Cuando Anahí de Cárdenas le contó a su amiga que tenía , lo primero que esta pensó fue: “No quiero que mi amiga se muera”. Ellas habían trabajado juntas en varios proyectos pasados. Se conocían, se querían. Así que estuvo a su lado mientras se recuperaba de las quimioterapias o cuando la observaba grabar ocultando un catéter. La alegría fue enorme hace dos años y medio, al verla tocar la campana de la clínica en la que se trataba, anunciando el fin de la parte más dura de su tratamiento. Absolutamente nada le haría pensar que los papeles se invertirían tiempo después.

“No puedo llorar porque ya estoy maquillada para la función de hoy, pero tener a Anahí a mi lado en este proceso duro ha hecho toda la diferencia. Me apoya con amor y claridad. Tenemos un tipo de cáncer hormonal muy parecido, entonces el que ella me vaya contando lo que se viene reduce mi angustia. Obviamente los que mandan son los médicos, pero una entre tantos exámenes y opiniones se marea y asusta. Tampoco me trata con una actitud fúnebre, sino proactiva. Cuando le dije qué pasaba, me escribió: ‘Puta madre… ya está. Esto es lo que haremos…’”, narra Natalia.

MIRA TAMBIÉN: 60 años de Spider-Man: historias de coleccionistas, cosplayers y el peruano que lo dibujó para Marvel

Ambas actrices cruzan caminos por sus circunstancias de salud, pero también porque acaban de estrenar en el teatro Pirandello la obra Las chicas del 4to C, pieza que aborda justamente el tema de la amistad (con mucha onda y canciones de los años 90). Asimismo, están juntas en el intenso trabajo que hacen creando contenidos para sus propias redes sociales (a Natalia la siguen más de un millón de personas en Instagram; a Anahí, millón y medio) y, este mes, en promover los chequeos preventivos oncológicos.

Unas 7 mil peruanas son diagnosticadas con cáncer de mama al año. Cinco mil de ellas logran superarlo. Mucho tienen que ver en ello las acciones que se toman para prevenirlo.
Unas 7 mil peruanas son diagnosticadas con cáncer de mama al año. Cinco mil de ellas logran superarlo. Mucho tienen que ver en ello las acciones que se toman para prevenirlo.
/ FatCamera

“Yo descubrí que tenía un tumor en la mama porque me autoexploré. Me estaba bañando y sentí claramente un bulto. Yo, que suelo ser piña, sí pensé automáticamente que era cáncer. Fui donde mi ginecóloga y de frente me mandó a radiología. Hoy sigo un tratamiento hormonal con inyecciones. Si todo sigue bien, me darían de alta en dos años y medio”, cuenta Anahí, invocando a las mujeres a revisarse continuamente e ir por pruebas una vez al año.

Semáforo Oncológico

Lazo Rosado es una ONG que se funda en el 2003 para promover acciones de prevención e información sobre el cáncer de mama. “Orientamos a las pacientes respecto de las diversas alternativas que tienen en cuanto a tratamientos y demás una vez que se tiene un diagnóstico positivo”, explica Susana Wong, presidenta de la ONG. Asimismo, impulsan políticas públicas vinculadas a la Ley Nacional del Cáncer.


Susana, sobreviviente de cáncer de mama, explica qué es la iniciativa Semáforo Oncológico: “Se trata de fiscalizar el cumplimiento de las disposiciones de la Ley Nacional del Cáncer. Hay instituciones que tienen que concretar procedimientos para que esta se pueda aplicar y no lo hacen. Esto es necesario para que se implemente en el Perú. Diez organizaciones estamos detrás de esta acción”. 


Semáforo Oncológico tiene una cuenta en Instagram y una web: www.semaforooncologico.pe. En tanto, Lazo Rosado está en todas las redes sociales. 

Natalia continúa: “Mi historia comenzó porque en el proceso de que mi niño dejara de lactar, noté que sangraba. Es decir, tuve síntomas. Sin embargo, ya venía haciéndome controles anuales. Yo sé que da miedo chequearse, pero lo real es que, si hay algo, eso no va a desaparecer porque no lo sepas. Al contrario, a más tiempo es peor. En general, creo, hay que dejar de normalizar los dolores. No está bien que te duela algo, siempre hay que ir y ver qué pasa”.

Mientas Salas espera recibir pronto su primera ronda de quimioterapia, y Anahí que continúe su buena racha de salud, ambas se entregan a la vocación y al teatro como terapia. Trabajar y sostenerse la una a la otra, a fin de cuentas, nunca dejará de ser una maravillosa suerte. //

Además…
Todos al Pirandello

 La obra aborda las aventuras y conflictos de un grupo de colegialas en 1998. El nuevo elenco está formado por Anahí y Natalia, además de Gina Yangali, Luciana Arispe y Stephanie Orúe. Va de jueves a sábado a las 8:30 p.m. y los domingos a las 7 p.m. entradas en www.losproductores.pe o en la boletería del teatro.


ACTUALIZACIÓN: Las funciones de la obra "Las chicas del 4to C" han quedado suspendidas hasta nuevo aviso. El Instituto Italiano de Cultura -administrador del Teatro Pirandello- informó que el teatro no podrá operar en los próximos días por razones que escapan de la responsabilidad de la productora. Más información en el IG @losproductores_

Todos al Pirandello

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más
ACLARACIONESACTUALIZACIÓN: Las funciones de la obra "Las chicas del 4to C" han quedado suspendidas hasta nuevo aviso. El Instituto Italiano de Cultura -administrador del Teatro Pirandello- informó que el teatro no podrá operar en los próximos días por razones que escapan de la responsabilidad de la productora. Más información en el IG @losproductores_