Foto: Archivo Grupo El Comercio
Foto: Archivo Grupo El Comercio
Redacción EC

La Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (Aidesep), que representa a 9 organizaciones regionales, 109 federaciones y 2439 comunidades, expresó “su profundo rechazo y repudio a la actitud prepotente, prejuiciosa y racista con la que parte del Ejecutivo pretende resolver la crisis que enfrenta la Educación Intercultural Bilingüe” (EIB).

“Rechazamos la actitud prepotente del asesor , quien demostró racismo, colonialismo y minimizó la grave vulneración del derecho fundamental de miles de niños, niñas y adolescentes indígenas a acceder a una educación intercultural y bilingüe, que asegure una metodología de enseñanza en su propia lengua”, indica en un comunicado.

LEE TAMBIÉN: “Lo que ha hecho Aníbal Torres con esa acta farisea se cae a pedazos”, entrevista a Domingo García Belaunde

Señala que la tarde del 1 de diciembre, fueron convocados a una reunión con representantes de la Presidencia del Consejo de Ministros, ministerios de Educación y Cultura y Defensoría del Pueblo, para establecer un diálogo sobre las normas del Minedu que anulan el requisito de dominio de lengua originaria para las plazas en las instituciones de EIB.

“Lamentablemente, después de una larga espera, se presentó el jefe de gabinete de la PCM y ex premier, Aníbal Torres, quien por encargo de la actual primera ministra, Betssy Chávez, dirigió el diálogo con la delegación de representantes de AIDESEP, CONAP, CNA, ONAMIAP y FENMUCARINAP, así como de la Defensoría del Pueblo y el prefecto de Junín”, se narra en el comunicado.

Advierte que “lejos de ir con una actitud conciliadora” Torres “no aceptó ninguna idea opuesta a sus opiniones y nos trató de manera despectiva y agresiva”.

“A pesar que la Defensoría del Pueblo y las organizaciones indígenas intentábamos intervenir para dar a conocer nuestra perspectiva del problema, Torres no escuchó nuestros argumentos. Y al final, ordenó a su ejército de técnicos la redacción de un acta sesgada que pretendía hacernos firmar, lo que no ocurrió por la firmeza como nuestras convicciones”, denunció.

Por todo eso, Aidesep señaló que abandonaron la sala, “en la medida que pretendían hacernos firmar un acta sin antes leerla y revisarla, lo que es una total falta de respeto. Más aún porque, como hemos manifestado, se pretendía validar la postura del Ejecutivo de solo modificar las RVM minimizando y negando la regresividad que implica las tres resoluciones viceministeriales en contra de la EIB”.

Enfatizó que el respeto a la EIB no es un “simple capricho de las organizaciones representativas de los pueblos indígenas” y reiteraron su demanda al ministro Serna para que deroguen las resoluciones viceministeriales 118, 121 y 137, emitidas este año.