Redacción EC

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Los titulares que llegan desde Europa sobre la pandemia no son nada alentadores. Récords de contagios y muertes, sistemas sanitarios al borde del colapso y un enojo ciudadano hacia las nuevas restricciones sociales que no deja de crecer son los ingredientes de una segunda ola de que sigue avanzando desenfrenadamente en el Viejo Continente.

Mientras los hospitales luchan para darse abasto y las autoridades intentan frenar los contagios, las autoridades de la Unión Europea (UE) ya advirtieron que no habrá dosis suficientes de vacunas COVID-19 para toda la población del bloque antes de fines del 2021.

Europa, región que los expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconocen que ha vuelto a convertirse en el epicentro de la pandemia, registra 9,5 millones de casos y 269.000 decesos.

La situación ha llevado a las naciones más afectadas a endurecer o retomar las estrictas medidas de confinamiento o cierre parcial que, en algunos casos, habían adoptado meses atrás. En algunos estados ya está en vigor el toque de queda y se limitan los horarios de apertura de los establecimientos así como la movilidad.

A continuación, hacemos un repaso de la situación en los países europeos más golpeados por la segunda ola y enumeramos las medidas que han adoptado en su intento de contener la crisis.

ESPAÑA

En un esfuerzo por frenar el creciente número de nuevos casos de coronavirus en el país, el Gobierno español volvió a decretar el domingo último el estado de alarma nacional por un período inicial de 15 días que planea prolongar hasta mayo del 2021.

Las medidas incluyen un toque de queda nocturno obligatorio entre las 11 p.m. y las 6 a.m. para limitar la circulación de las personas y reafirma el apoyo a que las regiones puedan ordenar confinamientos perimetrales de sus propios territorios.

Así, el desplazamiento de personas se limitó a actividades de primera necesidad, como ir al supermercado o la farmacia. Locales como restaurantes y bares tuvieron que cerrar sus puertas.

Las autoridades de Cataluña, en tanto, estudian decretar un confinamiento domiciliario durante los fines de semana para contener la epidemia del coronavirus.

El primer estado de alarma nacional estuvo en vigor entre mediados de marzo y junio, los momentos más duros de la emergencia sanitaria en España, y supuso el cierre de fronteras, el confinamiento general de la población en las viviendas y la prohibición temporal de actividades socioeconómicas. Las medidas están entre las más estrictas del mundo.

Ahora, con las finanzas del país en crisis, el gobierno español dijo el martes que planeaba aumentar los impuestos a las grandes empresas y a las personas adineradas para financiar un mayor gasto en asistencia social e infraestructura.

ITALIA

Para frenar el número creciente de contagios diarios, el gobierno de Italia anunció el estado de emergencia hasta el 31 de enero del 2021, decretó que mantendrá cerrados los cines, teatros o salas de conciertos y reducirá el horario de apertura de bares y restaurantes hasta el 24 de noviembre. Además, impulsará la educación telemática.

Las medidas, calificadas por los medios de comunicación como de “semiconfinamiento”, provocaron protestas, enfrentamientos y hasta actos de violencia en toda Italia, donde propietarios de restaurantes, bares, piscinas, gimnasios, escuelas de danza y comercios en general temen perder definitivamente sus negocios.

Las nuevas medidas impuestas por el gobierno provocaron fuertes protestas en varias ciudades de Italia. (Foto: EFE / EPA / Esquina Matteo)
Las nuevas medidas impuestas por el gobierno provocaron fuertes protestas en varias ciudades de Italia. (Foto: EFE / EPA / Esquina Matteo)

Ante este escenario, el Ejecutivo de Giuseppe Conte también anunció la distribución de 5.000 millones de euros (casi 6.000 millones de dólares) como indemnizaciones para los comercios.

Las autoridades temen que la emergencia sanitaria provoque una crisis del sistema de salud y se revivan las escenas de marzo en la próspera Lombardía, donde hubo que llamar al ejército para almacenar los ataúdes.

FRANCIA

En el país galo, donde la situación es crítica, el presidente Emmanuel Macron dirigirá este miércoles un discurso televisado a la nación en el que anunciará nuevas medidas para combatir el avance del coronavirus, que pueden incluir un nuevo confinamiento de la población, anunció el Elíseo.

La cadena francesa BFM TV adelantó que el confinamiento bajo consideración sería “más flexible” que las estrictas restricciones al movimiento impuestas en Francia en marzo de este año.

Varias ciudades de Francia ya tienen vigente un toque de queda nocturno. (Foto: AP)
Varias ciudades de Francia ya tienen vigente un toque de queda nocturno. (Foto: AP)

El primer ministro francés, Jean Castex, dijo el martes a los legisladores que las unidades de cuidados intensivos de los hospitales estarán saturadas de pacientes con COVID-19 para el 11 de noviembre si no se hace nada para detener la epidemia en el país.

Francia registró 292 muertos por el virus el martes, lo que supone la cifra más alta desde abril.

ALEMANIA

Incluso Alemania, ampliamente elogiada por su respuesta inicial a la pandemia, acordará este miércoles una estricta restricción de los contactos para atajar la propagación del coronavirus tras un fuerte repunte de los nuevos casos en los últimos días.

La restricción de contactos va a ser similar a la de marzo, cuando la canciller Angela Merkel y los otros líderes políticos del país limitaron a dos el número de personas de diferentes hogares que podían juntarse en espacios públicos.

El ministro de Economía, Peter Altmaier, dijo que es probable que el país alcance los 20.000 casos al día a fines de esta semana.

Un café luce cerrado en Eggenfelden, una ciudad del distrito del condado de Rottal-Inn en Baviera, Alemania, después de que se impusiera un cierre local debido a la pandemia. (Foto: AFP / Christof Stache)
Un café luce cerrado en Eggenfelden, una ciudad del distrito del condado de Rottal-Inn en Baviera, Alemania, después de que se impusiera un cierre local debido a la pandemia. (Foto: AFP / Christof Stache)

La falta de personal en los hospitales se está convirtiendo en uno de los principales problemas en la atención de los pacientes con coronavirus en Alemania, donde el número de pacientes en las unidades de cuidados intensivos se ha duplicado en las últimas dos semanas.

En Alemania, miles de ciudadanos protestan desde abril contra las restricciones vinculadas a la pandemia a pesar de que el país nunca ha experimentado un confinamiento estricto.

REINO UNIDO

En el Reino Unido, varias zonas del país están bajo estrictas medidas restrictivas para controlar la pandemia.

Cada una de las cuatro naciones que forman el país -Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte- tienen competencia en materia sanitaria y fijan sus políticas contra el coronavirus.

Cerca de ocho millones de personas en Inglaterra estarán bajo el régimen de restricciones más estricto que prevé por ahora el Gobierno a partir del jueves, cuando la ciudad de Nottingham entrará en el máximo nivel de alerta. Ese escenario implica el cierre de los bares que no sirvan comida y veta las reuniones sociales, pero no impone restricciones de movilidad.

En el sistema de alertas que impera actualmente en Inglaterra existen tres niveles de riesgo por el virus. Por ejemplo, una de las últimas localidades que ha elevado su nivel de alarma ha sido Warrington, en el condado de Cheshire (noroeste). Ahí rige ahora el cierre de pubs y bares -a menos que sirvan comidas- y la prohibición a personas de hogares diferentes a reunirse en interiores, jardines privados y terrazas de locales públicos.

Otras áreas del norte de Inglaterra, como Manchester, Liverpool o Lancashire, también están sujetas a duras normas a fin de contener los repuntes mientras que Gales guarda actualmente un confinamiento de 17 días en la región.

Manifestantes contra las medidas de control social participaron esta semana en una marcha en Londres. (Foto: Reuters / Henry Nicholls)
Manifestantes contra las medidas de control social participaron esta semana en una marcha en Londres. (Foto: Reuters / Henry Nicholls)

El Reino Unido comunicó este martes 367 muertes por COVID-19 en las últimas veinticuatro horas, la mayor cifra diaria que se ha registrado desde fines de mayo.

BÉLGICA

Bélgica se convirtió el martes en el país europeo más golpeado por el coronavirus, con una incidencia acumulada de 1.390,9 casos de media por 100.000 habitantes en 14 días.

Además, las hospitalizaciones en ese país se incrementan a un ritmo semanal del 88%, con 502 ingresos de media al día, mientras que los decesos ligados al coronavirus se sitúan en una media diaria de 48,3 fallecimientos, un alza semanal del 50%.

Desde el lunes 19 de octubre, Bélgica aplica un toque de queda nocturno en todo el país, que tiene completamente cerrado el sector de la hostelería. La medida estará vigente hasta fines de mes.

Un aula luce vacía en una escuela secundaria de Izel, provincia de Luxemburgo, Bélgica. (Foto: EFE / EPA / Julien Warnand)
Un aula luce vacía en una escuela secundaria de Izel, provincia de Luxemburgo, Bélgica. (Foto: EFE / EPA / Julien Warnand)

A nivel federal, el Gobierno belga esperará para ver si estas medidas surten efecto o si es necesario aplicar un confinamiento generalizado similar al de la pasada primavera.

Las autoridades de Bruselas, una de las regiones más afectadas, adelantaron el toque de queda de medianoche a las 10 p.m, ordenaron el cierre de tiendas a las 8 p.m. y prohibieron las actividades culturales y deportivas a partir del lunes.

Además, desde el lunes la mascarilla volvió a ser de uso obligatorio en todos los espacios públicos de Bruselas.

__________________________

VIDEO RECOMENDADO

España decreta el estado de alarma por coronavirus. (AFP).

TE PUEDE INTERESAR