Elvis Francois sobrevivió 24 días en Altamar y fue rescatado en Colombia. (Armada de Colombia).
Elvis Francois sobrevivió 24 días en Altamar y fue rescatado en Colombia. (Armada de Colombia).
Agencia EFE

Un dominiqués se perdió casi un mes a bordo de un velero en el mar Caribe y sobrevivió a punta de kétchup antes de ser rescatado en aguas de , informó este miércoles la autoridad naval de ese país.

“No tenía comida, solo había una botella de kétchup, polvo de ajo y (cubos de caldo) Maggi. Mezclé todo con agua para sobrevivir durante unos 24 días”, relató en inglés Elvis Francois, de 47 años y originario de Dominica, en un video divulgado por la Armada de Colombia.

MIRA: Niño de 10 años pierde en un videojuego, va a su casa, saca una pistola y mata a su compañero de clase

El isleño llevaba la palabra “help” (ayuda en inglés) grabada en el casco cuando fue hallado a 120 millas náuticas al noroeste de Puerto Bolívar en el departamento de La Guajira (norte).

“El 15 de enero vi pasar un avión. Yo tenía un espejo y empecé a enviarle algunas señales” con el reflejo del sol, “cuando lo vi pasar dos veces, me di cuenta de que me habían visto”, explicó Francois.

La Armada recibió la información de la aeronave y rescató al hombre con la ayuda de un buque mercante.

Los videos muestran a un doctor auscultando al sobreviviente, mientras este asegura que se siente bien de salud.

En diciembre del año pasado, Francois trabajaba en la reparación de un velero frente a un puerto en la isla caribeña de San Martín, en las Antillas Holandesas.

En medio de condiciones meteorológicas “adversas”, el hombre “fue arrastrado a mar abierto”, de acuerdo a un boletín de la Armada.

“Sin tener ningún tipo de conocimiento en navegación quedó perdido y desorientado en el mar, sus esfuerzos para maniobrar la embarcación y los equipos a bordo no dieron resultados”, añadió el texto.

Francois intentó hacer llamadas con su celular, pero se quedó sin señal.

“No había nada más que pudiera hacer que sentarme y esperar (...) 24 días sin tierra, sin nadie con quién hablar, sin saber qué hacer, ni dónde estaba. Fue duro, por momentos perdí la esperanza, pensaba en mi familia”, confesó Francois.

El dominiqués fue entregado a las autoridades migratorias para coordinar el regreso a su país.