China y Hong Kong, los estudiantes corearon “¡bienvenida, bienvenida, cálida bienvenida!” mientras la jefa del gobierno local, Carrie Lam, saludaba a Xi y su esposa, Peng Liyuan.

Mira: La OTAN apunta a Rusia como su “más significativa y directa amenaza”

Xi saludó a sus seguidores en el andén y después a John Lee, el próximo jefe de gobierno, y a Leung Chun-ying, exlíder del territorio, y a otros funcionarios.

Bajo su liderazgo, China ha transformado Hong Kong en los últimos dos años, con una persecución de las protestas y la libertad de expresión y un material más patriótico en las escuelas. Los cambios prácticamente han eliminado las voces disidentes y han hecho que muchas personas se marchen.

El Partido Comunista gobernante sostiene que ha restaurado la estabilidad en una ciudad agitada por las protestas a favor de la democracia en 2019. Muchas naciones democráticas consideran, por el contrario, que Xi ha socavado las libertades y el estilo de vida que distinguían a la ciudad de China continental y hacían de ella un centro internacional financiero y comercial.

En aparente alusión a las protestas de 2019, Xi dijo a su arribo que Hong Kong ha superado muchos retos y ha “renacido de las cenizas” con “vitalidad vigorosa”. Después de su reunión con Lam, la elogió por poner fin a lo que llamó el caos que reinaba en la ciudad y garantizar que solo los “patriotas” gobernarán Hong Kong.

“Mientras nos atengamos al marco de ‘un país, dos sistemas’, Hong Kong sin duda tendrá un futuro más brillante y hará nuevos y mayores aportes al gran rejuvenecimiento del pueblo chino”, dijo en un discurso en la estación de Kowloon.

Hong Kong y la vecina Macao son regiones con administraciones especiales con gobiernos separados del resto de China, lo que se conoce como la China continental.

Xi no ha salido de China desde que se extendió la pandemia del COVID-19. China ha mantenido una estricta política de “cero COVID” que aspira a erradicar el virus de su territorio. El último viaje de Xi fue a Myanmar en enero de 2020.

Tras varias visitas y recepciones en la ciudad, se esperaba que el mandatario y su esposa pasaran la noche en la ciudad china de Shenzhen, a 15 minutos de Hong Kong en tren rápido, y regresaran el viernes por la mañana para asistir a los actos del 1 de julio.

Xi asistiría el vienes a una ceremonia para conmemorar la devolución de la excolonia británica a control chino el 1 de julio de 1997, y participará en la investidura del nuevo gobierno dirigido por Lee.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más