En esta foto de archivo tomada el 3 de mayo de 2017, la candidata a las elecciones presidenciales de Francia Marine Le Pen, junto a su rival Emmanuel Macron durante un debate. (ERIC FEFERBERG / POOL / AFP).
En esta foto de archivo tomada el 3 de mayo de 2017, la candidata a las elecciones presidenciales de Francia Marine Le Pen, junto a su rival Emmanuel Macron durante un debate. (ERIC FEFERBERG / POOL / AFP).
Agencia EFE

El presidente francés, el liberal , ha mostrado una progresión ascendente en las intenciones de voto para la segunda vuelta de las presidenciales desde la celebración de la primera, cuando acabó en cabeza por delante de la ultraderechista .

En vísperas del debate televisivo del miércoles, que se presenta como un momento clave de la campaña, el candidato a la reelección cuenta con una ventaja de entre siete y nueve puntos con respecto a su rival, cuando hace una semana la diferencia mayor era de cinco puntos.

MIRA: Marine Le Pen rechaza que exista un genocidio en Ucrania

El presidente acabó el pasado día 10 en cabeza de la primera vuelta con el 27,84 % de los votos, frente al 23,15 % de Le Pen, que aventajó en poco menos de 500.000 votos al izquierdista Jean-Luc Mélenchon.

En la mayor parte de las encuestas, Macron ha ganado casi tres puntos frente a su rival, tras haber multiplicado los actos de campaña y haber hecho concesiones a los programas de algunos de los candidatos eliminados en la primera vuelta.

En particular, el presidente ha enviado mensajes al electorado del izquierdista Jean-Luc Mélenchon y al del ecologista Yannick Jadot, que rozó el 5 % de los sufragios.

MIRA: Frenar la inmigración, combatir el islamismo, jubilación a los 60: Los 13 principales puntos del programa de Marine Le Pen

Según los sondeos, en torno al 40 % de los electores que apoyaron a Mélenchon votarán por Macron, mientras que entre el 20 % y el 25 % lo harán por Le Pen y entre el 33 % y el 41 % se abstendrán.

Macron también recoge la mayor parte del voto del ecologista Jadot. Dos de cada tres de sus electores apoyarán al actual presidente siguiendo la consigna de su líder, un porcentaje en aumento, puesto que hace una semana eran apenas la mitad.

Algo menos de la mitad de los que votaron a la conservadora Valérie Pécresse, que se quedó por debajo del 5 % de los votos, también apostarán por Macron.

Le Pen, por su parte, ha tratado de moderar su discurso tras la segunda vuelta, intentando limar los aspectos más radicales, que son los que su rival pone más de manifiesto.

Una estrategia que, según los sondeos, le ha hecho perder algo de apoyo entre el electorado más extremista.

La líder ultraderechista, que se ve más cerca que nunca de la victoria, se beneficia del apoyo de la mayoría de los votos del también candidato de la extrema derecha Éric Zemmour, cuarto de la primera vuelta con el 7 % de los votos, con propuestas más radicales que las suyas.

Ocho de cada diez votantes de Zemmour aseguran que votarán ahora por Le Pen, aunque son casi diez puntos menos que los que lo decían hace una semana.

Le Pen se mantiene estable entre los electores de Mélenchon. Entre el 20 % y el 25 % de ellos votarán por la candidata de la extrema derecha, al igual que los de Pécresse, donde cuenta con un cuarto de los votos.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más