Los casados tienen menos dolencias cardíacas
Los casados tienen menos dolencias cardíacas
Redacción EC

Nueva York (AP). Un estudio hecho por la problemas cardíacos o vasculares.

Esto se comprobó a toda edad, tanto para mujeres como para varones, independientemente de otros factores de riesgo de enfermedad cardíaca como colesterol elevado o diabetes, concluyeron los investigadores.

"Podría ser que si alguien está casado, tiene un cónyuge que le estimula a cuidarse mejor", opinó el doctor Jeffrey Berger, especialista en cardiología preventiva en el Centro Médico Langone en la Universidad de Nueva York.

Es el mayor estudio sobre el matrimonio y la salud cardíaca, dijo el doctor Carlos Alviar, cardiólogo que condujo el estudio junto con Berger. Estudios previos comparaban principalmente casados contra solteros y carecían de información sobre divorciados y viudos. O solo se fijaban en los ataques cardíacos, mientras que el actual incluyó una gama completa desde arterias bloqueadas y aneurismas abdominales hasta riesgos de apoplejía y problemas de circulación en las piernas.

Los resultados son de personas que solicitaron exámenes ente el 2003 y el 2008. La edad promedio era de 64 años, casi dos tercios mujeres y 80% eran blancos. Suministraron información sobre hábitos de tabaquismo, diabetes, antecedentes familiares, obesidad, ejercicio y otros factores, y los investigadores contaron con varios datos de salud de los sujetos, incluso la presión sanguínea.

El estudio halló que las personas casadas tenían 5% menos riesgo de padecer cualquier enfermedad cardiovascular en comparación con los solteros. Los viudos tenían 3% más riesgo y los divorciados 5% en comparación con los casados.

Además, el matrimonio parecía ser más beneficioso para los menores de 50 años, que tenían 12% menos posibilidad de enfermedades cardíacas que los solteros de la misma edad.

El tabaquismo, un riesgo elevado para el corazón, era más frecuente entre los divorciados y menos frecuente en los viudos. La obesidad era más común en los solteros y divorciados. Los viudos tenían las mayores tasas de presión alta, diabetes y ejercicio insuficiente.