Tres personas que huyeron de la aldea de Ruska Lozova esperan en un puesto de control en Járkiv, Ucrania.
Tres personas que huyeron de la aldea de Ruska Lozova esperan en un puesto de control en Járkiv, Ucrania. / AP /Felipe Dana
Agencia AP

Fuerzas ucranianas peleaban el sábado pueblo por pueblo para frenar un avance ruso en el oriente del país, mientras Naciones Unidas buscaba negociar la evacuación de civiles del último baluarte defensivo de la ciudad portuaria de , ahora reducida a ruinas.

Se calcula que unos 100.000 civiles permanecen en la ciudad y hasta 1.000 se guarecen bajo tierra en la gigantesca planta siderúrgica que data de la era soviética, según autoridades ucranianas.

Mira: Veinte civiles evacuados de planta en asediado puerto ucraniano de Mariúpol

Ucrania se ha abstenido de precisar cuántos combatientes se encuentran en la planta, la única parte de Mariúpol no ocupada por las fuerzas rusas, aunque Moscú calcula que son alrededor de 2.000.

Medios de prensa rusos informaron el sábado que 25 civiles fueron evacuados de la siderúrgica Azovstal, aunque no había confirmación de Naciones Unidas. Sin ofrecer mayores detalles, la agencia noticiosa rusa RIA Novosti reporto que 19 adultos y seis niños fueron retirados de las instalaciones.

Un jefe del Regimiento Azov, la unidad ucraniana que defiende la planta, dijo que 20 civiles fueron desalojados durante un alto el fuego, aunque se desconoce si se refirió al mismo grupo mencionado en los despachos noticiosos rusos.

“Son mujeres y niños”, dijo Sviatosklav Palamar en un video difundido en el canal del regimiento en Telegram. Palamar también solicitó la evacuación de los heridos: “No sabemos por qué no se los llevan ni por qué no se discute su evacuación hacia territorio controlado por Ucrania”.

Video y fotos compartidos con The Associated Press por dos mujeres ucranianas que dijeron que sus esposos estaban entre los combatientes, mostraban a heridos no identificados con vendaje manchado. Otros tenían heridas abiertas o extremidades amputadas.

Un personal médico mínimo estaba atendiendo a al menos 600 personas heridas, dijeron las mujeres, que indicaron que sus esposos eran miembros del Regimiento Azov de la Guardia Nacional de Ucrania. Algunas de las heridas tenían gangrena, dijeron.

En el video compartido por las mujeres, los hombres heridos le dicen a la cámara que están comiendo una vez al día y comparten apenas 1,5 litros de agua entre cuatro personas y que los suministros en la planta se están agotando.

Un hombre sin camisa y con evidente dolor describía sus heridas: Dos costillas rotas, un pulmón perforado y un brazo dislocado que “colgaba de la carne”.

“Quiero decirles a todos los que vean esto: Si no paran esto aquí, en Ucrania, se propagará más allá, a Europa”, afirmo.

La AP no pudo verificar por su cuenta la fecha y procedencia del video, que las mujeres dijeron fue grabado la semana pasada en el laberinto de pasillos y búnkeres subterráneos en la planta.

Las mujeres solicitaron que los combatientes ucranianos también sean evacuados con los civiles, y advirtieron que podrían ser torturados y ejecutados si caen prisioneros. “Las vidas de los soldados también importan”, dijo Yuliia Fedusiuk a la AP en Roma.

En su discurso nocturno del sábado en la noche, el presidente ucraniano Volodymyr Zelenskyy habló en ruso y exhortó a los soldados rusos a que no luchen en Ucrania y señaló que incluso sus generales prevén que miles de ellos habrán de morir.

El presidente acusó a Moscú de reclutar nuevos soldados que tienen poca motivación y poca experiencia de combate” a fin de reforzar a las unidades mermadas a principios de la guerra para que estén nuevamente en condición de lucha.

“Cada soldado ruso todavía puede salvar su vida”, dijo Zelenskyy. “Es mejor para ustedes sobrevivir en Rusia que perecer en nuestra tierra”.

En tanto, el ministro de relaciones exteriores de Rusia Serguéi Lavrov dijo en una entrevista que los negociadores rusos y ucranianos hablan “casi todos los días” Sin embargo, le dijo a la agencia noticiosa estatal china que “el progreso no ha sido fácil”.

Obtener una imagen completa de la batalla que se libra en el este ha sido difícil porque los ataques aéreos y de artillería vuelven peligrosos los desplazamientos de los reporteros por la zona. Tanto Ucrania como los rebeldes prorrusos en la región han implantado estrictas restricciones para informar desde zona de combate.

Pero por el momento parece que las tropas de Moscú y las fuerzas separatistas han logrado apenas avances menores.

Estados Unidos cree que los rusos están “al menos varios días rezagados de donde querían estar” debido a la resistencia de las fuerzas ucranianas mientras intentan rodear a las tropas estatales en el este, apuntó un alto funcionario de defensa de Washington, que habló bajo condición de anonimato para revelar evaluaciones militares estadounidenses.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más