Washington. [AFP]. El presidente de , , instó a la rebelión contra el confinamiento, pese a que su país se ha convertido en el principal foco del coronavirus con cerca de un cuarto de los más de 154.000 muertos en el mundo.

Una semana después de los católicos y los protestantes, el mundo ortodoxo vive a su vez el fin de semana de Pascua confinado, como los fieles rumanos, que estaban convocados a celebrar estas festividades religiosas desde el balcón de sus casas.

Y es que la distancia social ha frenado la virulenta propagación de la pandemia con 4.500 millones de personas, es decir más de la mitad de la población mundial, confinadas en sus casas.

Sin embargo, en Estados Unidos, el principal instigador para poner fin al confinamiento es el propio presidente. “¡Liberen a Minnesota!”, “¡Liberen a Michigan!”, tuiteó Trump al tiempo que manifestantes, a veces armados, se disponen a desafiar de nuevo este sábado en las calles a las autoridades de estos Estados demócratas.

Mientras se superan los 154.000 muertos en el mundo, el Fondo Monetario Internacional (FMI) anuncia la peor recesión desde de la Gran Depresión de 1929, los gobiernos se enfrentan al dilema de cuándo y cómo poner fin al confinamiento, en un intento de buscar el equilibrio entre amortiguar los daños a la economía y salvar vidas.

Prácticamente, no hay un solo país o territorio del planeta a donde no haya llegado el coronavirus, que ya ha infectado a un total de 2.250.000 personas y ha provocado más de 154.000 muertos. Europa registra la mitad de los contagios (1,11 casos confirmados) y casi dos tercios de los fallecidos (casi 98.000), según el último recuento de la AFP realizado el sábado a las 11:00 (GMT).

Italia registra cerca de 23.000 decesos, España más de 20.000, Francia cerca de 19.000 y Reino Unido se acerca a los 15.000.

En América Latina el número de muertos supera los 4.000 y África registra más de 1.000.

A protest organized by "Michiganders Against Excessive Quarantine" gather around the Michigan State Capitol in Lansing, Michigan on April 15, 2020.  The group is upset with Michigan Governor Gretchen Whitmer's(D-MI) expanded the state’s stay-at-home order to contain the spread of the coronavirus. / AFP / JEFF KOWALSKY
A protest organized by "Michiganders Against Excessive Quarantine" gather around the Michigan State Capitol in Lansing, Michigan on April 15, 2020. The group is upset with Michigan Governor Gretchen Whitmer's(D-MI) expanded the state’s stay-at-home order to contain the spread of the coronavirus. / AFP / JEFF KOWALSKY

Temor a la “violencia”

Estados Unidos es el país más golpeado por el virus que surgió en la ciudad china de Wuhan a finales de 2019. Hasta ahora ha registrado más de 706.000 contagios y 37.079 fallecidos.

Ante la falta de una red de protección social, millones de estadounidenses recurren a los bancos de alimentos, cuyos trabajadores están desbordados por la explosión de la demanda.

Nuestros empleados no pueden más”, dice Dan Flowers, responsable de un banco de alimentos en Ohio. “Están desbordados. Nos gustaría ver el fin”, dice.

En este contexto, el gobernador demócrata del Estado de Washington, Jay Inslee, está indignado por los tuits del presidente que alientan, según él, “actos peligrosos e ilegales”.

Pone a millones de personas en peligro de infectarse con COVID-19. Sus arremetidas desequilibradas y sus llamados a ‘liberar’ los Estados podrían llevar también a la violencia”, tuiteó.

Según un estudio realizado por la Universidad de Stanford, en Santa Clara, en California, entre el 2,5% y el 4,1% de la población local estaba infectada por el coronavirus, entre 50 y 85 veces más que el número de casos oficialmente confirmados.

Lejos de la primera potencia mundial, en Sudáfrica, el confinamiento ya ha empezado desatar una “guerra” para poder comer.

Señor presidente, estamos atravesando una crisis alimentaria. Aquí hay una guerra”, advierte Joani Fredericks, una activista de Sudáfrica, preocupada porque el confinamiento en su país ha derivado en choques con la policía y saqueos en los barrios más empobrecidos, a causa del hambre.

People take part in a protest for "Michiganders Against Excessive Quarantine" at the Michigan State Capitol in Lansing, Michigan on April 15, 2020.  The group is upset with Michigan Governor Gretchen Whitmer's(D-MI) expanded the state’s stay-at-home order to contain the spread of the coronavirus. / AFP / JEFF KOWALSKY
People take part in a protest for "Michiganders Against Excessive Quarantine" at the Michigan State Capitol in Lansing, Michigan on April 15, 2020. The group is upset with Michigan Governor Gretchen Whitmer's(D-MI) expanded the state’s stay-at-home order to contain the spread of the coronavirus. / AFP / JEFF KOWALSKY

¿Desconfinamiento?

Ante las señales de la desaceleración de la epidemia en Europa, aunque siga aumentando el número de muertos, algunos países empezarán a reabrir los colegios.

A partir del 11 de mayo está previsto que lo hagan en Francia y Suiza, el 4 de mayo en Alemania, el 27 de abril en Noruega y desde ahora en Dinamarca. En España, los alumnos seguirán estudiando desde casa el tercer trimestre y no hay fecha para reabrir los centros educativos.

Pero ¿se trata de un riesgo asumido? Los datos muestran que el coronavirus apenas afecta a los más jóvenes, por lo que el riesgo de esta franja etaria de enfermar gravemente o de ser vectores del virus al volver a clases parece menor, dicen los expertos.

El coronavirus sigue dejando escenas trágicas, como la de un convento de capuchinos en el sureste de Francia, donde cinco de los once hermanos han muerto por COVID-19 mientras los más jóvenes se recuperan poco a poco.

Tuve suerte”, dice la alemana Martina Hamacher, de 60 años, que acaba de pasar su primera noche sin asistencia respiratoria tras varias semanas enferma, tres de ellas en reanimación.

Todo empezó “como una gripe” con “un poco de fiebre”. Pero rápidamente se agravó la situación. “Nunca viví algo así, este sentimiento de no poder respirar... Es imposible de describir, siempre se me quedará en la cabeza”, dice aliviada.

Lansing (United States), 15/04/2020.- Protesters join in 'Operation Gridlock' near the Michigan state Capitol in Lansing, Michigan, USA, 15 April 2020. The protest organizers, The Michigan Conservative Coalition and Michigan Freedom Fund, want people who are upset with Michigan Governor Gretchen Whitmer extending her stay at home order through 30 April to surround the Capitol with vehicles, make noise and create a traffic jam. The extended ban prohibits such activities as driving to see friends and crossing the street to visit neighbors. (Protestas, Estados Unidos) EFE/EPA/JEFFREY SAUGER
Lansing (United States), 15/04/2020.- Protesters join in 'Operation Gridlock' near the Michigan state Capitol in Lansing, Michigan, USA, 15 April 2020. The protest organizers, The Michigan Conservative Coalition and Michigan Freedom Fund, want people who are upset with Michigan Governor Gretchen Whitmer extending her stay at home order through 30 April to surround the Capitol with vehicles, make noise and create a traffic jam. The extended ban prohibits such activities as driving to see friends and crossing the street to visit neighbors. (Protestas, Estados Unidos) EFE/EPA/JEFFREY SAUGER

“El más aislado de la tierra”

En Brasil, con 2.141 muertos y más de 33.000 infectados, la situación sanitaria en las favelas es particularmente preocupante.

Hay grandes riesgos de propagación del virus en la favela, en torno a un 40-50% de test que se hacen aquí son positivos”, dice Tiago Vieira Koch, director de clínica que trabaja en Rocinha, en Río, una de las mayores barriadas de América Latina.

La crisis sanitaria amenaza con pasar una pesada factura a la región latinoamericana y borrar todos los avances logrados en los últimos años, como ya advirtió el Banco Mundial, que prometió 160.000 millones de dólares para financiar proyectos contra la pandemia en los próximos quince meses.

Después de que Argentina declarara recientemente una moratoria para el pago de la deuda interna, los acreedores de Ecuador aceptaron extender hasta agosto el plazo para que el país pague 811 millones de dólares de intereses de su deuda externa, que serán utilizados para luchar contra el coronavirus.

Mientras las autoridades brasileñas se niegan a decretar medidas para contener la propagación, otros países como República Dominicana, El Salvador o Paraguay prolongan los toques de queda o los confinamientos.

El gobierno de México, que prohibió la incineración de los restos de personas fallecidas por el coronavirus sin identificar, anunció la compra de 1.000 respiradores a Estados Unidos, una décima parte de lo que el presidente Andrés Manuel López Obrador, le había solicitado a su homólogo Trump.

México reporta 6.875 casos confirmados y 546 fallecidos.

Guatemala por su parte anunció que las deportaciones de guatemaltecos desde Estados Unidos han sido suspendidas hasta nuevo aviso tras un repunte de casos de coronavirus entre los expulsados.

Por otra parte, las prisiones se están convirtiendo en nuevos focos de preocupación para las autoridades locales. En Ecuador, falleció un preso de una cárcel donde hay unos 1.400 detenidos, mientras en Colombia murieron tres reclusos y 20 estaban contagiados en la cárcel de Villavicencio, en el departamento de Meta, en el centro del país.

_____________________

¿Qué es el coronavirus?

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), los coronavirus son una amplia familia de virus que pueden causar diferentes afecciones, desde el resfriado común hasta enfermedades más graves, como el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV) y el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS-CoV).

El coronavirus descubierto recientemente causa la enfermedad infecciosa por coronavirus COVID-19. Ambos fueron detectados luego del brote que se dio en Wuhan (China) en diciembre de 2019.

El cansancio, la fiebre y la tos seca son los síntomas más comunes de la COVID-19; sin embargo, algunos pacientes pueden presentar congestión nasal, dolores, rinorrea, dolor de garganta o diarrea.

Aunque la mayoría de los pacientes (alrededor del 80%) se recupera de la enfermedad sin necesidad de realizar ningún tratamiento especial, alrededor de una de cada seis personas que contraen la COVID-19 desarrolla una afección grave y presenta dificultad para respirar.

Para protegerse y evitar la propagación de la enfermedad, la OMS recomienda lavarse las manos con agua y jabón o utilizando un desinfectante a base de alcohol que mata los virus que pueden haber en las manos. Además, se debe mantener una distancia mínima de un metro frente a cualquier persona que estornude o tose, pues si se está demasiado cerca, se puede respirar las gotículas que albergan el virus de la COVID-19.

¿Cuánto tiempo sobrevive el coronavirus en una superficie?

Aún no se sabe con exactitud cuánto tiempo sobrevive este nuevo virus en una superficie, pero parece comportarse como otros coronavirus.

Estudios indican que pueden subsistir desde unas pocas horas hasta varios días. El tiempo puede variar en función de las condiciones (tipo de superficie, la temperatura o la humedad del ambiente).

__________________________

El Comercio mantendrá con acceso libre todo su contenido informativo sobre el coronavirus.

__________________________

VIDEO RECOMENDADO

Italia trabaja contrarreloj para certificar mascarillas quirúrgicas. (AFP).

TE PUEDE INTERESAR