Redacción EC

Ecatepec de Morelos, México [Reuters]. En las faldas de una colina, una docena de mujeres se reunió la semana pasada a llenar cubetas y baldes con el agua de una pipa que se detuvo en un polvoso camino de su modesta comunidad, la cual fue construida en lo que solía ser un tiradero de basura de Ciudad de .

En medio de la crisis de salud más grande de los tiempos modernos, las autoridades mexicanas, que luchan por detener un salto en las nuevas infecciones por coronavirus, han hecho de las frases “Lávate las manos” y “Quédate en casa” sus mantras.

Pero decirlo es más fácil que hacerlo para aquellos sumidos en la pobreza y sin acceso a agua limpia.

“Con la escasez de agua, dicen que te laves las manos. ¿Pero cómo?”, dijo Erika Casasola, de 42 años, quien habita el barrio El Yuguelito, el cual forma parte de la extensa alcaldía de clase trabajadora Iztapalapa, en el oriente de la capital del país.

Consciente de los peligros de la rápida propagación del coronavirus, que ha hasta ahora ha contagiado a 11,633 personas y cobrado la vida de 1,069 en México, la mujer lucha a diario por mantener a salvo de la pandemia a su familia.

“Ahora gastamos más agua de lo debido”, afirmó Casasola, quien cuidaba a su nieto mientras vertía un balde de agua en una lavadora desvencijada.

Incluso, los vecinos que tienen la suerte de contar con agua por tubería en sus casas dijeron que estaba fluyendo de color amarillo y turbio últimamente.

Un portavoz de la alcaldesa de Iztapalapa, Clara Brugada, dijo que la falta de agua potable en partes de esa demarcación era un problema histórico, y que su política era proporcionar agua gratis en camión.

Sin embargo, los habitantes de la zona, muchos de ellos sin trabajo y sin dinero, dijeron que a menudo deben comprar agua embotellada para uso personal.

En un informe de mayo de 2017, el relator especial de las Naciones Unidas sobre los derechos humanos al agua y al saneamiento, Leo Heller, dijo que México tenía el mayor consumo per cápita de agua embotellada en el mundo, con 480 litros al año.

“(Eso) es una evidencia elocuente de la desconfianza que tiene la población mexicana al agua que se le suministra”, dijo el informe.

Mientras tanto, la Encuesta Nacional de Hogares 2017 del instituto de estadística local dijo que en Ciudad de México solo un 79% de los hogares tienen suministro diario de agua. Ese estudio además reveló que el 11% de los hogares reciben agua dos o menos veces por semana.

Adriana Valencia, de 24 años, vive en una casa ubicada en un árido cerro del municipio Ecatepec, en el Estado de México, y dijo que los camiones entregan agua solo una vez cada ocho días.

“Lo que hacemos es que el agua con la que nos bañamos la reciclamos para el baño y regar plantas. Y la de los trastes igual. Y tratamos de mantener el agua que tenemos hasta que llega (el camión) cada ocho días”, dijo Valencia. “Tenemos poca agua a nada”.

Francisco Moreno, un experto en enfermedades infecciosas y jefe del programa COVID-19 en el centro médico ABC de Ciudad de México, dijo que, como en otras crisis anteriores, “los que peor la pasan es la gente limitada en recursos”.

Los mexicanos más pobres no pueden permitirse quedarse en casa porque viven al día. Además, el distanciamiento social es difícil para ellos, porque muchas personas comparten viviendas estrechas y la escasez de agua limpia complica la higiene, afirmó.

“La mejor manera de evitar el colapso de los sistemas de salud es prevenir. Y la prevención en esta enfermedad depende en un muy buen porcentaje de la higiene de manos”, dijo Moreno.

“Desafortunadamente estas personas tienen la mayor de las posibilidades de infectarse”, agregó.

_____________________

¿Qué es el coronavirus?

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), los coronavirus son una amplia familia de virus que pueden causar diferentes afecciones, desde el resfriado común hasta enfermedades más graves, como el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV) y el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS-CoV).

El coronavirus descubierto recientemente causa la enfermedad infecciosa por coronavirus COVID-19. Ambos fueron detectados luego del brote que se dio en Wuhan (China) en diciembre de 2019.

El cansancio, la fiebre y la tos seca son los síntomas más comunes de la COVID-19; sin embargo, algunos pacientes pueden presentar congestión nasal, dolores, rinorrea, dolor de garganta o diarrea.

Aunque la mayoría de los pacientes (alrededor del 80%) se recupera de la enfermedad sin necesidad de realizar ningún tratamiento especial, alrededor de una de cada seis personas que contraen la COVID-19 desarrolla una afección grave y presenta dificultad para respirar.

Para protegerse y evitar la propagación de la enfermedad, la OMS recomienda lavarse las manos con agua y jabón o utilizando un desinfectante a base de alcohol que mata los virus que pueden haber en las manos. Además, se debe mantener una distancia mínima de un metro frente a cualquier persona que estornude o tose, pues si se está demasiado cerca, se puede respirar las gotículas que albergan el virus de la COVID-19.

¿Cuánto tiempo sobrevive el coronavirus en una superficie?

Aún no se sabe con exactitud cuánto tiempo sobrevive este nuevo virus en una superficie, pero parece comportarse como otros coronavirus.

Estudios indican que pueden subsistir desde unas pocas horas hasta varios días. El tiempo puede variar en función de las condiciones (tipo de superficie, la temperatura o la humedad del ambiente).

__________________________

El Comercio mantendrá con acceso libre todo su contenido informativo sobre el coronavirus.

__________________________

VIDEO RECOMENDADO

El hospital público de Moscú que es “modelo” a seguir en la primera línea contra la COVID-19 [FOTOS]

TE PUEDE INTERESAR