Redacción EC

Ginebra. Unos 1.000 "" franceses manifestaron en calma este miércoles en , ante la sede de , en protesta por la violencia policial de la que se consideran víctimas en su país.

Los manifestantes se concentraron ante el Palacio de Naciones, la sede europea de la ONU, bajo la mirada de su propio servicio de seguridad, vestidos con chalecos color naranja, y de la policía ginebrina.

Los manifestantes franceses, provenientes en su mayoría de los departamentos fronterizos, organizaron grupos de discusión sobre el uso de bolas de goma por parte de las fuerzas de seguridad francesas, unos proyectiles además que son fabricados en Suiza.

Los "chalecos amarillos" no fueron autorizados a entrar en la sede de la ONU, aunque según la agencia de prensa ATS, una pequeña delegación fue recibida en las oficinas del Alto Comisionado para los Derechos Humanos, tras lo cual la protesta se disolvió pacíficamente.

Fuente: AFP