Los civiles evacuados de la planta siderúrgica de Azovstal en Mariupol caminan acompañados por miembros del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) .
Los civiles evacuados de la planta siderúrgica de Azovstal en Mariupol caminan acompañados por miembros del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) . / REUTERS/Alexander Ermochenko
Agencia AFP

Ocho autocares con civiles evacuados, incluyendo 40 procedentes de la acería Azovstal de , una ciudad portuaria del sureste de casi completamente controlada por los rusos, llegaron este domingo a Zaporiyia, constató un periodista de la AFP.

En total, 174 civiles llegaron a esa gran ciudad del sureste de Ucrania “desde el infierno de Mariúpol”, precisó en Twitter la coordinadora humanitaria de Naciones Unidas para Ucrania, Osnat Lubrani.

Mira: Rusia bombardea una escuela en Lugansk y deja al menos 60 civiles muertos, según Zelensky

La responsable se declaró “aliviada” pero recalcó que su “trabajo no ha terminado”.

“No me olvido de los que dejamos atrás”, añadió.

Previamente, este domingo, soldados ucranianos que siguen apostados en la siderúrgica, aseguraron que no piensan rendirse.

“Rendirse no es una opción porque a Rusia no le interesan nuestras vidas”, dijo Ilya Somoilenko, oficial de inteligencia del batallón Azov.

“Nosotros, todo el personal militar en la guarnición de Mariúpol, hemos sido testigos de los crímenes de guerra perpetrados por Rusia, por el ejército rusos”, agregó.

Un consejero del presidente ucraniano, Mijailo Podoliak, indicó este domingo en redes sociales que el gobierno de Ucrania “no parará hasta haber evacuado a toda nuestra gente” de Azovstal.

El sábado por la noche, Kiev pidió ayuda a la oenegé Médicos Sin Fronteras (MSF) para que organice una misión y evacue a los últimos soldados que permanecen en la planta metalúrgica.

La planta de Azovstal es el último reducto de resistencia ucraniana en la ciudad portuaria, devastada por los bombardeos rusos.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más