El Gobierno recibió US$150 mlls. para proyecto Chavimochic
El Gobierno recibió US$150 mlls. para proyecto Chavimochic
Redacción EC

La Libertad. El , una de las más importantes iniciativas de irrigación del país, podría perder 16.110 hectáreas de tierras eriazas, ubicadas en el valle Chicama, a una hora y media de Trujillo. Esto sucede debido a que una empresa en liquidación logró inscribir estas tierras como suyas en la Superintendencia Nacional de Registros Públicos ().

La inscripción la realizó la Empresa Agrícola Chicama Ltda. S.A. el pasado 1 de octubre. Se trata de una independización del predio Mocan y Anexos, ubicado en el distrito de Paiján, provincia de Ascope (La Libertad). Según documentación que consiguió El Comercio, la empresa pudo inscribir las tierras debido a una duplicidad de partidas registrales sobre el mismo predio en la Sunarp.

Esta duplicidad se remonta a 1969, año en que la dictadura de Juan Velasco Alvarado inició la reforma agraria. Esta medida afectó a la Empresa Agrícola Chicama Ltda. S.A., que en aquel entonces tenía 110.697 hectáreas en la provincia de Ascope. El régimen velasquista expropió a esta firma 37.000 hectáreas de uso agrícola, pero olvidó inscribir el terreno eriazo restante a favor del Estado. 

Recién en 1970, la resolución ministerial 124-70-A-DGFCT del declara la incorporación de estas tierras eriazas a favor del Estado. La adjudicación de los terrenos recién se ordenó en 1982, con la Resolución Suprema 0422-82, la cual entregó esas tierras a la Dirección General de Reforma Agraria y Asentamientos Rurales. En 1985, se inscriben las tierras a favor de la mencionada entidad en la Oficina Registral Regional de La Libertad, hoy Sunarp.

El problema: la inscripción de las tierras eriazas se efectuó en una partida registral nueva, pero quedó la partida matriz [la de las 110.697 hectáreas] sin cancelar. Mejor dicho: vigente para hacer modificaciones.

Inmovilizan partidas
El jefe de la Unidad Registral de la Sunarp en , Daniel Montoya López, informó que para evitar el traspaso o la venta a terceros de las 16.110 hectáreas, la Sunarp ordenó, a pedido del Gobierno Regional de La Libertad, la inmovilización de las partidas registrales. 

Añadió que el caso lo investiga el área de Catastro y que, a más tardar, en una semana se tendrían resultados. “En 1985 se solicitó la inscripción de las tierras eriazas no sobre la partida de la empresa [Agrícola Chicama] sino como una inmatriculación, o sea en otra partida a nombre de la Dirección Nacional de Reforma Agraria y Asentamientos Rurales. Aparentemente, esto generó una duplicidad de partidas”, dijo.

Debido a esto, se dejó abierta la partida matriz a nombre de la Empresa Agrícola Chicama. “Lo que debieron solicitar en 1985 fue la inscripción en la partida de la empresa”, añadió.

El presidente regional de La Libertad, José Murgia Zannier, indicó que apenas se enteraron de que en la zona de Mocan había vigilantes de la empresa agrícola, pidieron a la Sunarp la inmovilización de partidas. “Nos dimos cuenta de que la inscripción de independización descansaba sobre una partida registral antigua, que no había sido cancelada”, agregó.

En la zona
El Comercio viajó a Mocan y confirmó que la empresa no ha tomado posesión de las tierras. Más bien, en la zona existen hitos y carteles con el nombre de Chavimochic, así como vigilantes contratados por el proyecto. No obstante, el vigilante Pedro Muguerza informó que el 20 de octubre detectaron a personal de la empresa Chicama en la zona y que al interrogarlos dijeron que ellos eran los dueños.

Este Diario buscó la versión de la persona que se acreditó ante el juez de paz de Primera Nominación de Paiján como apoderada de la empresa, Rosa Taramona, pero no se la pudo contactar. Ella se presentó ante el juez para pedirle que verificara la extensión del predio.