Redacción EC

Fern es un bóxer que vive en Escocia y sus dueños no dejan de engreírlo a cualquier hora del día. Sin embargo, si hay algo que este cachorro detesta es que lo hagan esperar…y mucho menos dentro de un auto.

Sucedió un fin de semana, cuando sus dueños decidieron visitar una galería de arte con Fern. Pero como el can no podía ingresar, decidieron dejarlo en el auto por unos minutos, algo que molestó sobremanera a Fern.

El cachorro se encontraba en la parte de atrás del auto, pero llegó un momento en que decidió pasar al asiento del chofer para luego alzar su patita y empezar a tocar el claxon. Lo más gracioso es que no fue solo un momento, sino ¡15 minutos!, provocando las miradas de la gente que pasaba por ahí.

Al rato salió su dueño y, según cuenta, “Fern me miró de reojo y siguió tocando el claxon, como expresando su molestia por habernos demorado”.

TAGS RELACIONADOS