En octubre se firmó un contrato con el Gobierno de Corea del Sur para que brinde asistencia técnica durante la construcción del terminal aéreo. (Foto: MTC)
En octubre se firmó un contrato con el Gobierno de Corea del Sur para que brinde asistencia técnica durante la construcción del terminal aéreo. (Foto: MTC)
Fernando Alayo Orbegozo

Periodista de la sección Nacional

fernando.alayo@comercio.com.pe

El titular del Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC), Edmer Trujillo, informó que el estudio de impacto patrimonial (EIP) solicitado por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura () para el aeropuerto internacional de Chinchero en Cusco (AICC) se está “formulando”.

“El aeropuerto cumple con todas las exigencias de la normativa para este tipo de proyectos. El pedido de la Unesco ha sido formulado recién en julio, como consecuencia de un acuerdo que ellos toman recientemente. Hoy mismo estamos formulando ese estudio que ellos nos solicitan”, dijo el ministro.

Trujillo explicó que no habrá “ninguna afectación” a los bienes del Cusco que están inscritos en la Lista de Patrimonio Mundial (Santuario Histórico de Machu Picchu, Qhapaq Ñan y ciudad del Cusco), debido al inicio de las obras que contemplan un terminal aéreo de 40.000 m2.

“[La Unesco] reconoce en la carta que nos remite que el área del aeropuerto de Chinchero está distante al patrimonio que tenemos que proteger [...] No va a haber ninguna afectación. Estamos comprometidos a ello. Además, cumpliremos con los estudios que la Unesco ha solicitado antes del inicio de las obras”, concluyó.

Se prevé que los trabajos en Chinchero inicien en el segundo semestre del 2020. Para ello, el Perú ha firmado un contrato de Estado a Estado con Corea del Sur, a fin de que la nación asiática se encargue de brindar asistencia técnica durante las etapas de construcción.

Contradicción del sector

El Comercio reveló que, el 1 de julio pasado, la Unesco solicitó al Estado Peruano la documentación técnica que garantice la protección del patrimonio mundial ubicado en Cusco frente a las obras del AICC.

El Perú respondió, a través del Ministerio de Cultura (Mincul), el 23 de setiembre, casi un mes después del plazo establecido tras solicitar una prórroga a la Unesco. En su carta de respuesta, el sector concluyó que el AICC “no tiene relación espacial directa” con los bienes inscritos como patrimonio mundial.

No obstante, el Mincul admitió que “se vienen iniciando los procesos” para la elaboración de un “amplio estudio” que medirá el impacto patrimonial del proyecto. Aunque informó que se habían hecho “evaluaciones arqueológicas [PEA] y monitoreos permanentes [PMA]” en Chinchero, los cuales “no han arrojado evidencias culturales en superficie ni en subsuelo”, el Estado confirmó que “dichos estudios no constituyen el EIP recomendado por la Unesco”. Por ello, el Perú se comprometió a realizarlo, y a “ampliar los estudios efectuados”.

Consultado por este Diario, el MTC informó escuetamente que ya contaban con el EIP requerido por la entidad internacional, y que “pronto será enviado a Cultura”. “Esta situación no implica la afectación a la fecha que se tiene prevista para iniciar el proyecto, por lo que no se detendrá la obra. El costo de la elaboración de los estudios no representa un costo significativo del proyecto”, dijeron.

Pero dicha declaración fue desmentida ahora por el propio Trujillo, quien sostuvo que todavía se está elaborando y que estará listo antes del inicio de las obras. El Comercio volvió a consultar con el MTC y solicitó una entrevista con el ministro, pero indicaron que no van a pronunciarse más sobre el tema.



TAGS RELACIONADOS