Theodore McCarrick fue obispo de la Arquidiócesis de Washington. (EFE/EPA/DANILO SCHIAVELLA).
Theodore McCarrick fue obispo de la Arquidiócesis de Washington. (EFE/EPA/DANILO SCHIAVELLA).
Redacción EC

La nueva política de la Iglesia Católica es decir siempre la verdad, aun cuando esta aumente su descrédito frente al mundo. Si ya existían personas que reclamaban por la supuesta impunidad que tienen los sacerdotes acusados de y violación a niños, hoy se ha confirmado que, por lo menos en ciertos casos, más de un prefirió mirar hacia otro lado.

¿Los enemigos del papa Francisco le han declarado la guerra?

¿Qué hubiera pasado si a Juan Pablo II le hubieran llegado las alarmas del terrible comportamiento del arzobispo Theodore McCarrick? Pues no hay que imaginarse mucho: no pasó nada.

Esto se acaba de conocer ahora que se publicó el informe sobre el caso de McCarrick, cuyo escándalo saltó en el 2018. Por supuesto, no ha dejado de llamar la atención que Juan Pablo II supiera de su conducta desde el 2001.

El Vaticano dice palabras del papa Francisco sobre las uniones civiles LGBT no cambian la doctrina de la Iglesia

¿Por qué no se inició una investigación? Según recoge “”, el papa le habría creído a McCarrick, quien siempre negó las acusaciones. Otras voces anotan que el sacerdote tenía mucho poder tanto en su comunidad como en el Vaticano.

Más tarde, el papa Benedicto XVI le exigió su renuncia luego de que las acusaciones volvieran a ocupar las primeras planas.

Pero fue el papa Francisco I quien tomó el toro por las astas. En el 2018, cuando una denuncia salió a la luz, él decidió separarlo. Más adelante, le botaría del clero.

El expresidente estadounidense George W. Bush se reúne con el Cardenal Theodore McCarrick, Arzobispo de Washington, DC, el 1 de diciembre de 2005 en la Oficina Oval de la Casa Blanca. (Foto de TIM SLOAN / AFP).
El expresidente estadounidense George W. Bush se reúne con el Cardenal Theodore McCarrick, Arzobispo de Washington, DC, el 1 de diciembre de 2005 en la Oficina Oval de la Casa Blanca. (Foto de TIM SLOAN / AFP).

UNA CARRERA PENSADA AL DETALLE

de Theodore McCarrick (Nueva York, 1930) se sucedió entre su carrera sacerdotal y las relaciones públicas. Mientras estudiaba en el St. Joseph’s Seminary (de donde se recibió de sacerdote en 1958) estudió sociología y trabajó como administrador y recaudador de fondos para The Catholic University of America.

Más tarde, fue administrador de la Arquidiócesis de Nueva York hasta llegar a ser el secretario de prensa de quien fuera cardenal de Nueva York, Terence Cooke.

Entonces su carrera despegó. En 1981 fue obispo de Metuchen, Nueva Jersey; en 1986, obispo de Newark, y en el 2001, ocupó el mismo cargo en Washington.

anota: “Elevado a cardenal en el 2001 por Juan Pablo II, McCarrick se convirtió en un actor poderoso tanto en la iglesia como en Washington, y fue conocido por su capacidad para recaudar dinero y su influencia en el extranjero”.

Al cumplir los 75 años, en el 2006, se retiró

El papa Francisco se extiende para abrazar al cardenal arzobispo emérito Theodore McCarrick después de una oración en septiembre de 2015. Años más tarde, le defenestraría del clero. (Foto: AFP)
El papa Francisco se extiende para abrazar al cardenal arzobispo emérito Theodore McCarrick después de una oración en septiembre de 2015. Años más tarde, le defenestraría del clero. (Foto: AFP)

EMPIEZAN LOS PROBLEMAS

La recuerda que, en junio del 2018, se le acusó de haber abusado sexualmente de un adolescente casi 50 años atrás. Él respondió que no recordaba el episodio y que era inocente.

La Arquidiócesis de Nueva York dijo que era la única acusación que se tenía en contra de McCarrick [...] La Arquidiócesis de Metuchen señaló que tampoco había recibido otras denuncias, pero afirmó que sí las había en su par de Newark”, recuerda el medio.

Poco a poco empezaron a aparecer más casos similares y se descubrió que él había compartido la cama con algunos menores y se había aprovechado de ellos. Uno de los testimonios de los denunciantes señaló que el ‘t’, como apodaban al cura, lo violó cuando tenía 11 años, pero que no lo denunció al pensar que no le creerían.

Se supo, luego, que dentro de la Iglesia lo habían castigado de forma informal. De hecho, a McCarrick se le permitió vivir en un seminario y tener un asistente.

Los informes que recientemente se conocieron, anota “Catholic News Agency”, apuntan a que el exsacerdote tenía una cuenta paralela con la que envió dinero a obispos y funcionarios del Vaticano.

En el 2019, McCarrick fue encontrado culpable de una serie de abusos sexuales por un comité interno, por lo que se le separó del clero. , hasta hace poco, el hombre de 90 años vivió en Kansas, sin haber enfrentado ningún proceso. Hoy, condenado al ostracismo, se desconoce su paradero.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

VIDEO RECOMENDADO

Tres muertos por ataque con cuchillo en iglesia en ciudad francesa de Niza

TE PUEDE INTERESAR