Santiago de Chile [AFP]. La Cámara de Diputados de aprobó este miércoles, en medio de protestas de feministas, una reforma que permite llamar a plebiscito para redactar una nueva Constitución pero rechazó la paridad de género y la representación de independientes e indígenas en la eventual asamblea constituyente.

Después del acuerdo que alcanzaron las fuerzas política el 15 de noviembre para convocar en abril a un plebiscito para reformar la Constitución heredada de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), los diputados aprobaron el proyecto que habilita la consulta, por 127 votos a favor, 18 en contra y cinco abstenciones.

Pero por falta de quórum, se rechazaron las disposiciones que contenían la paridad de género y otras para asegurar la inclusión de independientes y de grupos indígenas en la eventual asamblea constituyente que se establecería para redactar la nueva carta magna.

“Las manifestaciones no se van a detener; la derecha va a seguir provocando que haya más gente en las calles”, dijo la diputada del opositor Frente Amplio, Camila Rojas, tras rechazarse las disposiciones.

La derecha chilena se alineó para rechazar las tres indicaciones tras la amenaza del principal partido de gobierno, la Unión Demócrata Independiente (UDI), de rechazar por completo la reforma Constitucional para habilitar el plebiscito, uno de los caminos de salida para destrabar las manifestaciones callejeras, ampliamente apoyada por la gran mayoría de los chilenos, de acuerdo a varios sondeos.

La votación en el Congreso estuvo marcada por manifestaciones de grupos feministas, que exigieron la inclusión de la paridad. Una decena de mujeres irrumpió en las galerías de la sala y lanzó consignas de rechazo a los diputados.

El acuerdo para reformar la Constitución de Pinochet se aprobó tras intensas negociaciones entre los principales partidos de la oposición y la coalición del gobierno del derechista Sebastián Piñera, después de jornadas de extrema violencia en las calles de Chile.

Imagen publicada por Aton Chile que muestra a miembros de un grupo feminista tratando de ingresar a la Cámara de Diputados mientras los legisladores discuten y votan sobre el procedimiento sobre cómo elaborar una nueva constitución. (Foto: AFP).
Imagen publicada por Aton Chile que muestra a miembros de un grupo feminista tratando de ingresar a la Cámara de Diputados mientras los legisladores discuten y votan sobre el procedimiento sobre cómo elaborar una nueva constitución. (Foto: AFP).

El acuerdo, necesario para modificar la actual carta magna, que no permite llamar a plebiscito para estos fines, establece la realización de una consulta en el mes de abril del 2020 que resuelva dos preguntas: si se quiere o no una nueva Constitución y qué tipo de órgano debiera redactar esa nueva Constitución: una “comisión mixta constitucional” o una “convención constitucional” o Asamblea constituyente.

La reforma constitucional debe ser ahora revisada en el Senado.

Los furiosos chilenos han estado durante semanas protestando contra la desigualdad social y económica, y contra una élite política arraigada que proviene de un pequeño número de las familias más ricas del país, entre otros temas. (Foto: AFP).
Los furiosos chilenos han estado durante semanas protestando contra la desigualdad social y económica, y contra una élite política arraigada que proviene de un pequeño número de las familias más ricas del país, entre otros temas. (Foto: AFP).