Diego Barrio de Mendoza

El periodista estadounidense freelance está desaparecido en desde hace más de diez años. Aquel 23 de agosto de 2012, el diario The Washington Post y el grupo de periódicos McClatchy, sus últimos empleadores, reportaron que han perdido contacto con el reportero y fotógrafo de entonces 31 años que ha estado cubriendo la revuelta contra el régimen del presidente Bashar al Asad.

Exsoldado de la Marina desplegado en Afganistán e Irak, Tice llegó en mayo de 2012 y sin visa a Siria, pasando por Turquía, algo común entre los periodistas que cubren el conflicto.

MIRA: Las amenazas de muerte a los agentes del FBI y los llamados a una “guerra civil” tras el allanamiento a Trump

Tras haber viajado con rebeldes sirios, se dirigió a Damasco en agosto para cubrir los combates en la capital. No ha dado noticias desde el 13 de agosto.

Su familia y editores que han trabajado con Tice no han escuchado de él desde entonces. El Washington Post y los editores de McClatchy dijeron que estaban preocupados y “concentrados intensivamente” en buscar el retorno a salvo del reportero.

Un mes después de ser detenido, el exmarine apareció en un video con los ojos vendados y en manos de un grupo de hombres armados sin identificar.

En esta imagen tomada de un video subido a YouTube, Austin Tice reza en árabe e inglés con los ojos vendados en presencia de hombres armados. (Foto: AP)
En esta imagen tomada de un video subido a YouTube, Austin Tice reza en árabe e inglés con los ojos vendados en presencia de hombres armados. (Foto: AP) / NOINFORMATION

Tice trabajaba como colaborador independiente del The Washington Post y la cadena CBS, entre otros. También colaboró con las agencias AFP, la BBC y Associated Press.

Se cree que es el único periodista estadounidense actualmente secuestrado en Siria, un país que según Reporteros Sin Fronteras (RSF) es el más peligroso del mundo para ejercer la profesión.

Siria es uno de los lugares más peligrosos hoy para los periodistas” expresó el observatorio sobre libertad de expresión RSF, agregando que diez reporteros -cinco de ellos sirios- fueron asesinados desde que empezó la guerra y 30 fueron detenidos por el gobierno sirio.

En 2015 fue la primera vez que el gobierno de Estados Unidos de Barack Obama reclamó enérgicamente la liberación de Tice. La Casa Blanca instó a sus captores a liberarlo para que pueda reencontrarse con sus padres, hermanos y hermanas “quienes viven en la angustia y el sufrimiento desde su secuestro”.

Los padres de Austin Tice piden respuestas ante la desaparición de su hijo. (Foto: AP)
Los padres de Austin Tice piden respuestas ante la desaparición de su hijo. (Foto: AP)

En 2018 las autoridades estadounidenses anunciaron una recompensa de 1 millón de dólares para quien tuviera información que ayudara a liberarlo.

La gestión de Donald Trump compartió la preocupación por Tice y reclamó nuevamente su liberación en 2019. Aseguró creer que sigue vivo y es retenido en contra de su voluntad.

En enero de 2020, la madre del fotoperiodista, Debra Tice, dijo que durante una de sus visitas a Siria, en marzo de 2014, recibió “un mensaje” del gobierno sirio que decía que solo consideraría conversaciones con “un funcionario del gobierno de Estados Unidos con el cargo apropiado” y que había estado presionando a Washington desde ese momento para que aceptara la oferta.

Dos meses después, en marzo, Trump escribió personalmente al presidente sirio, Bashar al Asad, por el caso de Tice. “Le pedí al gobierno de Siria que trabajara con nosotros para encontrar y devolver a Austin. Nuevamente pido a Siria que nos ayude a traerlo a casa”.

Los padres de Tice se reunieron con el presidente Joe Biden en mayo pasado en la Casa Blanca luego de varios pedidos por ser escuchados. Allí, de acuerdo a la versión de Debra, el presidente encomendó al consejero nacional de seguridad, Jake Sullivan, y al Consejo Nacional de Seguridad que dialogaran con el gobierno sirio para “ver qué es lo que quieren”. Pero, luego de tres meses no han visto avances.

Sorprendentemente, gobierno sirio este miércoles tener cautivos a ciudadanos estadounidenses, incluyendo al periodista Tice, secuestrado hace una década en la capital siria, Damasco.

Biden dijo en un comunicado que Tice “puso la verdad por encima de sí mismo y viajó a Siria para mostrarle al mundo el costo real de la guerra”. “Sabemos con certeza que ha estado retenido por el régimen sirio”, dijo.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más