Melissa Valdivia Romero

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

La conflicto se agudiza en las zonas mineras de la región y Apurímac. Desde el martes 19 de este mes, los comuneros de Progreso de la provincia apurimeña de Cotabambas, área de influencia directa del proyecto , bloquearon el c del sur. A ello se sumó otra medida de lucha retomada desde el lunes. Esta vez por parte de los comuneros de Livitaca de la provincia cusqueña de Chumbivilcas en contra de la minera .

LEE AQUÍ: Cusco: Inca Rail y Perú Rail suspenden servicio de trenes desde la Ciudad Imperial a Ollantaytambo por paro

Los comuneros de Livitaca bloquearon un tramo de la vía nacional en el sector Maraniyoc del distrito de Velille, aunque este tramo no está dentro del corredor minero, sino que es un desvío hacía la comunidad Chilloroya y hacia la empresa minera canadiense Hudbay, ruta que también se usa para el traslado del concentrado del mineral.

A raíz del bloqueo, decenas de vehículos particulares y de la minera quedaron varadas por ese tramo.

Tras desacuerdos durante la mesa de diálogo, según indican en un pronunciamiento por la “intransigencia de la empresa que ha omitido su responsabilidad social, ambiental y la mejora económica” [ver pronunciamiento], los pobladores del distrito de Livitaca exigen la suscripción de un nuevo convenio marco entre este distrito y Hudbay con mayor aporte económico.

Los comuneros aseguran que el pedido se sustenta en que la empresa amplió sus operaciones, por lo que es necesario un nuevo convenio.

Entre otras demandas, exigen oportunidades laborales al empresario y mano de obra local, mayor inversión del Estado en la zona, fiscalización ambiental de la OEFA, asimismo la inclusión de las comunidades (Huaylla Huaylla, Ccollana Alta, Huanaco, Huancané, Qquehuincha, Qollana y anexo Parccopampa) aledañas a los tajos Constancia y Pampacancha como zona de influencia directa ambiental y social.

LEE AQUÍ: Los Uros: voraz incendio arrasó con viviendas de islas flotantes de Puno | FOTOS

El petitorio también contempla la inclusión de las comunidades de Pisquicocha, Kayño, Aucho, Sayangara, Unión K’ora, Totora, Huayllabamba, Parcorra, Jalcco y Pataqueña como zona de influencia indirecta ambiental y social.

Al igual que en Cotabambas, los comuneros de Livitaca exigen la presencia de los altos mandos del Gobierno central y de la minera.

La empresa minera Hudbay, en un comunicado [ver al final], mostró su extrañeza por el inicio de la protesta y asegura que hay predisposición para el dialogo sobre la firma de un nuevo convenio marco para el 2023.

También indica que ningún representante de Livitaca acudió a la cita del 23 de octubre convocada por el Ministerio de Energía y Minas. Ese día debía tratarse el tema del aporte minero.

La empresa rechazó que haya atentado contra los derechos humanos de los vecinos o haya cometido delitos ambientales asociados a la contaminación en la zona de su área de influencia

Finalmente, alienta a “retomar las mesas de diálogo para encaminar todos nuestros esfuerzos en favor del distrito de Livitaca y la provincia de Chumbivilcas”.

VIDEO RECOMENDADO

Mineros atrapados en Puno

TE PUEDE INTERESAR