Redacción EC

"Lo peor no fue la situación vivida, sino todo lo que vino después. Pero llegado este momento, puedo asegurar que valió la pena y poco a poco voy recuperando el timón de mi vida. Gracias por no haberme dejado sola”. El primer mensaje público de la joven española que fue violada por un grupo de cinco hombres, que se autodenominaban , apareció en junio del 2019, poco después de que la justicia del país europeo elevara de 9 a 15 años de cárcel la condena a los agresores.

Llegar a esa nueva sentencia, aún incomparable al daño sufrido por la víctima, no fue fácil. El caso de La Manada estuvo marcado por un largo y doloroso proceso judicial que se convirtió en símbolo contra la violencia machista en España.

La pesadilla de la víctima, que hasta hoy prefiere no revelar su identidad, ocurrió durante las fiestas de los Sanfermines en la ciudad española de Pamplona, exactamente en la madrugada del 7 de julio del 2016, cuando ella tenía 18 años.

José Ángel Prenda, Alfonso Jesús Cabezuelo, Ángel Boza, Antonio Manuel Guerrero y Jesús Escudero llevaron a la madrileña que estaba en estado de ebriedad a la entrada de una casa y allí la desnudaron y la penetraron por vía bucal, anal y vaginal. Grabaron todo lo ocurrido en video y luego se fueron, llevándose el teléfono celular de la joven y dejándola desnuda y tirada en el piso.

La víctima fue encontrada en estado de shock por una pareja que se encontraba cerca de donde ocurrió todo. Poco después, denunció el hecho ante la policía y los abusadores fueron detenidos.

Durante el largo proceso se supo que La Manada había hecho alarde de sus actos contra la joven a través de conversaciones de WhatsApp, lo que encendió aún más a un país indignado por la atrocidad del delito cometido por los cinco sujetos.

José Ángel Prenda, Ángel Boza, Antonio Guerrero, Alfonso Jesús Cabezuelo y Jesús Escudero se hacían llamar La Manada.
José Ángel Prenda, Ángel Boza, Antonio Guerrero, Alfonso Jesús Cabezuelo y Jesús Escudero se hacían llamar La Manada.

En busca de justicia

Tras considerar todos los elementos del caso, el 4 de mayo del 2017 la fiscalía pidió 22 años y 10 meses de cárcel para cada uno de los cinco acusados. Se les imputó los delitos de agresión sexual, intimidación y robo con fuerza. Sin embargo, menos de un año después, la Audiencia de Navarra impuso a los miembros de La Manada una pena mucho menor.

La sentencia del 26 de abril del 2018 establecía que los acusados serían condenados por abusos sexuales y no por violación, con lo que fueron penados con solo 9 años de prisión. Además, uno de los jueces emitió un voto particular que pedía la absolución de los cinco acusados, que durante todo el proceso alegaron que los hechos fueron parte de una “juerga” colectiva consentida.

La indignación y rechazo a la decisión judicial fueron inmediatos. Miles de personas se manifiestan en toda España contra la sentencia. La frase “Yo te creo”, dirigida hacia la víctima, ganó muchos más adeptos.

Las primeras sentencias hacia La manada desencadenaron grandes manifestaciones de rechazo en España.
Las primeras sentencias hacia La manada desencadenaron grandes manifestaciones de rechazo en España.

La ira creció cuando, dos meses después, La Manada salió de prisión en libertad condicional bajo fianza hasta la resolución de una sentencia firme. Esta llegó el 5 de noviembre: el Tribunal Superior de Justicia de Navarra confirmó la sentencia por abuso sexual, y no por violación.

Fue entonces que el caso pasó al Tribunal Supremo que el 21 de junio del 2019 concluyó que los actos cometidos por La Manada durante los sanfermines del 2016 constituyeron una violación en donde los agresores actuaron “con pleno conocimiento” de que estaban atentando contra la libertad sexual de la víctima, quien no dio su consentimiento para los hechos.

Los magistrados elevaron de 9 a 15 años de cárcel la pena impuesta a los cinco acusados por un delito de violación y no de abuso sexual como lo había considerado la justicia de Navarra.

El relato fáctico describe un auténtico escenario intimidatorio, en el que la víctima en ningún momento consiente a los actos sexuales llevados a cabo por los acusados”, afirmó el tribunal por unanimidad.

Según indica el diario español “”, la sentencia describe cómo los sujetos agredieron a la joven hasta 10 veces en un minuto y 38 segundos, tiempo que suman los siete videos grabados por los violadores, aunque lo ocurrido se extendió por un tiempo de 15 a 20 minutos.

La decisión del Tribunal Supremo hizo que José Ángel Prenda, Jesús Escudero, Alfonso Jesús Cabezuelo, Antonio Manuel Guerrero y Ángel Boza volvieran a la cárcel.

Después de la nueva condena

A mediados de febrero de este año, el Tribunal Constitucional decidió no admitir a trámite un recurso de amparo presentado por la defensa de los cinco miembros de La Manada, que alegaba en el recurso que se había vulnerado el derecho a la presunción de inocencia de sus defendidos y que cuestionaba el aumento de los años de condena dado por el Tribunal Supremo.

Además, el Tribunal Superior confirmó en junio de este año una condena extra para dos miembros de La Manada por grabar la violación grupal. Antonio Manuel Guerrero y Jesús Cabezuelo fueron sentenciados a tres años adicionales de cárcel por atentar contra el delito contra la intimidad de la víctima.

Un delito contra la intimidad también fue cometido por Alberto Quintana, un hombre de Valladolid que publicó en Twitter una imagen de la víctima mientras sufría la violación grupal, procedente del sumario del caso.

La chica supuestamente violada por #LaManada ha pedido que no se difunda esta imagen porque quizá pensemos que solo era una golfa borracha”, escribió Quintana, quien fue condenado a dos años y un día de prisión por delitos contra la intimidad y de revelación de secretos, aunque finalmente se libró de cumplir la pena por una cuestión técnica, según indica “”.

__________________________

VIDEO RECOMENDADO

¿Quién es Luis Arce, ganador de las elecciones en Bolivia? (AFP).
¿Quién es Luis Arce, ganador de las elecciones en Bolivia? (AFP).

TE PUEDE INTERESAR

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más