Francesca García Delgado

El 16 de enero de 2016, el Gobierno de cesó del cargo a Rolando Navarro quien se desempeñaba como presidente Ejecutivo del Organismo de Supervisión de los Recursos Forestales (). Dos meses antes, el 24 de noviembre de 2015, Navarro fue una de las caras más visibles de una de las mayores incautaciones de madera ilegal producida en el país (valorizada en S/1.6 millones) en el marco de la Operación Amazonas. Osinfor, comprobó en el bosque que el 96% de los árboles que trasladaba la embarcación Yacu Kallpa (que tenía como destino México y Estados Unidos) no provenían de los lugares reportados, de manera que casi todo el cargamento era de origen ilícito.

Este golpe contra la tala ilegal tuvo otro efecto. Desde esa fecha, se agudizaron los cuestionamientos de parte de las autoridades estadounidenses a los mecanismos implementados por el Gobierno peruano contra el tráfico ilegal de madera. De acuerdo al TLC con EEUU firmado en el 2006, El Perú tiene la obligación de garantizar que su madera es legal.

Luego de 5 días de su despido, Rolando Navarro salió del país hacia Estados Unidos. Durante meses evitó entrevistas y brindar sus reacciones respecto a la versión estatal que descartó cualquier tipo relación entre su despido y presiones de sectores empresariales madereros perjudicados por las incautaciones. Actualmente Navarro vive en Estados Unidos, país al que ha solicitado formalmente el asilo político en octubre debido a las amenazas de muerte contra él y su familia.

Navarro (segundo desde la izquierda) durante los trabajos de campo que realizaba con Osinfor contra la tala ilegal (Foto: cortesía)

Rolando Navarro, conversó con El Comercio. Aquí sus declaraciones:

— ¿Cuál fue el contexto de su despido del Osinfor?

Mi salida se da en medio de los resultados que reportamos desde Osinfor sobre madera ilegal. Este trabajo lo hicimos con la Sunat, luego de alertas de alto riesgo de los despachos de madera de exportación. Sunat nos solicitaba información de algunos cargamentos de madera de exportación y nosotros corroborábamos su procedencia en el bosque.

— En su momento dijo que fue una salida sorpresiva, ¿nunca se lo explicaron?

Nunca. Esa noticia me la filtraron días antes pero nadie explicó nada. Dos días antes de mi cese, el 14 de enero me visitó el embajador de Estados Unidos, , para respaldar el trabajo que estábamos haciendo y también nos consultó qué necesitábamos para lograr mayor rapidez con la información.

—¿Pero usted conoció o no respecto algún tipo de presión para su salida?

Es posible. En base al trabajo de campo que hacíamos, Sunat había logrado denegar S/ 4 millones en retribución tributaria porque por años la institución estuvo devolviendo dinero (por beneficio tributario) a los exportadores por productos que podían ser ilegales. Cuando ingresábamos a campo acreditábamos que mucha de esa madera para exportación era ilegal.  No salían de los títulos habilitantes y eran transportadas con información falsa, pero documentos legales. Un ejemplo claro es el cargamento del Yacu Kallpa que salió en noviembre de 2015, probamos que tenía un 96% de madera ilegal.

— El Osinfor venía realizando operaciones de incautación desde el 2014. ¿Por qué entonces, si habían presiones, su salida se produce recién en el 2016?

A partir de los resultados del segundo embarque del Yacu Kallpa (setiembre de 2015) supimos de presiones a la ex ministra de Comercio Exterior y Turismo, . Sé que hubo una carta del entonces representante de la Cámara de Comercio Mexicana, Alejandro Ruiz Robles, a la ex ministra en que le hace toda una descripción de la mercancía y el proceso de afectación. Finalmente el cargamento se liberó porque sustentaron que el producto tenía origen legal, basado en el certificado de origen. Nosotros sustentamos que el producto era ilegal porque hicimos la verificación en campo y dijimos que la verificación de origen no correspondía al área donde estaba documentado.

¿Por qué el Mincetur avaló envío de madera ilegal a Estados Unidos? (por ) — Sociedad El Comercio (@sociedad_ECpe)

— ¿Por qué cree que el Mincetur opta por enviar una carta al Gobierno de Estados Unidos justificando la salida de la madera del Yacu Kallpa debido a que se sustentaba en documentos formalmente válidos?

Sigo con esa incógnita. Asumieron una posición tan adversa a los hallazgos de Osinfor y no solo fuimos nosotros sino Contraloría y la Sunat los que generábamos alertas en todo el país sobre cargamento ilegales. Constantemente nos decían en las reuniones que creábamos una mala imagen en el país y que en el extranjero podían emplazar al Perú por incumplir nuestros compromisos (derivados del TLC). Siempre dijimos que nuestra intención era mejorar el sector y frenar el robo de madera. El Mincetur nunca se pronunció sobre la procedencia del producto. Nosotros siempre hemos alertado que la madera ilegal se mueve a nivel interno y externo con documentos oficiales.

— En una entrevista con El Comercio, Magali Silva, responde que la carta que enviaron a EEUU se basó en que, hasta esa fecha, no había una investigación culminada sobre la procedencia de la madera.

En febrero de 2016 (fecha en que se envió la carta) los resultados de campo de la tercera embarcación del Yacu Kallpa (que zarpó en noviembre de 2015) ya estaban bordeando más del 80% de madera ilegal. ¿Cómo puede decir que no tenía indicios? Había una embarcación desde agosto de 2015 en Houston con el 86% de madera ilegal y estaban siendo sometidos a investigación. Es más, en el 2016 mucha de esa madera había sido eliminada. ¿Estamos equivocados nosotros en Osinfor? A mí me sacan por hacer bien mi trabajo.

— En su momento, el ex ministro de Agricultura, , dijo  que usted salió del cargo porque estaba solo como encargado y necesitaban colocar en el puesto a alguien elegido por concurso público.

Hasta hoy no han generado un concurso público. No lo hicieron, ese puesto todavía está encargado. El único apuro fue que yo saliera.

Rolando Navarro fue nombrado presidente Ejecutivo de Osinfor en el 2012, cargo que desempeñó hasta enero de 2016. (Foto: cortesía)

—Actualmente, ¿cuál es su situación en Estados Unidos?

Estoy tramitando un asilo político porque no tengo garantías para estar en el Perú. Cuando este trabajo de fiscalización se volvió más intenso y empezamos a investigar los títulos habilitantes empezaron las protestas en Ucayali. En Loreto pusieron una bomba en la sede de Osinfor en plena huelga de los madereros (Vea el video de la nota publicada por la agencia Associated Press) y luego pasearon ataúdes con mi nombre. Además tanto mi familia como yo hemos recibido amenazas.

—Todo lo que describe pasó en el Gobierno anterior, ¿tiene información de cómo se están manejando estos temas en la actual gestión?

La reducción presupuestal ha sido complicada. Los supervisores se están retirando de Loreto y Ucayali, las regiones con mayor nivel de riesgo de tala ilegal. ¿A qué responden?, no sabemos. El Gobierno puede cambiar pero los funcionarios que ya están ahí metidos son los que le hacen daño al sector.

— ¿Cuál cree que es la fórmula para acabar con el comercio de madera ilegal?

Deberían pedir una auditoría de los últimos cinco años de todos los productos exportados y todas las empresas vinculadas. Trasparentar el proceso y buscar responsables como lo ha dicho el Presidente de la República: "caiga quien caiga", porque le estamos haciendo daño al país. Es un trabajo que no lo puede hacer un ente del sector forestal, sino la Sunat que puede cruzar más información de todas las empresas de exportación.

Lea más...