Ana Núñez

El último fin de semana, el sábado 11 de abril para ser exactos, el ministerio de Cultura celebró el Día del Arqueólogo. Este año de cuarentenas, la celebración coincidió con la conmemoración de los 140 años del nacimiento de Julio C. Tello, personaje considerado el padre de la arqueología peruana y al que, seguramente, recordará por los libros de Historia de aquellos años escolares. Sergio Saez Díaz (26) es un joven arqueólogo licenciado en San Marcos. Para conmemorar su día, el sábado Sergio elaboró una relación de nueve mujeres que hicieron o están haciendo un gran aporte para el estudio de nuestro país, pues consideró que siempre se reconoce la labor de los arqueólogos varones pero poco se visibiliza el de las mujeres en esa carrera.

El resultado de Saez fue un largo e interesantísimo hilo cargado de información sobre estas mujeres arqueólogas, sus cargos y los aportes que hicieron o siguen haciendo hasta ahora para esta ciencia social. Entre ellas menciona a Rebeca Carrión Cachot, Rosa Fung Pineda, Isabel Flores Espinoza, Mercedes Cárdenas, Ruth Shady, Josefina Ramos de Cox, Sonia Guillén, Denise Pozzi-Escot y Susana Meneses.

“Hice el hilo porque muy pocas veces se reconoce el trabajo de las arqueólogas. Siempre se reconoce bastante a los hombres de nuestra carrera, pero a ellas no. Los arqueólogos más conocidos son hombres: Tello, Lumbreras, Alva. Así que, preferí visibilizarlas un poco. Hay varias arqueólogas de generaciones más recientes que también han aportado, pero preferí centrarme en las que considero que han sido más influyentes”, contó Sergio a Somos.

A continuación, la relación de las nueve mujeres peruanas que vendrían a ser, algo así, como “las madres” de la arqueología. Según el evangelio de Sergio Saez Díaz.

-Rebeca Carrión Cachot. Primera arqueóloga peruana y discípula de Tello. Sus estudios contribuyeron al conocimiento de la textilería Paracas, Chavín y la religiosidad andina.

-Rosa Fung Pineda. Primera arqueóloga profesional peruana. Pionera en el estudio del Periodo Inicial con sus trabajos en Las Aldas, fue también la primera en proponer un “origen marítimo” para la civilización andina.

-Isabel Flores Espinoza. Directora del Proyecto de Huaca Pucllana, uno de las investigaciones de más larga duración. En este sitio muchos hicimos nuestras primeras prácticas arqueológicas (nota del autor).

-Mercedes Cárdenas. Inició las cátedras de arqueología en la PUCP y estuvo a cargo del Instituto Riva Agüero. Investigó en Tablada de Lurín, Sechín y los valles de Haura y Chao.

-Ruth Shady. Directora de las excavaciones en Caral, que registraron evidencias de arquitectura monumental de 4500 años de antigüedad. También estudió en Bagua y la costa central.

-Josefina Ramos de Cox. Fundadora del Museo de Arqueología del Instituto Riva Agüero. Investigó la costa de Piura, Tablada de Lurín, Atocongo y las huacas de Pando (como la Huaca Tres Palos).

-Sonia Guillén. Pionera en el estudio de la bioarqueología y gestión de museos. Sus estudios contribuyeron al conocimiento de la culturas Chachapoyas, Chiribaya y al descubrimiento del Perro Chiribaya.

-Denise Pozzi-Escot. Actual directora del Museo de Pachacamac. Además del estudio de la ocupación inka en la costa central, ha contribuido con el estudio de las culturas Wari y Chanka.

-Susana Meneses. Investigadora en Salinas de Chao, el valle de Zaña, Úcupe y Sipán. A lo largo de su carrera impulsó la protección del patrimonio cultural y fue la principal gestora del Museo Tumbas Reales de Sipán.

Sergio afirma que le hubiera gustado ahondar mas en la información, pero el concreto lenguaje de Twitter, red social donde difundió su trabajo, no era favorable. Por lo que dice que en el futuro escribirá un hilo para contar la historia en extenso de cada una de estas mujeres. Si quieren seguirlo, su usuario es:

VIDEO RECOMENDADO

Coronavirus: con gran fuerza golpea el Covid-19 a los artistas