Redacción EC

Para asegurar la continuidad de sus dinastías, los reyes se esmeraban por tener una gran prole. Con ello, ante cualquier evento -como la Revolución Bolchevique de 1917 que acabó con la vida del zar Nicolás II-, el apellido seguiría con vida.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más