Jorge Chávez Noriega

Este 2022 será recordado como el año de la consolidación del en el Perú. Pero hubo un tiempo, antes de que la liga se televisara en su totalidad y su final se juegue a estadio lleno, que sirvió para construir los cimientos de este deporte en el país.

Quizá no muchos lo sepan, pero tuvieron que pasar más de cien años para que el fútbol femenino sea tomado en serio en el Perú. Según los registros, aquí se practica desde 1900, pero no fue hasta mediados de la década del noventa que esta modalidad del balompié empezó a cobrar más notoriedad, al coincidir con la aparición de una generación de peruanas talentosas que rompieron estereotipos y escribieron sus páginas más gloriosas.

MIRA TAMBIÉN: Qatar 2022: ¿dónde está la hinchada peruana en el mundial más polémico de la historia?

Era 1996 cuando la Federación Peruana de Fútbol decidió organizar lo que fue el primer campeonato femenino de este deporte. Lo únicos clubes profesionales que participaron en esas epocas fueron Universitario, Sporting Cristal y Sport Boys, como lo recoge el libro La historia es de ellas: 50 años de fútbol femenino peruano, de la periodista Johana Cabrera.

Recién dos años después se hizo la primera convocatoria para formar la selección nacional. En la lista figuraba el nombre de Olienka Salinas López, una menuda delantera que había llegado a Lima desde su natal Chimbote para enrolarse en Sporting Cristal. Quienes la vieron jugar dicen que, aunque manejaba bien ambos perfiles, tenía un látigo en la pierna derecha.

Olienka Salinas también entrena a niñas y adolescentes de las categorías sub 8, sub 10 y sub 12.
Olienka Salinas también entrena a niñas y adolescentes de las categorías sub 8, sub 10 y sub 12.
/ JOEL ALONZO


“Mi papá era entrenador, así que no tuve problemas en jugar al fútbol desde los cinco años. En un inicio jugaba solo con chicos del barrio y por eso muchas veces me decían cosas de forma despectiva, me insultaban”, recuerda Olienka, actual entrenadora del club Killas FC.

El objetivo de esa selección era competir en el torneo sudamericano de Mar del Plata de 1998. Pero el debut fue poco auspicioso: el marcador quedó 15 a 0 a favor de Brasil. “Ese día todas terminamos llorando, estábamos bajoneadas. Nunca había sentido tanta vergüenza”, le cuenta a Somos la exfutbolista. Sin embargo, en los partidos posteriores el equipo se recuperó. Le ganaron a Colombia y Chile y acariciaron la clasificación a la final, pero perdieron esa posibilidad tras caer con Argentina en definición por penales. En el partido por el tercer puesto le ganaron a Ecuador.

A esa histórica selección perteneció también Vivian Ayres Manrique, ex ‘10′ de Universitario y actual entrenadora del equipo femenino de Cantolao. “Aquella experiencia fue única. Se formó un grupo unido que, pesar de las carencias, siempre se fajó en la cancha por los colores del país”, cuenta ella.

El 2023 se cumplirán 25 años de aquel más que meritorio tercer lugar. Hasta el día de hoy sigue siendo el mayor logro deportivo del fútbol femenino peruano, junto con la medalla de oro obtenida en los Juegos Bolivarianos de Bogotá, en el 2005.

PASE AL PRESENTE

Un estudio del 2022 difundido por el Programa de Gestión Deportiva de la PUCP arroja el siguiente dato: un 37,2% de las futbolistas peruanas prioriza otros trabajos por sobre el fútbol (para más información, ver recuadro). En los años noventa, la cifra era casi del 100%, dice Olienka Salinas y se ríe. Por eso, a pesar de ser la máxima goleadora de la historia de la selección femenina, tuvo una carrera corta: se retiró en el 2005, tras un breve paso por Sport Boys. “Era muy difícil dedicarse exclusivamente al fútbol, uno siempre tenía que buscar otros trabajos para poder vivir. Hoy también es complicado, pero al menos las chicas de ahora tienen mayor visibilidad y oportunidades”, analiza.

COMPARTE: A los que preguntaban dónde está Messi, por Jaime Bedoya

Vivian, quien jugó al fútbol entre los 26 y 35 años y se convirtió en goleadora histórica de Universitario, cuenta que, si bien formó parte de “la época dorada” del fútbol femenino, ello no se veía reflejado en el apoyo que recibían. Cree que si en esos años se hubiera encaminado la profesionalización del deporte, tal y como sucede hoy en día, quizás habrían podido clasificar al Mundial. “Ese es el gran sueño”, sostiene.

Vivian Ayres es la goleadora histórica de universitario de deportes. A fines de los noventa, era una de las figuras de la selección femenina.
Vivian Ayres es la goleadora histórica de universitario de deportes. A fines de los noventa, era una de las figuras de la selección femenina.

Ambas, Olienka y Vivian, coinciden en que se debe aprovechar la mayor atención que viene recibiendo el fútbol femenino para consolidar un proyecto deportivo que nos lleve a nuestra primera clasificación mundialista. “Antes éramos las terceras de Sudamérica, solo nos superaban las argentinas y brasileñas. Ahora peleamos los últimos puestos, pero sí se puede revertir la situación”, comenta Vivian. Olienka, por su lado, piensa que el equipo quizá no está pasando por un buen momento pero que, poco a poco, la liga peruana será más competitiva. Esa mejora se verá reflejada, al final, en futuras convocatorias de la selección. //

Además…
Radiografía de un deporte

73% de las jugadoras de la liga peruana proviene de lima y callao, mientras que un 23%, de otras provincias.

41% empezó a jugar fútbol a los nueve años; 31%, entre los 10 y 13 años; y 22%, entre los 14 y 19 años.

500 soles es el salario mensual promedio de las futbolistas. Solo un 5% gana más de 950 soles.

1 año o menos es el tiempo de contrato que tiene el 68% de jugadoras. El 30% no tiene ningún acuerdo.

20 años es la edad del 42% de futbolistas de la liga. Un 28% tiene entre 21 y 25 años.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más