Agencia AFP

El presidente de Rusia, , defendió este lunes la ofensiva en y criticó a Kiev y los países occidentales, al tiempo que buscó alimentar el patriotismo de la población y su apoyo a la campaña en el Día de la Victoria.

En un discurso al principio del gran desfile militar anual en la Plaza Roja de Moscú que conmemora la victoria soviética ante los nazis en 1945, Putin aseguró que su ejército combatía en Ucrania para defender a la “patria” contra la “amenaza inaceptable” que representa su vecino, apoyado por Occidente.

MIRA: Los misiles Javelin: el icono de la ayuda militar occidental en Ucrania

“Me dirijo a nuestras fuerzas armadas: ustedes luchan por la patria, por su futuro”, afirmó el mandatario.

Los lanzadores de misiles balísticos intercontinentales rusos Yars desfilan por la Plaza Roja durante el Día de la Victoria, el 9 de mayo de 2022. (Alejandro NEMENOV / AFP).
Los lanzadores de misiles balísticos intercontinentales rusos Yars desfilan por la Plaza Roja durante el Día de la Victoria, el 9 de mayo de 2022. (Alejandro NEMENOV / AFP).

Dos meses y medio después de haber desplegado sus fuerzas en Ucrania, los combates se concentran en el este del país. Rusia tuvo que rebajar sus ambiciones de tomar rápidamente el país y la capital frente a la feroz resistencia de las tropas ucranianas, armadas por los países occidentales.

MIRA: Rusia bombardea una escuela en Lugansk y deja al menos 60 civiles muertos, según Zelensky

El presidente ruso sitúa el conflicto en Ucrania en la misma línea de 1945 y no cesa de calificar al adversario de neonazi.

Ante los miles de soldados que participaban en el desfile, Putin volvió a justificar su decisión de lanzar la ofensiva contra Ucrania el 24 de febrero, alegando que Kiev preparaba un ataque contra los separatistas prorrusos en el este del país, quería hacerse con la bomba atómica y recibía el apoyo de la OTAN.

MIRA: Estados Unidos anuncia que los países del G7 se comprometieron a dejar de importar petróleo ruso

“Se estaba formando una amenaza totalmente inaceptable, directamente en nuestras fronteras”, dijo, acusando de nuevo al país vecino de neonazismo y calificando la ofensiva de “respuesta preventiva”. Fue “única decisión correcta” posible, añadió.

Un tanque ruso T-72B3M desfila por la Plaza Roja durante el Día de la Victoria en el centro de Moscú el 9 de mayo de 2022. (Alejandro NEMENOV / AFP).
Un tanque ruso T-72B3M desfila por la Plaza Roja durante el Día de la Victoria en el centro de Moscú el 9 de mayo de 2022. (Alejandro NEMENOV / AFP).

El símbolo “Z”

Desde la llegada al poder de Vladimir Putin en 2000, el tradicional desfile del 9 de mayo celebra tanto la victoria soviética sobre la Alemania nazi como el poderío de Rusia tras la humillación de la caída de la URSS.

En Moscú, las fuerzas de seguridad, desplegadas a lo largo del recorrido de la marcha en el centro de la ciudad, lucían en el hombro derecho la letra “Z”, convertida en símbolo de los partidarios de la ofensiva en Ucrania, ya que está pintada en los vehículos de las unidades en el conflicto.

En el desfile de Novosibirsk, en Siberia, vehículos de la Segunda Guerra Mundial, también con una “Z”, recorrieron la ciudad.

Putin ha hecho del 9 de mayo una fecha patriótica para los rusos, aunque la URSS perdió a 27 millones de sus ciudadanos en la guerra.

Ante este terrible balance, el presidente ruso señaló el lunes el deber de Rusia de evitar otro conflicto mundial.

“Nuestro deber es guardar la memoria de los que aplastaron el nazismo (...) y hacer todo lo posible para que el horror de una nueva guerra mundial no vuelva a pasar”, dijo.

Después de su discurso, 11.000 soldados, decenas de vehículos --entre ellos lanzamisiles estratégicos-- desfilaron por la plaza Roja. También participaron unidades que regresaban del frente ucraniano.

La parte aérea tuvo que ser suspendida debido al mal tiempo. Estaba previsto que volara el “avión de la Apocalipsis”, el Il-80, concebido especialmente para permitir al presidente ruso seguir al frente del país desde el aire en caso de guerra nuclear.

Según las autoridades municipales de Moscú, está previsto que un millón de personas asistan a la celebración.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más