Redacción EC

La inteligencia emocional es la capacidad que tenemos las personas para percibir las emociones tanto propias como ajenas, así como comprenderlas y regularlas. La inteligencia emocional está compuesta por una serie de habilidades que te permiten tener ese autocontrol de nuestras propias emociones y sentimientos.

REVISA AQUÍ: ¿Qué tipo de contorno de ojos debes usar según tus necesidades?

Por esa razón, El Comercio contactó a la psicóloga Stefany Carrión Gonzales para que nos explique la importancia de la inteligencia emocional: “Hay que considerar en cuanto a inteligencia emocional, es que al hablar de emociones, están siempre van a estar en interacción constante con el medio, y de ahí, radica la importancia que tenemos que desarrollarla en el trabajo y mi vida personal”.

Luego, la especialista agrega: “En el trabajo, vemos actualmente que muchas empresas grandes, ponen mucho énfasis en soft skills, que son estás habilidades blandas que puede tener su colaborador. Si bien es cierto, es importante, el perfil, el cv a nivel de competencias académicas que pueda presentar un colaborador”.

REVISA AQUÍ: Diego Maradona: Gobierno argentino decreta tres días de duelo nacional en honor al exjugador

Actualmente, la diferencia entre tomar un colaborador de otro, se basa, ¿En cuán desarrollada tiene su inteligencia emocional? ¿Si va a trabajar bien o no bajo presión? ¿Cómo se va a desarrollar con su equipo? ¿Va a poder trabajar en equipo? ¿Tiene creatividad? ¿Es empático? Todas estas características y competencias emocionales la vamos a encontrar también en una relación de pareja, en la forma que me voy a comunicar, el autocontrol y gestionar mis emociones, de la misma forma en mi vida personal, con amigos e incluso con los hijos. Es por eso, que se busca trabajar este problema con los niños desde temprana edad la inteligencia emocional.

¿Cómo se trabaja con los niños la inteligencia emocional? La psicóloga Stefany nos da las siguientes sugerencias:

Se debe enseñar un adecuado vocabulario emocional, que un niño pueda reconocer las emociones, no solo en si mismos sino en los otros.

La capacidad de empatía que se va ir desarrollando, a lo largo, de diversas experiencias que pueda tener un niño.

A partir de los 4 años se le puede ayuda a gestionar la intensidad adecuada que corresponde a la emoción que corresponde a la circunstancia.

Estrategias para ayudar a desarrollar la inteligencia emocional

Reconocer las emociones que sentimos: miedo, ansiedad, tristeza, enojo, ansiedad, incomodidad, etc.

Luego, una vez identificado la emoción se debe comunicar en el momento más oportuno para expresarlo. Si la emoción es muy intensa, quizás ese momento no sea más adecuado para manejarlo. Comunicar lo que siento ayuda a que reconozca mi emoción, si no que también necesito comunicar a mi entorno como me siento y de que forma puedo trabajar en eso.

El aceptar la emoción es válido. No existen emociones positivas o negativas, pero cada emoción tiene un objetivo o particularidad. Un estigma puede generar que uno reprima esa emoción.

Hacer actividad física ayuda a cuidar mi salud mental como física. Eso ayuda a mejorar mis estados de ánimo manteniendo la calma para poder darle frente a situaciones estresantes propias del trabajo.

Finalmente, recordemos que los niños aprenden de la observación. El entorno es su primer modelo que tiene para aprender y replicar. Si tengo padres que explotan de manera cólica, es muy probable que el niño replique estas conductas. Sin embargo, tampoco es condenatorio, es importante que identifiquemos si hay un patrón disfuncional en el hogar para buscar la ayuda necesaria no solo al niño si no a toda la familia.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

VIDEO RECOMENDADO:

Así se despiden los equipos peruanos de Diego Armando Maradona

TE RECOMENDAMOS LEER: