Redacción EC

Durante las últimas décadas, la (MS-13) se convirtió en una de las principales responsables de que registrara los índices más altos de violencia y asesinatos del planeta. Nacido entre y el pequeño país centroamericano, el grupo criminal se organizó en diferentes ramas que no solo permiten la ejecución de sus ilegales actividades sino también aseguran su expansión territorial.

MIRA: La traición y asesinato de Capricornio, el líder que ayudó a crear la megaestructura de la Mara Salvatrucha y se transformó en delator

En el 2012, la Mara Salvatrucha se convirtió en la primera pandilla en ser incluida en la lista de Organizaciones Criminales Transnacionales (TCO, por sus siglas en inglés), elaborada por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos. Esto ponía a dicho grupo en el nivel de amenaza de otras temidas organizaciones como la Yakuza japonesa o la Camorra italiana.

Según las autoridades estadounidenses, la MS-13 llevaba a cabo operaciones en su territorio que incluían el tráfico de personas, tráfico sexual, tráfico de drogas, secuestro, asesinato, extorsión y delitos de inmigración, entre otros.

“La MS-13 es una pandilla extremadamente violenta y peligrosa, responsable de una multitud de delitos que amenazan directamente el bienestar y la seguridad de los ciudadanos estadounidenses, así como de los pueblos de toda Centroamérica”, señalaba en el 2013 Adam Szubin, Director de la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro. “Seguiremos enfocándonos en el liderazgo y las redes financieras que respaldan a la MS-13, y trabajaremos con nuestros socios encargados de hacer cumplir la ley en todo Estados Unidos y en todo el mundo para interrumpir sus actividades delictivas”.

En el 2012, Estados Unidos incluyó a la MS-13 en la lista de Nacionales Especialmente Designados y Personas Bloqueadas, luego de catalogarla como una Organización Criminal Transnacional.

Para entonces, Estados Unidos estimaba que la MS-13 contaba con 30 mil miembros y operaba al menos en cinco países. Para entonces, la Policía Salvadoreña ya había definido dos niveles de jerarquía fundamentales para la expansión de la mara.

Por un lado, estaba la ranfla y por otro lado estaban los palabreros. Tanto la MS-13 como su principal rival, el Barrio 18, se componen por diferentes grupos criminales, conocidos como clicas. La ranfla, la cúpula marera, reunía a los líderes de varias clicas, agrupadas por su ubicación geográfica. Por ejemplo, las clicas de la Costa Este de Estados Unidos tenían un ranflero que se encargaba de las operaciones o “programas” de la MS-13 en dicha área.

Debajo de los ranfleros venían los palabreros, una suerte de operadores o lugartenientes encargados de organizar a las clicas según las indicaciones de la ranfla.

Las clicas, a su vez, reciben los nombres de las calles o los barrios en las que se originan. Una de ellas fue la Normandie Locos Salvatruchos (NLS), originaria del departamento salvadoreño de San Miguel.

El corredor de dicha clica fue identificado como Moisés Humberto Rivera Luna, alias Santos o Viejo Santos.

En junio del 2013, en el marco de sus operaciones contra los TOC, el Departamento del Tesoro publicó una lista de sanciones hacia los principales jefes de la MS-13. La relación estaba encabezada por Borromeo Enrique Henriquez Solorzano, líder del grupo en Centroamérica.

En dicha lista también figuraba el Viejo Santos, acusado por los delitos de extorsión, asesinato y otros crímenes violentos en Estados Unidos.

Los niveles más altos dentro de las pandillas salvadoreñas son dos: la ranfla y los palabreros. La primera reúne a los líderes de varias clicas y ordena los “programas” en sus zonas. Los segundos son una suerte de operadores o lugartenientes que organizan a las clicas.

Rivera Luna, abajo a la izquierda, fue incluido en la lista del Departamento del Tesoro por los delitos cometidos en territorio estadounidense.
Rivera Luna, abajo a la izquierda, fue incluido en la lista del Departamento del Tesoro por los delitos cometidos en territorio estadounidense. / Departamento del Tesoro de Estados Unidos

EL VIEJO SANTOS

La lista publicada por el Departamento del Tesoro detalla que el Viejo Santos nació el 23 de mayo de 1969 en San Salvador. Sin embargo, su récord criminal indica que al menos desde finales de la década de los 80 operaba en Estados Unidos.

detalla que Viejo Santos se asentó inicialmente en el estado de Maryland, contiguo a Washington DC. En 1990 robó un auto, perpetró un robo a mano armada y participó de venta de drogas, según documentos judiciales citados por el medio. Además, se encargó de expandir las operaciones de la MS-13 a los barrios de Langley Park y Montgomery Village bajo la clica de los NLS.

En la década de los 90, Viejo Santos fue deportado a El Salvador, donde consolidó el crecimiento de su clica. En 1999 fue condenado a 25 años de prisión por asesinato y recluido en el penal de Zacatecoluca.

Sin embargo, su arresto solo le permitiría escalar aún más dentro de la organización criminal. Documentos judiciales estadounidenses recogidos por Infobae demuestran que Viejo Santos se encargaba de la expansión de la MS-13 por lo menos en los estados de Washington D.C., Nueva York y Los Angeles. Además, supervisaba que se realicen las operaciones de extorsión en Maryland.

Las pandillas en Estados Unidos enviaban remesas que luego hacían llegar hasta la cárcel para que Viejo Santos las integre a las finanzas centrales de la organización.

En el 2012, Viejo Santos pasó a formar parte de la ranfla. Precisamente ese año, las maras salvadoreñas y el gobierno de Mauricio Funes pactaron una tregua con la que el estado cedía el control del territorio a cambio de votos y una reducción en los índices de homicidios.

Antecedentes
Los delitos del Viejo Santos

En Estados Unidos

Robo de auto - 27/04/1990

Robo - 29/05/1990

Venta de droga - 31/10/1990


En El Salvador

Posesión y tráfico de cocaína - 28/04/1999

Portación ilegal de armas - 23/08/1999

Tenencia Ilícita de drogas - 23/08/1999


Fuente: Policía de Guatemala

LIBERADO POR ACUERDO

La de Funes, sin embargo, no sería la única tregua que pactaría el Gobierno Salvadoreño con la MS-13 y el Barrio 18.

Con la llegada de Nayib Bukele al poder otro infame acuerdo tendría lugar.

En el 2018, la Fiscalía Salvadoreña inició una investigación sobre las negociaciones entre funcionarios de la alcaldía de San Salvador y representantes de las maras. Para entonces, Bukele era alcalde de la capital.

Al llegar a la presidencia, su plan trascendió de escala ciudadana a nacional. En el 2019, las maras y el Ejecutivo se reunieron para negociar un trato similar al alcanzado con Funes.

Como parte de dicho acuerdo, el Viejo Santos fue excarcelado el 12 de septiembre del 2021.

El pacto entre el Gobierno y las maras se rompió el 26 de marzo de este año, el día más violento en la historia reciente de El Salvador. Durante aquella jornada se perpetraron 62 asesinatos, según la Policía Nacional Civil. Posteriormente se conocería que la causa residía en el rechazo de los mareros ante las disposiciones del Gobierno.

Este episodio, además, llevaría a que un día después Bukele instaurara el estado de excepción para combatir a las pandillas, el mismo que el 20 de julio recibió una cuarta prórroga.

Bukele pactó una tregua con las maras para que se reduzcan los índices de homicidios a cambio de ceder control territorial. Una masacre perpetrada por los pandilleros el 26 de marzo, sin embargo, daría inicio al estado de excepción que ya ha sido ampliado cuatro veces en El Salvador.
Bukele pactó una tregua con las maras para que se reduzcan los índices de homicidios a cambio de ceder control territorial. Una masacre perpetrada por los pandilleros el 26 de marzo, sin embargo, daría inicio al estado de excepción que ya ha sido ampliado cuatro veces en El Salvador.

DE VUELTA A LA CÁRCEL

La liberación de Viejo Santos, al igual que de otros líderes de la mara que se vieron beneficiados por el acuerdo, no fue un acto informado por la Presidencia de Bukele.

La población recién tuvo conocimiento sobre ello el 19 de abril, cuando la policía guatemalteca lo arrestó de casualidad durante un allanamiento.

detalla que el pandillero se encontraba al interior de una casa ubicada en la 23 calle, 12-20 de la colonia Lo de Coy en la zona 1 en el municipio de Mixco, a 15 kilómetros de ciudad de Guatemala. La policía guatemalteca respondía a una sospecha por portación ilegal de armas de fuego, durante la operación se incautaron tres pistolas de calibre 9 milímetros con el registro borrado, detalla el medio salvadoreño.

Viejo Santos fue sindicado como cómplice de encubrimiento y trasladado al centro de detención de Pavoncito. Sin embargo, lo peor para él vendría después.

Viejo Santos, a la derecha con lentes y mascarilla, es presentado por la policía de Guatemala luego de ser arrestado durante un allanamiento.
Viejo Santos, a la derecha con lentes y mascarilla, es presentado por la policía de Guatemala luego de ser arrestado durante un allanamiento. / Policía Nacional Civil de Guatemala

El 28 de julio, la policía de Guatemala informó a través de Twitter que Estados Unidos había presentado una solicitud de extradición para el Viejo Santos.

El líder de los NLS tenía programa una audiencia de extradición el pasado 5 de agosto; sin embargo, al cierre de este artículo el Ministerio Público de Guatemala no ha publicado mayor información sobre dicho proceso.