La policía de Rusia detiene a una mujer en Moscú el 24 de septiembre de 2022, tras llamadas de protesta contra la movilización parcial de reservistas para la guerra en Ucrania. (AFP).
La policía de Rusia detiene a una mujer en Moscú el 24 de septiembre de 2022, tras llamadas de protesta contra la movilización parcial de reservistas para la guerra en Ucrania. (AFP).
Agencia AFP

Las autoridades de prometieron el domingo corregir los “errores” después de que ancianos, enfermos y estudiantes fueran incluidos en la campaña de reclutamiento lanzada en todo el país.

Cuando el presidente ruso, , dijo que solo se convocaría a personas con conocimientos o experiencia militar “relevantes”.

MIRA: “No sabías en qué momento te podía caer una bomba”, el joven peruano-ucraniano en medio de la guerra

Pero muchos expresaron su indignación tras ver casos, a veces absurdos, de citación de personas inaptas para servir en el ejército.

En la región de Volgograd (suroeste), un centro de entrenamiento envió de vuelta a su casa a un militar retirado de 63 años diabético y con problemas cerebrales.

MIRA: “No es un bluf”: ¿qué significa la amenaza nuclear de Vladimir Putin?

En la misma región, el director de una pequeña escuela rural, Alexander Faltin, de 58 años, recibió una orden de llamada a filas a pesar de no tener experiencia militar.

Su hija publicó un video en las redes sociales que se hizo viral. Se le permitió volver a casa después de que se revisaran sus documentos, según la agencia RIA Novosti.

La presidenta de la cámara alta del Parlamento, Valentina Matviyenko, hizo el domingo un llamado de atención a los gobernadores, que supervisan las campañas de movilización.

“Los errores de movilización (...) están provocando reacciones feroces en la sociedad, y con razón”, dijo Matviyenko en Telegram. “Asegúrense de que la movilización parcial se lleve a cabo respetando plenamente los criterios. Y sin un solo error”, ordenó.

“Socavar la confianza”

Estos errores son nuevos ejemplos de los problemas logísticos que se han dado desde el inicio de la ofensiva de Rusia contra Ucrania en febrero.

El sábado, Rusia anunció el reemplazo de su general de más alto rango a cargo de la logística en plena campaña de movilización.

Aunque las autoridades presenten la movilización de personas en teoría exentas como casos aislados, sus declaraciones expresan una forma de preocupación por la reacción indignada de una parte de la población.

Valeriy Fadeev, presidente del consejo de derechos humanos del Kremlin, instó al ministro de Defensa, Sergei Shoigu, a “resolver urgentemente los problemas” para evitar “socavar la confianza del pueblo”.

Citó varias aberraciones, como el reclutamiento de 70 padres de familias numerosas en la región de Buriatia, en el extremo oriental, y de enfermeras y comadronas sin conocimientos militares.

Fadeev dijo que todos ellos fueron convocados “bajo amenaza de juicio penal”.

Criticó también a quienes “reparten las convocatorias a las 2 de la madrugada, como si tomaran a todos como desertores”. Estos métodos están creando “descontento”, advirtió.

Varios estudiantes dijeron a AFP haber recibido convocatorias, pese a que las autoridades habían prometido que no serían incluidos en la campaña de movilización.

El sábado, Putin firmó un decreto en el que confirmaba que los estudiantes de centros de formación profesional y de enseñanza superior quedarían exentos de la movilización.

Otra situación que ha levantado polémica es el caso de manifestantes contra la ofensiva en Ucrania que recibieron órdenes de movilización durante su custodia. El Kremlin dijo que en estos casos “no había nada ilegal”.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más