MÁNCORA HOY. Quien decida viajar al distrito piurano deberá seguir las reglas de comportamiento que el municipio viene preparando. (FOTO: César Vega)
MÁNCORA HOY. Quien decida viajar al distrito piurano deberá seguir las reglas de comportamiento que el municipio viene preparando. (FOTO: César Vega)
/ CESAR VEGA

La gente está regresando a la naturaleza. La anhela este 2020 como no ocurría desde hace mucho. La pandemia y la turbulencia de los últimos días lo han ocasionado, claro. Están los que se van de vacaciones, pero también quienes decidan armar más de una maleta para instalarse por largos periodos en el campo o la playa. Para trabajar o estudiar de forma remota en un entorno menos hostil que el citadino. El valle sagrado del Cusco y Oxapampa se ubican entre los destinos más ansiados y mentados, en el primer caso; y el norte, con Máncora a la cabeza, en el segundo. Con el verano muy cerca, cabe poner los binoculares sobre este balneario emblemático del norte peruano. Y preguntarse: ¿Por qué ese pequeño distrito piurano es uno de los primeros en los que se piensa cuando a uno le asalta la idea de huir? ¿Cómo se está preparando este en términos de protocolos de bioseguridad para recibir a los turistas/residentes de paso? Porque si bien se registra un número de visitantes mayor al promedio en esta época del año, lo cierto es que la temporada alta arranca en diciembre. Somos conversó con expertos, autoridades y vecinos del balneario para absolver todas estas interrogantes.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más