• (Foto: Galia Gálvez)
    1/9

    (Foto: Galia Gálvez)

  • (Foto: Galia Gálvez)
    2/9

    (Foto: Galia Gálvez)

  • (Foto: Galia Gálvez)
    3/9

    (Foto: Galia Gálvez)

  • ()
    4/9

    ()

  • (Foto: Galia Gálvez)
    5/9

    (Foto: Galia Gálvez)

  • (Foto: Galia Gálvez)
    6/9

    (Foto: Galia Gálvez)

  • (Foto: Galia Gálvez)
    7/9

    (Foto: Galia Gálvez)

  • ()
    8/9

    ()

  • (Foto: Galia Gálvez)
    9/9

    (Foto: Galia Gálvez)

Como todos los años, entre el 15 y 18 de julio, diversas familias en confraternidad y cuadrillas de danzantes, que se preparan durante dos años, se reunieron en la ciudad de Pisac (Cusco) para las celebraciones de la Virgen del Carmen.

La Mamacha Carmen, como la llaman, representa a la madre tierra. Muchos piseños le cantan en quechua durante la procesión, en que la imagen de la Virgen del Carmen es llevada por las calles hasta la iglesia de Pisac.

Este recorrido es un desfile de color, belleza e identidad cultural: participan cuadrillas de Qhapaq Negro de Pisac, Chunchos, Majeños, Qollachas, Sillaq de Ampay (localidad vecina de Pisac), Danzaqs, Negrillas, Contradanza, Qollas de Pisac, y otras danzas como la Wayna Saqras cuadrilla donde solo participan mujeres.

Una de las cuadrillas que destaca notoriamente por sus cánticos y el decorado de su vestuario, es la de Qhapaq Negro de Pisac. Esta representa a la población negra adinerada que venera a la Virgen del Carmen.

La amabilidad de los mayordomos a cargo de la celebración es otra característica de la festividad. En esta ocasión los mayordomos de la cuadrilla de Qhapaq Negro de Pisac desplegaron su energía para la calidad en la atención y alimentación de todos los danzantes y asistentes.