Piura: detectan irregularidades en obra de reconstrucción vial en Morropón
Piura: detectan irregularidades en obra de reconstrucción vial en Morropón

La detectó irregularidades en una obra en la provincia de Morropón, región , que forma parte del proceso de . Entre las observaciones, figura la ausencia del supervisor y deficiencias en los trabajos.

Se trata de la obra de reparación de vías vecinales en la ruta PI-974, que comprende tres caseríos: El Mogote, Cristal y La Encantada, en el distrito de Chulucanas.

► 

La obra, que incluye la intervención de 8,43 km y está valorizada en S/78.603,30, inició el pasado 20 de marzo por un plazo de 120 días calendario, tras la firma del contrato N° 004-2019, entre la Municipalidad Provincial de Morropón y el ingeniero civil Domingo Ventura Guevara, en calidad de contratista.

Este último designó como supervisor a su colega Néstor Alejandro Cacho Becerra. Según el informe de control N° 007-2019, este ingeniero “no cumple a cabalidad sus funciones”, ya que no trabaja de forma permanente: “Divide sus horarios como supervisor de obra y, al mismo tiempo, presta sus servicios de forma personal ante el Gobierno Regional Piura como supervisor de obras para la Dirección de Obras”.

Por ejemplo, el 27 de mayo Néstor Cacho llegó a las 10 a.m. y se fue a las 11 a.m. Luego regresó a las 4 p.m. y se fue a las 5 p.m. Ese día el ingeniero hizo el llenado del cuaderno de obra de todos los días que no fue a supervisar.

De acuerdo con el portal SEACE, Néstor Cacho también presta servicios como gestor del proyecto “Mejoramiento de la Transitabilidad Vehicular y Peatonal en los sectores 6 y 7 del asentamiento Santa Rosa, en el distrito Veintiséis de Octubre, provincia de Piura”.

Esta situación vulnera el artículo 79.1 del Reglamento del Procedimiento de Contratación Pública Especial para la Reconstrucción Con Cambios, aprobado por DS N° 71-2018, que señala que el supervisor “debe tener presencia permanente en la obra”.

Además, vulnera el artículo 79.3, que indica: “El supervisor de obra [...] no podrá prestar servicios en más de una obra a la vez [...], bajo responsabilidad, teniendo en consideración la complejidad y magnitud de las obras a ejecutar”.

La Contraloría también detectó demoras, por parte de Cacho, en dar respuesta a consultas efectuadas por el residente de obra, Manuel Silva Adrianzén. Por tanto, considera que “su contratación presenta vicios, que conllevarían a la anulación o resolución de su contrato”.

Durante una visita de inspección el pasado 6 de junio, personal de la Oficina de Control Interno no encontró ni al supervisor, Néstor Cacho, ni al asistente de supervisión, Manuel Ly Pérez. Tampoco se ubicó los equipos del consultor, Domingo Ventura.

Con todo ello, el residente Manuel Silva renunció a su cargo el 17 de junio y dejó en su reemplazo al ingeniero Manuel Ángel Tornero, sin que el cambio haya sido aprobado por la Municipalidad de Morropón.

En un informe de obra del 3 de mayo, se advierte que las pruebas de compactación de la vía no presentan resultados satisfactorios, por lo que no se autorizó el inicio del asfaltado. Pese a ello, el 27 de mayo se inició la imprimación asfáltica, sin levantar las observaciones advertidas, y generando el riesgo de que las deficiencias se agudicen y la obra no cumpla los requisitos mínimos para su utilidad a favor de la población.

Hasta el momento, la municipalidad ha desembolsado casi S/20 mil por estos trabajos, que deben terminar el próximo 17 de junio, según el plazo establecido.

A través del oficio N° 146-2019, la Contraloría da cuenta de todas las situaciones adversas al alcalde de Morropón, Nelson Mío Reyes, quien en un plazo de 10 días deberá presentar un plan de acción para tomar acciones preventivas y correctivas.

​Síguenos en Twitter como