Rescatistas trabajan en el centro comercial afectado por un ataque con misiles rusos en la ciudad de Kremenchuk, en el este de Ucrania. (AFP).
Rescatistas trabajan en el centro comercial afectado por un ataque con misiles rusos en la ciudad de Kremenchuk, en el este de Ucrania. (AFP).
Agencia AFP

Un bombardeo ruso causó al menos 18 muertos en un centro comercial en , dijeron las autoridades locales el martes, en un “crimen de guerra”, según los dirigentes del G7 reunidos en Alemania y determinados a limitar el precio del petróleo ruso.

“18 muertos... mi más sincero pésame a las familias y los allegados. Los rescatistas siguen trabajando”, dijo el martes el jefe interino de la administración regional de Poltava, Dmitry Lunin, en referencia al bombardeo la víspera en Kremenchuk, en el centro del país, a unos 330 km al sureste de Kiev y a más de 200 km del frente.

MIRA: Rusia vuelve a bombardear Kiev después de tres semanas

El edificio estaba destruido y calcinado en gran parte, constató un periodista de la AFP en el lugar. En lo alto, quedaron colgadas y medio quemadas las letras verdes del nombre del centro comercial.

Cuatro grandes grúas limpiaban los escombros. El aparcamiento se transformó en una zona de urgencia, donde trabajaban socorristas y bomberos.

Es “uno de los actos terroristas más descarados de la historia europea”, denunció el presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, que pidió que Rusia sea designado como “Estado patrocinador del terrorismo”, tras bombardear “una ciudad pacífica, un centro comercial ordinario, dentro había mujeres, niños, civiles ordinarios”.

El ejército ruso comunicó que había atacado un depósito de armas junto al centro comercial en desuso. Esto desató las explosiones que, según Moscú, alcanzaron al establecimiento.

“Crimen de guerra”

“Los ataques indiscriminados contra civiles inocentes constituyen un crimen de guerra”, denunciaron los líderes del G7 reunidos en Alemania, en una declaración conjunta que “condena solemnemente el ataque abominable” en Kremenchuk y asegura que el presidente ruso, Vladimir Putin, tendrá que “rendir cuentas”.

Los países occidentales, liderados por Estados Unidos, prometieron estrechar el cerco a Rusia.

Los bomberos apagando el fuego en un centro comercial afectado por un ataque con misiles rusos en la ciudad de Kremenchuk, en el este de Ucrania. (AFP).
Los bomberos apagando el fuego en un centro comercial afectado por un ataque con misiles rusos en la ciudad de Kremenchuk, en el este de Ucrania. (AFP).

Los dirigentes del G7 --Estados Unidos, Alemania, Reino Unido, Francia, Italia, Japón y Canadá-- acordaron desarrollar un mecanismo de limitación del precio del petróleo ruso, para impactar una fuente importante de ingresos de Moscú.

El G7 “pedirá a los ministros trabajar urgentemente en la elaboración de un límite en los precios del petróleo, consultando a países terceros y el sector privado”, aseguró un alto funcionario de la Casa Blanca, bajo anonimato.

También podrían actuar sobre los derechos de aduana de los productos rusos, añadió.

La ONU calificó el bombardeo ruso en Kremenchuk de “execrable”. El Consejo de Seguridad se reunirá el martes para analizar los recientes bombardeos rusos contra objetivos civiles en Ucrania.

Pese al arsenal de medidas contra la economía rusa, el Kremlin aseguró que no había “ninguna razón” para hablar de un cese de pagos de Rusia.

Los bomberos apagando el fuego en un centro comercial afectado por un ataque con misiles rusos en la ciudad de Kremenchuk, en el este de Ucrania. (AFP).
Los bomberos apagando el fuego en un centro comercial afectado por un ataque con misiles rusos en la ciudad de Kremenchuk, en el este de Ucrania. (AFP).
Los bomberos apagando el fuego en un centro comercial afectado por un ataque con misiles rusos en la ciudad de Kremenchuk, en el este de Ucrania. (AFP).
Los bomberos apagando el fuego en un centro comercial afectado por un ataque con misiles rusos en la ciudad de Kremenchuk, en el este de Ucrania. (AFP).

Las autoridades rusas reconocieron que debido a las sanciones, dos pagos no llegaron a los acreedores antes de la fecha límite del domingo. Para la agencia de calificación Moody’s esto constituye un situación de impago, estimó el martes.

Como respuesta a estas sanciones, Rusia anunció este martes que prohibió la entrada a su territorio a 25 estadounidenses, entre ellos Jill y Ashley Biden, la esposa e hija del presidente Joe Biden.

Moscú aseguró este martes que su ofensiva en Ucrania se detendrá cuando la parte ucraniana ordene a sus tropas deponer las armas y “aplicar todas las condiciones fijadas por Rusia”, dijo Dmitri Peskov, portavoz de Vladimir Putin.

Ciudad “en escombros”

Horas después del anuncio del bombardeo en Kremenchuk, las autoridades ucranianas denunciaron un ataque con cuatro muertos en Járkov (noreste) y el deceso de ocho civiles por un bombardeo en un punto de recogida de agua en la ciudad de Lysychansk (este).

Esta urbe se ha convertido en blanco de intensos ataques de las tropas rusas tras la caída de su ciudad gemela, Severodonetsk, separadas solo por un río.

Al menos ocho civiles murieron y otros 20, entre ellos niños, resultaron heridos, mientras “recogían agua de una cisterna”, dijo Serguéi Gaidai, gobernador regional de Lugansk, donde se sitúan ambas ciudades.

“Los rusos dispararon contra una multitud de gente con lanzacohetes múltiples Uragan”, denunció.

“Nuestras defensas aguantan la línea, pero los rusos están convirtiendo la ciudad en escombros (...) la infraestructura está completamente destruida”, añadió.

Tras el fracaso en la conquista de Kiev, a fines de marzo, las tropas rusas centraron sus ataques en la cuenca minera del Donbás, en el este, ya parcialmente en manos de los separatistas prorrusos desde 2014.

El lunes por la noche, las fuerzas rusas también lanzaron 11 cohetes contra Mikolaiv (sur), según el jefe de distrito de esta ciudad. Una parte de ellas fueron interceptadas pero tres personas murieron en Ochakiv, entre ellas una niña de seis años.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más