Agencia EFE

Agencia de noticias

Veinte personas fueron detenidas este domingo y seis resultaron heridas durante los incidentes en los momentos finales de una manifestación en Bruselas que reunió a 8.000 personas contra las medidas sanitarias para contener el y la posible obligatoriedad de la vacuna.

La manifestación se desarrolló de forma pacífica hasta sus instantes finales, cuando en una de las calles aledañas a las sedes de las instituciones europeas se registraron lanzamientos de proyectiles y fuegos artificiales por parte de un grupo de manifestantes hacia la policía presente en la zona, donde se habían cortado varias calles.

MIRA: Fauci: son “alentadores” los primeros indicios sobre la gravedad de la nueva variante ómicron del coronavirus

Las fuerzas de seguridad contestaron con la activación de cañones de agua y el uso de gases lacrimógenos, e informaron posteriormente de veinte detenciones administrativas en el contexto de los disturbios finales, además de varios destrozos materiales en la zona.

Además, cuatro manifestantes y dos agentes de policía resultaron heridos y fueron trasladados al hospital.

Además, cuatro manifestantes y dos agentes de policía resultaron heridos y fueron trasladados al hospital.

La manifestación había comenzado en torno a la una del mediodía cerca de la Estación del Norte de la capital belga y avanzó hasta el barrio europeo, donde unas 8.000 personas, según cifras de la policía, se concentraban alrededor de las tres y media de la tarde con carteles en defensa de las “libertades” y contra la “dictadura de la estigmatización” de los no vacunados.

Los manifestantes participan en una protesta contra las medidas del gobierno belga para frenar la propagación del Covid-19. (Kenzo TRIBOUILLARD / AFP).
Los manifestantes participan en una protesta contra las medidas del gobierno belga para frenar la propagación del Covid-19. (Kenzo TRIBOUILLARD / AFP).

El país afronta este otoño tasas récord de incidencia acumulada desde el comienzo de la pandemia, con 2.127 casos por 100.000 habitantes a catorce días.

La manifestación de este domingo estuvo rodeada de elevadas precauciones y vigilancia después de que hace dos semanas una protesta similar aunque más numerosa, con 35.000 personas, dejase más de cuarenta detenidos, tres heridos y numerosos daños materiales.

Los participantes en la marcha consideran el certificado digital covid, necesario en Bélgica para acceder a bares, restaurantes y algunos eventos de ocio, “contrario a los derechos fundamentales y discriminatorio” y afirman que “el virus no está bajo control, pero la población sí”, en declaraciones recogidas por el diario belga Le Soir.

Algunos señalan no estar en contra de las vacunas como tal, sino de la posible obligatoriedad de recibirla, un debate sobre el que todavía no se ha tomado ninguna decisión en Bélgica más allá de para el personal sanitario a partir de enero de 2022.

También será obligatoria para trabajadores como los bomberos, que denuncian que una quinta parte de su flota de Bruselas (unas 200 personas) no podría trabajar si se les exige presentar este certificado y se unieron este domingo a las protestas.

Las fuerzas de seguridad han aumentado sus efectivos en la marcha, tanto oficiales como de paisano, tras los incidentes de hace dos semanas y después de que el Órgano de Coordinación para el Análisis de las Amenazas (OCAM) belga haya advertido en un informe de que la resistencia a las medidas sanitarias está conduciendo “a una mayor polarización, extremismo y amenazas”.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

________________________________

VIDEO RECOMENDADO

La OMS clasifica como "preocupante" nueva variante del COVID-19 y la nombra Ómicron
La OMS clasifica como "preocupante" nueva variante del COVID-19 y la nombra Ómicron

TE PUEDE INTERESAR