Ana Núñez

¿Cómo actuar si nuestros hijos repitieron el año escolar?

Lo primero es establecer una relación de confianza y abierta al diálogo, de escuchar a su hijo(a) y de ese modo conversar e indagar qué es lo que ha sucedido y qué motivos hay detrás de esta repitencia. Es posible que sea un proceso que viene de años anteriores y no se han identificado adecuadamente las causas de ese bajo rendimiento, que pueden ser problemas de aprendizaje, atención- concentración de tipo emocional por la pérdida de un ser querido, por soledad, exceso de presión o un problema que se está generando en la escuela, por estilo de enseñanza, integración al grupo o por dos o más factores. Es importante también el soporte afectivo que pueden dar los padres y un psicólogo al niño, porque finalmente es él quien seguramente también pasa una etapa difícil. Es muy probable que su autoestima con respecto al rendimiento académico puede verse muy afectada y que se esté sintiendo cada vez menos, que no es capaz y eso se puede trasladar para otros ámbitos.

¿Deben los padres imponer algún castigo al niño?

No, no creemos que sea una medida efectiva si lo que se busca es que el rendimiento mejore. Primero, porque los castigos dañan, generan resentimiento, apelan al miedo y a un respeto unilateral que genera el cumplimiento de una norma o indicación de manera autoritaria, de manera externa. Eso resulta problemático, porque el rendimiento académico está relacionado con los afectos, con la motivación, y es más potente la motivación intrínseca, que te guste, que te interese la tarea en sí misma, a diferencia de la motivación que genera el castigo que es completamente extrínseca, porque me obligan o amenazan. Por otro lado, el castigo genera invalidación de los padres hacia los niños y estigmatiza, genera culpa, acrecienta la distancia entre padres e hijos. En lugar de transitar a una comprensión del problema y tratar de apoyar al hijo, se pone una barrera, nos alejamos del verdadero móvil del bajo rendimiento.

Si nuestro hijo tuvo un año de poco aprendizaje, ¿es mejor que pase con bajo rendimiento o que repita el año?

Creemos que depende mucho de cada caso. También hay que pensar que siempre que no se alcanza el rendimiento esperado, enseguida, se enfoca la responsabilidad en el alumno. Resulta importante pensar que este problema que tienen que evaluar los padres y la escuela también, porque podría haber fallas también en los docentes o en el enfoque de la escuela. Entonces, antes de tomar una decisión de este tipo es necesario tener en cuenta todos estos factores. El niño no es el único involucrado en el proceso educativo.

¿Cómo eliminar el bullying hacia estudiantes repitentes?

La pregunta sería cómo eliminar el bullying hacia cualquier persona o cómo construir espacios educativos amables, agradables para evitar su aparición. Es importante descentrar el bullying tan solo del agresor y víctima, esa es una visión bastante reduccionista del fenómeno. Tienen que ver también el clima escolar, la convivencia, los profesores, el resto de alumnos. Entonces, es primordial desarrollar un clima escolar que fomente una convivencia democrática, donde todos los actores participan bajo la igualdad, la dignidad, el respeto y la justicia. Puede sonar muy romántico, pero en un espacio donde se reconoce al otro como persona, que merece ser tratada con respeto, y donde se promueve el diálogo, es menos probable que surja la intolerancia, la discriminación, el bullying.

TAGS RELACIONADOS