Elecciones en Estados Unidos: De izquierda a derecha Alexandria Ocasio-Cortez, Debbie Murcasel-Powell, Ilhan Omar y Sharice Davids. (Fotos: AFP, Reuters, EFE).
Elecciones en Estados Unidos: De izquierda a derecha Alexandria Ocasio-Cortez, Debbie Murcasel-Powell, Ilhan Omar y Sharice Davids. (Fotos: AFP, Reuters, EFE).
Redacción EC

Washington. Las en han dejado un nuevo récord de mujeres elegidas para las dos Cámaras del Congreso, con 113 representantes y senadoras, frente a las 107 que hasta este momento ocupaban escaños.

En total, tras las elecciones resultaron elegidas 103 mujeres, que se suman a las 10 senadoras que aún se mantienen en su escaño al no estar en juego, informó el diario digital Politico. 

Las mujeres, muy críticas con el presidente de Estados Unidos, , han impulsado principalmente el avance electoral de los demócratas, que han conseguido recuperar el control de la Cámara de los Representantes.

La neoyorquina , demócrata latina y de 29 años, y que se ha convertido en la congresista más joven de la historia de Estados Unidos, es un claro símbolo de ese avance, aunque no ha sido la única mujer e hispana en acceder al Capitolio.

La neoyorquina Alexandria Ocasio-Cortez, tiene 28 años y es de origen puertorriqueño. | Foto: AFP
La neoyorquina Alexandria Ocasio-Cortez, tiene 28 años y es de origen puertorriqueño. | Foto: AFP

Verónica Escobar y Sylvia García comparten el honor de ser las primeras hispanas en representar a Texas en el Congreso, mientras que Debbie Murcasel-Powell, de origen ecuatoriano, dio una de las grandes sorpresas al imponerse a su rival en Florida con más del 50% de los votos.

Otras mujeres destacadas que han llegado por primera vez a la Cámara Baja tienen ascendencia africana, son indígenas o pertenecen a la comunidad LGTB.

Ilhan Omar, nacida en Somalia en 1981, y Rashida Tlaib, hija de inmigrantes palestinos, serán las primeras musulmanas en el Congreso.

Además, en enero dos indígenas se sentarán por primera vez en la Cámara de Representantes: Deb Haaland (Nuevo México) y Sharice Davids, que será además la primera persona abiertamente LGTB de Kansas en el Congreso.

En las primeras elecciones de Estados Unidos tras el nacimiento del movimiento #MeToo, son varias las mujeres que han roto el techo de cristal y se han alzado por primera vez con cargos electos, como la republicana Marsha Blackburn, primera mujer senadora en la historia de Tennessee.

En Georgia, Stacey Abrams aspira a convertirse en la primera afroamericana gobernadora del país, aunque deberá esperar al recuento que ha solicitado debido a lo estrecho de la diferencia con su rival republicano, Brian Kemp.

Fuente: EFE