Trabajadores de la salud son vistos en las estructuras temporales construidas por el coronavirus al lado del hospital de Brescia en Italia. (EFE).
Trabajadores de la salud son vistos en las estructuras temporales construidas por el coronavirus al lado del hospital de Brescia en Italia. (EFE).
Redacción EC

Roma. [Con información de AFP]. Dos enfermeras tomaron la fatal decisión de suicidarse en el norte de en medio de la crisis sanitaria que afronta el país europeo por el nuevo , que ya deja más de 6.000 fallecidos.

Daniela Trezzi, era enfermera de terapia intensiva del hospital de la localidad de Monza en Italia. La mujer se ahorcó hace unos días en su mismo centro de labores tras haber dado positivo por el nuevo coronavirus.

Agotada por el trabajo y preocupada por haber contagiado a más personas en el centro médico, Trezzi tomó la decisión de suicidarse, reporta desde Italia el medio argentino Clarín.

No la olvidaremos nunca”, relatan sus compañeros de trabajo. Daniela vivía sola y con 34 años dejó este mundo. “Demasiado alto el precio que estamos pagando. Ya hubo otros suicidios”, agregan.

Sus amigos más cercanos también resaltaron su voluntad y solidaridad para salvar de manera obsesiva a los pacientes que habían sido contagiados por coronavirus y estaban al borde de la muerte. En medio de su deceso, Italia reporta el colapso de su sistema y la preocupación por los contagios y muertes del personal de salud.

Más de 5.000 profesionales del sector sanitario de Italia están infectados actualmente con el nuevo coronavirus. Así lo ha denunciado en una carta el sindicato médico Anaao Assomed enviada al presidente del Instituto Superior de Salud, Silvio Brusaferro, en la que pide que intervenga de inmediato para garantizar los instrumentos de protección individual de los trabajadores del sector.

La misiva denuncia que en las últimas horas otros dos cirujanos han sido sometidos a intubación en la ciudad de Turín y que en la región de Piamonte hay una veintena de médicos hospitalizados.

Una trabajadora médica que usa una máscara protectora y gafas observa mientras trata a un paciente de coronavirus (COVID-19) en una unidad de cuidados intensivos en el hospital Oglio Po en Cremona, Italia. (REUTERS / Flavio Lo Scalzo).
Una trabajadora médica que usa una máscara protectora y gafas observa mientras trata a un paciente de coronavirus (COVID-19) en una unidad de cuidados intensivos en el hospital Oglio Po en Cremona, Italia. (REUTERS / Flavio Lo Scalzo).

Los hospitales son los más afectados

"Algo no funciona”, menciona el profesor Massimo Galli, especialista en enfermedades infecciosas del hospital Sacco de Milán. Estos centros hospitalarios se han transformado con el pasar de los días y los contagios en un nuevo foco de brotes de la epidemia.

Según menciona el medio argentino, la epidemia se inició en Italia el pasado 21 de febrero en el hospital de Codogno de Lodi en Lombardía. Aparentemente, el virus se había infiltrado dos semanas antes en la zona y los que acudieron al centro médico por problemas en el pulmón infectaron a los médicos, pacientes, trabajadores de seguridad y enfermeros.

Por otro lado, Luigi Lopalco de la Universidad de Pisa indica que la organización de un hospital en condiciones normales no está preparada para afrontar el coronavirus "que se trasmite por vía aérea y con una alta tasa de contagio, que lo convierte en centro de difusión”.

El profesor de Biología de sistemas de la Universidad de Filadelfia, Enrico Bucci, va más allá y confiesa que los "médicos no están preparados porque hace generaciones que en Italia no se ha visto un epidemia como esta”.

Las autoridades han reportado hasta el momento la muerte de 25 médicos.

Por ello, ante el incremento de contagios y muertes del personal de salud, Italia convocó a cientos de enfermeros y médicos “frescos” y solicitó la ayuda de otros países.

Países y territorios con casos confirmados del nuevo coronavirus, al 25 de marzo a las 11:00H (GMT). (AFP).
Países y territorios con casos confirmados del nuevo coronavirus, al 25 de marzo a las 11:00H (GMT). (AFP).

Otro suicidio: enfermera se tiró al mar

La enfermera Silvia Luchetta, de 49 años, puso punto final a su vida tras tirarse al mar en Veneto, ubicado en el noreste de Italia. Las consecuencias de su muerte habrían sido el estrés, el dolor por la tragedia que vive actualmente el país europeo y el agotamiento.

Sus compañeros mencionan que la enfermera del hospital Jesolo era una de las más activas y entusiasta en la relación con sus pacientes. Incluso, no se atreven a decirles que ha fallecido, simplemente atinan a responder que fue transferida a otro centro médico.

No obstante, el sindicato médico ha pedido que garanticen, bien por circular, bien por decreto, que el personal médico en contacto con casos sospechosos o positivos de COVID-19 usen en todo momento equipos de protección personales y mascarillas sanitarias FFP2 y FFP3, adecuadas para estas circunstancias.

Además, se ha solicitado que las fábricas del país se empeñen en la producción de estas mascarillas y que se elimine la burocracia para acelerar su importación.

Según el último balance oficial de Protección Civil, el coronavirus ha dejado en Italia por el momento 6.820 fallecidos y los enfermos actualmente son 54.030.

El martes, por tercer día consecutivo, descendieron el número de nuevos contagiados respecto al día anterior, pero no de muertos.

La Organización Mundial de la Salud dijo este miércoles que Italia podría alcanzar el pico de la curva de transmisiones “esta semana”.

¿Qué es el coronavirus?

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), los coronavirus son una amplia familia de virus que pueden causar diferentes afecciones, desde el resfriado común hasta enfermedades más graves, como el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV) y el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS-CoV).

El coronavirus descubierto recientemente causa la enfermedad infecciosa por coronavirus COVID-19. Ambos fueron detectados luego del brote que se dio en Wuhan (China) en diciembre de 2019.

El cansancio, la fiebre y la tos seca son los síntomas más comunes de la COVID-19; sin embargo, algunos pacientes pueden presentar congestión nasal, dolores, rinorrea, dolor de garganta o diarrea.

Aunque la mayoría de los pacientes (alrededor del 80%) se recupera de la enfermedad sin necesidad de realizar ningún tratamiento especial, alrededor de una de cada seis personas que contraen la COVID-19 desarrolla una afección grave y presenta dificultad para respirar.

Para protegerse y evitar la propagación de la enfermedad, la OMS recomienda lavarse las manos con agua y jabón o utilizando un desinfectante a base de alcohol que mata los virus que pueden haber en las manos. Además, se debe mantener una distancia mínima de un metro frente a cualquier persona que estornude o tose, pues si se está demasiado cerca, se puede respirar las gotículas que albergan el virus de la COVID-19.

VIDEO RECOMENDADO

Progresiva reanudación de la actividad en Wuhan, cuna del coronavirus. (AFP).

TE PUEDE INTERESAR